El turismo espacial es una realidad gracias a la cápsula de World View

Esta compañía presentó el año pasado la primera ‘nave’ destinada a una experiencia cósmica para los turistas.

Revista Motor

04:20 p.m. 27 de agosto del 2015
Turismo con altura

Turismo con altura

Un proyecto que, si sale como lo esperan, arrancará a finales del 2016. El tiquete cuesta alrededor de 230 millones de pesos.

¿Se montaría en una cápsula con cupo para ocho personas, jalada por un enorme globo de helio y sostenida en el aire por un paracaídas? Es la propuesta de turismo espacial que nació hace un año en Tucson (Arizona), de donde es oriunda la compañía de Desarrollo Espacial Paragon, propietaria de la firma World View, especializada en este tipo de viajes.

Aunque sus creadores hablan de la galaxia como destino final, lo cierto es que la cápsula llega hasta su frontera, ubicada a 30 kilómetros de la faz de la Tierra, según cálculos de la misma compañía. Nada mal, si se tiene en cuenta que desde allí se podrá observar su redondez con los demás planetas como testigos.

El periplo será sencillo: inflado el globo (del tamaño de un estadio de fútbol y fabricado en fibra de polietileno de alta resistencia), seis pasajeros y dos pilotos tardarán entre una hora y media y dos horas para llegar hasta el confín de la Tierra, y una vez allí, permanecerán dos horas suspendidos, tomando fotos que pueden enviar, en tiempo real, a sus allegados mientras degustan snacks en un pequeño bar ubicado al lado de la cabina de mando.

Cumplido el tiempo, los miembros de la tripulación comienzan a desinflarlo y el aparato arranca su lento descenso, en un viaje de regreso que puede tardar alrededor de dos horas adicionales.

Turismo con altura

Turismo con altura

A 15 kilómetros de su destino final, el globo se desprende y le deja todo el trabajo al paracaídas, que lo devuelve al piso, aunque no necesariamente al mismo punto de partida: los cálculos de World View dicen que el aterrizaje puede suceder hasta 400 kilómetros a la redonda de la base inicial, pero siempre dentro del desierto de Arizona. Allí recogen a los pasajeros, los llevan a la oficina central y, después de compartir su experiencia, son devueltos a sus lugares de origen.

Este viaje puede sonar un tanto aventurado, pero lo cierto es que los diseñadores tuvieron en cuenta todo tipo de eventuali-dades. Por ejemplo, el paracaídas permanece abierto durante todo el camino de ascenso y descenso por si se requiere un aterrizaje de emergencia. Además, el aparato puede operarse por completo desde Tucson, y los operarios dentro de la cápsula están entrenados para enfrentar cualquier situación relativa al bienestar de los pasajeros.

Y lo más importante, Paragon es una compañía con 20 años de experiencia en viajes espaciales tripulados, con socios como la Nasa y Boeing, y tecnologías patentadas y avaladas por la oficina espacial FAA de Estados Unidos. Entre sus proyectos más ambiciosos está el envío de astronautas a Marte, una misión que será realidad en el año 2021.

La cápsula

Tiene enormes ventanas en todos los costados para una vista de 360 grados, tanto del espacio, como de la Tierra. Universidades o investigadores podrán alquilarla para realizar sus experimentos con instrumentos especializados y previamente instalados, por pedido. Para los organizadores, esta es una aventura que cambiará la vida de los pocos afortunados que tendrán acceso a ella.

DATO

Seis horas dura el viaje del World View, desde el arranque hasta el aterrizaje, aunque puede ser un poco menos dependiendo del viento, que puede soplar hasta 240 kilómetros por hora, según la época del año. Los pasajeros pueden utilizar su propia ropa y no requieren entrenamiento especial.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.