Un carro que prende al 'halar la cadena' en el baño

'Bio-bug' es un Volkswagen que rueda propulsado con gas metano producto de un tratamiento especial que se les hace a los desperdicios del hogar. Lo de 70 hogares de para recorrer 16 mil kilómetros.

Redacción Motor

05:00 a.m. 10 de septiembre del 2010

Una nueva materia prima para hacer biocombustible, que dará mucho de que hablar, está siendo probada por la empresa británica GENeco, especialista en soluciones para residuos orgánicos.

Se trata de la utilización del gas metano procedente de la descomposición y tratamiento del excremento de los seres humanos y la basura generada en los hogares, para la propulsión de los automóviles. El proyecto rueda en un simpático Volkswagen New Beetle, bautizado Bioescarabajo (Bio-Bug), que rueda por las calles de Bristol, en el Reino Unido.

Los resultados, hasta el momento, demuestran que la idea tiene futuro, pues el 'Bio-Bug' alcanza los 180 kilómetros por hora y tiene una autonomía de 400 kilómetros con el tanque lleno.

¿Cómo funciona?
El Bio Bug se acciona como un motor cualquiera propulsado con gas, sólo que a diferencia de los demás, el hidrocarburo que lo nutre es el metano generado precisamente por los excrementos humanos y otros desperdicios orgánicos. "En lo demás es idéntico a cualquier auto" explica Mohammed Saddiq, gerente de GENeco.

Los expertos aseguran que los desperdicios humanos producidos en 70 hogares al año podrían generar suficiente gas como para que el 'Bio-Bug' recorra 16 mil kilómetros sin problemas.

Además, aseguran que de ser implementada esta tecnología en el futuro como alternativa ecológica para a la gasolina, se evitaría la emisión de 19 mil toneladas de CO2 en el mundo.

¿Y, los aromas?
La gran duda que queda sobre esta idea es el aroma que este invento puede producir, pues es este mismo gas el principal productor del mal olor y su utilización podría ser mortal para el olfato.

Para tranquilidad de la gente, el mismo gerente de GENeco explicó que el procedimiento para hacer que le gas sea utilizable es el mismo con el que se trabajan las aguas residuales y los desechos para producir aguas limpias y energía sin aromas, lo cual garantiza un carro libre de este mal olor.

Los periodistas que ya han recorrido por Bristol, en el Reino Unido, aseguran que nunca sintieron un mal olor que viniera del carro o del ambiente de la ciudad.
 
LA HISTORIA
Aunque la empresa no ha dado muchos detalles sobre cómo es el proceso para producir combustible limpio a partir de heces y  basura, si  se sabe algo de cómo surgió la idea de hacer este prototipo.

GENeco es una reconocida empresa británica que lleva muchos años produciendo energía eléctrica para su misma planta a partir de residuos orgánicos y aguas negras. Con los exitosos resultados y las mejoras en tecnología se convirtieron en proveedores de 'bioenergía' en el ámbito nacional.

Esta energía se produce con el tratamiento de los desperdicios, convirtiéndolos en energía útil. Pero entre los investigadores surgió la necesidad de trabajar en un proyecto que le diera utilidad a los gases producto de la descomposición de los desechos. Así nació la idea de utilizar el metano como biocombustible.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.