'Carpooling', otra forma de enfrentar el Pico y Placa

El sistema es imposible de aplicar si autoridades y actores de la vía no son conscientes de que la movilidad es responsabilidad de todos. La restricción obligará a cambiar hábitos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 20 de febrero del 2009

Cuando dos o más personas no tienen relación entre sí, pero viven y trabajan en los mismos sectores y deciden compartir vehículo, automáticamente entran al sistema de movilización conocido como carpooling o 'coche compartido'.

Es una idea que está empezando a ser divulgada y aplicada en Bogotá, pero que se viene pensando y trabajando desde el 2007 para esta ciudad, año en que la Fundación Salud Comunitaria empezó a recorrer el mundo con el fin de  mirar alternativas de transporte para mitigar en algo el problema de movilidad en el país.

Además del carpooling, a la Fundación le llamó la atención el sistema de carsharing, implementada en varios países europeos y no pocas ciudades estadounidenses.

Consiste en una especie de alquiler de vehículos, en donde un transeúnte cualquiera puede entrar a un parqueadero especial y llevarse un auto, viajar en él hasta el otro extremo de la ciudad y dejarlo en otro parqueadero igual en su destino final, previa cancelación de una suma determinada por tiempo de uso.

Cuestión de responsabilidad
"Lo bueno del carpooling, que es el sistema que estamos proponiendo para Bogotá y otras capitales colombianas, es que surge de la misma comunidad y no de las autoridades, las cuales suelen tomar medidas restrictivas y poco creativas en movilidad", explica Juan Manuel Corredor, gerente general de Canje Empresarial, sociedad anónima que está promoviendo esta iniciativa.

Para el ejecutivo es clave que la idea nazca de las mismas empresas, específicamente de sus respectivos departamentos de Responsabilidad Social, desde donde pueden incentivar y hasta premiar a los trabajadores que apliquen este sistema para desplazarse de su casa al trabajo.

"La compañía logra un mayor compromiso y adhesión entre los empleados, proyecta una imagen corporativa positiva, mejora la cultura organizacional y refuerza la comunicación interna, entre otras ventajas", añade Corredor.

Adicional a ellas, los vecinos de barrio, los ejecutivos de empresas que funcionan en un mismo edificio o los padres de familia del mismo colegio pueden conocerse a través de esta iniciativa y compartir vehículo para no sufrir el Pico y Placa de un día completo.

Precisamente llevar y recoger a los niños al colegio es una de las actividades más críticas cuando se tiene Pico y Placa, de ahí la importancia de conocer a padres y profesores, con quienes se puede compartir el transporte escolar.

"Este sistema incluye empresas, colegios, universidades e individuos que necesiten moverse con tranquilidad. Es una forma de contribuir con el medio ambiente y con la misma comunidad, que es la directamente afectada con los problemas de movilidad", asegura el ejecutivo de Canje Empresarial.  

Software para conocerse
Pero son muchos los factores que deben tenerse en cuenta para que al 'carpooling' sea exitoso: por un lado, la conciencia de que todos los actores de la vía son responsables de lo que pasa en ella.

Desde el peatón que cruza por debajo del puente peatonal, el motociclista que viaja en zigzag, el bus que deja y recoge pasajeros a mitad de vía, el ciclista que se 'cuelga' del bómper del camión... todos pueden marcar la diferencia si empiezan a comportarse decentemente en la vía.

En el caso específico del conductor particular, hay un factor adicional crítico: la seguridad. De ahí que el 'Club Pico y Placa', como fue bautizada esta iniciativa en Colombia, contempla un software con un mapa virtual, en donde se inscriben quienes están dispuestos a compartir su vehículo.

El nuevo usuario (empresa) ingresa al portal www.picoyplaca.com, adiciona sus datos, indicando las zonas de Bogotá de origen y destino diario, los días que necesita conductor compartido y aquellos que pueden llevar pasajeros.

El Club Pico y Placa guarda esa información y le ayuda al solicitante a buscar otras personas que necesitan compartir vehículo, y que sean afines en origen, destino y horarios de desplazamiento. Además, les ayuda a los departamentos de Responsabilidad Empresarial de las compañías interesadas, a diseñar planes dirigidos a mejorar la movilidad de sus empleados.

Todos ponen
"Puede suceder, sin embargo, que un conductor coincida con lugares de origen y destino de otro, pero que, por ejemplo, no le sirva el horario al final de la tarde", explica Corredor.

En ese caso, el auto compartido en la mañana es diferente al de la tarde, es decir, puede suceder que, en lugar de uno, se tengan dos o más partners de viaje, de acuerdo con el día de la semana y los horarios. 

Finalmente está el compromiso del propio comercio, gran 'agente de movilidad', que en algunos países del mundo se ha unido a la iniciativa y les da incentivos especiales a los conductores que compartan vehículo o utilicen medio de transporte masivo.

"Los clientes que vayan en transporte público a Ikea Cataluña en la Semana de la Movilidad Sostenible tendrán recompensa", rezaba un aviso de esta importante cadena de almacenes, en septiembre pasado. Los clientes más juiciosos obtuvieron un 50 por ciento de descuento en el transporte de la mercancía comprada. 

BENEFICIOS AMBIENTALES
*Disminuyen los niveles de contaminación.
*Ayuda a bajar los niveles de ruido.

BENEFICIOS SOCIALES
*Disminuye la congestión vehicular.
*Ayuda a relajarse durante los días de Pico y Placa.
*Reduce tiempos de movilización.
*Fortalece vínculos sociales.
*Baja la accidentalidad.

BENEFICIOS ECONÓMICOS
*Se ahorra dinero en gasolina y estacionamientos.
*Se disminuyen los gastos de manutención del vehículo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.