Carcaice, actualmente distribuidor de Chrysler, celebra 35 años

El pasado mes de abril Carcaice y Cia. Ltda., llegó a sus 35 años de operaciones en el sector automotor, en Bogotá. La compañía inició labores el 8 de abril de 1980.

Redacción Motor

02:33 p.m. 04 de mayo del 2015

Su propietario, Carlos Caicedo, fundó la compañía el 8 de abril de 1980 e inició labores con la marca Renault. Su primera sede se ubicaba en la calle 140 con carrera 14, sitio en el que permaneció durante ocho años.

En 1988 se trasladó a sus actuales instalaciones (carrera 7 con calle 146) al norte de Bogotá y en 1993 se convirtió en el primer concesionario para Bogotá de las marcas Chrysler – Jeep y Dodge (Crump America), sin abandonar la distribución de Renault.

Luego de una renovación de su vitrina comercial en 1996, Sofasa nombra a Carcaice como concesionario de la marca, época para la cual ya contaba con dos vitrinas más el servicio post-venta.

Tras la crisis económica que vivió la industria entre 1999 y el 2000, Carcaice suspendió su operación comercial y dejó únicamente su servicio post-venta.

Diez años más tarde, gracias al buen momento por el que atravesaba el sector, retomó la comercialización de Chrysler–Jeep y Dodge de la mano de SK Bergé, representante de dichas marcas en nuestro país.

Caicedo siempre ha tenido como objetivo brindar una atención especial y personalizada a sus clientes. Por este motivo, y gracias a una inversión que supera los 300 millones de pesos, tiene proyectado para el mes de junio próximo la apertura de un nuevo punto de servicio post-venta y la ampliación de su actual vitrina comercial.

El nuevo punto de servicio estará ubicado en la calle 153. Tendrá 15 puestos de trabajo adicionales a los ya existentes, todos dotados de la tecnología y equipos de última generación con personal altamente calificado en diversas áreas.

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.