Los carros al cuidado del corazón del conductor

Investigadores desarrollan un asiento que monitorea el ritmo cardiaco del conductor.

Redacción Motor

04:26 p.m. 10 de junio del 2011

Lamentablemente los problemas de salud de los conductores son uno de los factores que más amenazan la seguridad vial en las carreteras mundiales. Esto se debe a que una falla en el cuerpo reduce al mínimo las posibilidades de reaccionar antes para frenar el carro y evitar un accidente.

Ante la gravedad de las diferentes situaciones y complicaciones de salud que se le pueden presentar a un conductor en su carro, las fábricas están desarrollando tecnologías que sirvan para ayudar a minimizar las cifras de accidentes por estas causas.

Ahora los investigadores de la fábrica estadounidense de automóviles Ford dieron de nuevo una noticia con un interesante invento que cuidará la salud de sus clientes. Se trata de una banca delantera para el conductor que monitorea el ritmo cardiaco y el funcionamiento del corazón mientras maneja.

Una de las mayores afecciones que padecen los conductores, y por las que causan accidentes, son fallas cardiacas que les impiden reaccionar rápidamente y apagar el auto o reducir la velocidad. Por esto los ingenieros del Centro de Investigación Europeo de Ford en Aachen, Alemania, con la colaboración de la Universidad Técnica de Renania-Westfalia, presentaron un prototipo de asiento que permite monitorear la actividad cardíaca del conductor que reduciría el número de accidentes y víctimas derivados de los ataques al corazón al volante.

La silla utiliza tecnología 'electricardigráfica' o ECG, y por medio de sensores especiales, y no electrodos, "monitorea los impulsos eléctricos generados por el corazón, convirtiéndolos en señales que pueden ser analizadas por expertos o software médico, y detecta signos de irregularidad que pueden avisar de manera preventiva que el conductor debería buscar atención médica, porque podría padecer un ataque cardíaco u otras dolencias cardiovasculares", explican los ingenieros.

Estos sensores, que funcionan a través de la ropa, son capaces de detectar además de una falla cardiaca, si la persona sufre otras dolencias como alta presión sanguínea o desequilibro en los electrolitos. Se está estudiando la fabricación de sensores con mayor potencia que permitan monitorear el corazón sin que fibras y tejidos como la lana o materiales sintéticos, interrumpan su lectura.

Además se busca la posibilidad de incorporar a este sistema otras tecnologías ya existentes que ayuden a detener el carro o reducir la velocidad en caso de un problema cardíaco. Incluso se espera poder incorporar el teléfono móvil para buscar ayuda médica.

Frase
"Esto no sólo beneficia al conductor, sino que podría hacer que las carreteras sean más seguras para todos los usuarios".

"Aunque se trata de un proyecto de investigación, esta tecnología podría ser un avance importante".

"Como pasa siempre en el campo de la medicina, cuanto antes se detecte una dolencia, más fácil será tratarla, y esta tecnología tiene el potencial de ser fundamental en el diagnóstico temprano de afecciones cardíacas".
Doctor Achim Linder
Médico del Centro de Investigación de Ford.

Cifra
98 por ciento del tiempo, el asiento registró lecturas precisas en sus primeras pruebas a un 95 por ciento de conductores.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.