Que su carro no sufra de 'gota' durante este invierno

El gran peligro es el 'golpe hidráulico', que sucede cuando el agua logra penetrar los cilindros del motor. Pase los charcos en cambio corto y a velocidad constante. También tips para las motos.

Redacción Motor

08:18 p.m. 29 de abril del 2011

Tips para las motocicletas

La primera recomendación es evitar los charcos grandes a toda costa. Pero con un invierno atípico como el actual y nuestras avenidas a medio hacer, rodar en seco de un punto a otro es hoy prácticamente imposible.
 
Eso no quiere decir que los vehículos estén condenados con este invierno. Todo lo contrario: su supervivencia depende en mayor medida del conductor, que puede 'vadear' sin problema, siempre y cuando circule concentrado y siga recomendaciones mínimas para no ahogarse en el intento.
 
Pero, ¿qué exactamente le puede suceder a un carro mientras circula por un charco? Además de apagarse a mitad camino cuando los circuitos eléctricos se mojan, tiende a quedarse sin frenos si el agua se cuela en grandes cantidades entre el disco y las pastillas y, en el peor de los escenarios, sufrir lo que los expertos llaman 'el golpe hidráulico', es decir, el rompimiento del bloque si el agua logra penetrar los cilindros.
 
Eso sí, no sobra decir que si el vehículo es propenso a apagarse con cada charco, lo mejor es dejarlo guardado mientras llueve.
 
El sistema eléctrico
Cuando se ve un varado a mitad de laguna, lo más común es que el líquido o la humedad penetraron y aislaron todas las conducciones de electricidad al computador o al sistema de encendido y se suspende el flujo de corriente.

Una gota basta. De ser así, lo peor que puede hacer el conductor es insistir con el arranque porque jamás logrará que el motor prenda mojado pero sí que la batería se acabe. No hay otra que esperar a que los contactos escurran (tomará horas) o secarlos manualmente.

Un truco que puede salvarlo si la distancia del charco es corta es tratar de hacer avanzar el carro con un cambio puesto, primera o segunda a lo sumo, y darle arranque con el embrague afuera. El carro tratará de avanzar lentamente mientras dura la batería por lo cual no se puede abusar y siempre y cuando el obstáculo sea racionalmente franqueable.

Tenga en cuenta que, eventualmente, el motor puede encender y el carro acelerará imprevistamente, momento en el cual debe pisar el clutch y tratar de mantener la máquina encendida para que seque con el calor, antes de arrancar de nuevo. 
 
La forma de pasar
Un charco grande se debe vadear pasando en un cambio en un cambio bajo (1ª. o 2ª.) o LOW en un automático, es decir, despacio (sin levantar mucha agua) por el sector de menor profundidad del charco.

No olvide que, así como las llantas 'salpican' hacia afuera, también lo hacen hacia adentro, y si el chorro es grande, fuerte y constante, las posibilidades de que el agua llegue al cableado y apague el motor son muy altas.
 
Acelere frenando
El agua es enemiga declarada del sistema de frenado porque se cuela entre las pastillas y el disco o entre las bandas y las campanas y merma su eficiencia al momento de aplicar el pedal.
Por eso la recomendación es mantener el pedal del freno ligeramente accionado mientras cruza el charco.

Si no logra hacerlo, de todas maneras revise su eficiencia tan pronto llegue a la otra orilla y luego circule a lo largo de una o dos cuadras sosteniendo el pedal para que se seque y vuelva a su estado normal.
 
El golpe hidráulico
Es lo peor que le puede suceder al vehículo en el invierno, y sucede cuando el agua penetra los cilindros. Como el agua no es compresible, bloquea súbitamente el motor o al darle arranque en esas condiciones, se produce el golpe hidráulico.

El agua, en el lugar de la mezcla gasolina/aire, forma un 'muro de contención' que termina por torcer las bielas e, incluso, puede partir el bloque. Es decir, acaba con el motor.

Por eso aquí la recomendación es cruzar el charco a un régimen medio de revoluciones para que los gases de escape frenen el ingreso de agua, si el tubo de exhosto está consumido. 

Si la profundidad del charco es considerable, es probable que el motor chupe agua por el sistema de admisión y se produzca de inmediato esta avería. Evite una condición de este género.
 
¿Qué hacer si...?
Tiene que echar reversa. Hágalo también a velocidad constante y sin desacelerar, mientras está en el charco. Aplique ligeramente el freno para que no se moje.

Queda parado, en medio de un trancón, a mitad de charco. Mantenga el vehículo acelerado para evitar que el agua se cuele por el escape.

No conoce la calle en donde está el charco. Deje que otro vehículo pase primero y mire bien cómo le fue, antes de arrancar usted.

Otro carro quiere pasar rápido. Déjelo seguir y espere a que termine el oleaje, más si el charco está dentro de un deprimido. El vaivén del agua puede hacerlo varar a usted.

Debe circular detrás de otro vehículo. Mantenga una buena distancia de éste para evitar que lo salpique.
 
Lo que debe cargar
*Limpiador electrónico o un aceite penetrante tipo WD40. Limpie todos los cables y conectores internamente con el aditivo y por fuera aplíqueles el lubricante que aislará el agua.
*Botas, chaqueta impermeable y paraguas. Cárguelos dentro de la cabina, no en el baúl, pues le pueden ser muy útiles si el carro lo deja 'botado' en mitad de la nada.
*Cable de remolque. La salvación para salir del apuro con ayuda de un buen samaritano. Identifique previamente la posición de los ganchos de arrastre de su vehículo y su existencia.
*Linterna con pilas nuevas. Por si la varada es de noche.
*Trapos limpios y secos. Le serán muy útiles si tiene que limpiar conectores para salir del apuro.
 
Si sospecha que el agua entró...
Desconecte bujías y gire el motor para que salga el agua.
Mire el aceite, si sale blancuzco es porque el agua lo contaminó. Cámbielo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.