'Carreteable', pero estrato 6: vía Guaymaral

Al estado deplorable del pavimento, se suma una calamitosa situación de los humedales que están desbordados y han inundado toda la zona residencial.

Redacción Motor

05:00 a.m. 18 de febrero del 2011

José Clopatofsky Londoño
Director de MOTOR

Otra de las vergüenzas y lunares de las vías de Bogotá y sus alrededores está incrustada en el corazón de unas de las zonas residenciales más costosas y exclusivas, además de ser el eje del segundo aeropuerto que mayor actividades tiene en el país. Para no citar que es la única vía de acceso a la importante base de operaciones antinarcóticos de la Policía Nacional.

Es la delgada y demolida "carretera" que comunica a la autopista del norte con el sector de Guaymaral  y que es una alternativa para acceder  al populoso municipio de Chía y el no menos habitado de Suba y para eludir parcialmente los colosales atascos de la autopista norte en el sentido del norte al sur.

Son pocos kilómetros, quizás unos cinco, pero están destruidos y nadie responde por ellos. Los vecinos dicen haber instaurado peticiones de todo tipo ante la Alcaldía de Suba, que manifiesta no tener presupuesto para repararla, aunque conoce su estado e importancia. En la Alcaldía de Bogotá parecen no saber que existe ni tampoco en el Ministerio del Transporte, pues esta vital vía figura como un 'carreteable' de menor monta en los censos oficiales.

Al estado deplorable del pavimento, se suma una calamitosa situación de los humedales que están desbordados y han inundado toda la zona residencial y las propias pistas del aeropuerto, en cuyos accesos los aviones se entierran a diario. Los vecinos del lugar manifiestan que, a pesar de sus peticiones, el gobierno local no ha tomado ninguna acción para limpiar los vallados y permitir el flujo de los aguas que tienen anegada la zona.

La movilidad (?) es un decir porque en muchas partes, la carretera, de por sí angosta y muy mal delimitada, tan solo permite el tráfico en un solo carril y el flujo de vehículos es altísimo pues comprende un alto número de carros particulares, busetas regulares, camiones pequeños, motos y bicicletas de usuarios de la zona o de personas que cruzan por este atajo a Chía para evitar el peaje de la autopista del norte.

Hace un tiempo, alguna entidad pavimentó un trecho que ya estaba completamente destapado y ya también se encuentra deteriorado, pero este parche de civilización dramatiza aún más la destrucción del resto del 'carreteable' que está próximo a llegar al estado de su definición técnica.

"Pagamos los impuestos más altos de la ciudad y recibimos los peores servicios y somos la zona de tránsito hacia Chía y Suba lo cual ha convertido a esta carretera en una arteria que merece atención", dicen residentes quienes están desconcertados por este abandono y la indolencia de las autoridades ante semejante desastre vial.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.