Los carros más vendidos son los más inseguros

El Premio Vía 2014 entregado por Fasecolda y Cesvi Colombia fue declarado 'desierto' en la categoría de seguridad activa y pasiva en todos los vehículos de menos de 33 millones de pesos.

Redacción Motor

07:00 p.m. 30 de enero del 2015

El martes pasado, cuando Cesvi Colombia y Fasecolda, entregaron los ‘Premios Vía 2014’, quedaron en evidencia, una vez más, los graves vacíos que en equipos de seguridad tienen los carros populares en Colombia. También salió a flote la indiferencia y desatención del Ministerio de Transporte al permitir el ingreso y la venta de vehículos que no son seguros para sus ocupantes.

La historia es la siguiente: la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, y el Centro de Experimentación y Seguridad Vial, Cesvi, decidieron otorgar el Premio Vía 2014 a las marcas en tres categorías a vehículos de diferentes segmentos del mercado. Se califican la seguridad activa y pasiva, costos de reparabilidad competitivos y respaldo posventa en reparación.

El objetivo es hacerles un reconocimiento a las marcas que se destaquen en estos aspectos, pero lo que llama la atención es que en los ‘Premios Vía 2014’ al ‘Mejor equipamiento de seguridad’, la categoría de automóviles de hasta de 33 millones de pesos fue declarada ‘desierta’ por los jurados.

¿La razón? Ninguno de los vehículos de este grupo, (léase los más populares) cumplieron con los requisitos para optar por la distinción de Cesvi–Fasecolda, es decir, “que un vehículo nuevo cuente, en su versión base, con doble airbag frontal, frenos con Sistema Anti Bloqueo (ABS), apoyacabezas en los asientos laterales delanteros y traseros, y finalmente cinturones de seguridad en los asientos delanteros y traseros, principalmente”.

La importancia de estos elementos de protección está en que ayudan a reducir la gravedad de las lesiones y aumentan las probabilidades de salir con vida en un accidente de tránsito, o evitarlo, como lo logra el funcionamiento del ABS.

La seguridad de los automovilistas y sus acompañantes no parece estar en la agenda del gobierno, salvo en anuncios y compromisos internacionales en seguridad vial que no se cumplen. El primer paso para hacer obligatorios los airbags y ABS en los carros vendidos en Colombia se dio en el 2011 y se puso como fecha límite el 1 enero del 2013.
La norma se incluyó en una reforma al Código Nacional de Tránsito que fracasó en el Congreso por falta de diligencia del Ministerio, y a la que también se le atravesaron algunos fabricantes que no estaban de acuerdo porque sus carros no cumplían con esas exigencias.

Es importante aclarar que en Colombia los carros equipados con estos elementos son considerados por la autoridad fiscal como ‘equipo de lujo’ y por lo tanto objeto de altos gravámenes.

A mediados del 2012 pasó algo muy curioso. En la página web del Mintransporte fue ‘colgado’ un proyecto de resolución a través del cual se adoptarían los sistemas de seguridad activa y pasiva en todos los vehículos. Pero el borrador, que no pasó de ser eso, dejaba por fuera a todos los autos familiares y solo exigía esos elementos a los de carga. Después de esto, en el Mintransporte no se ha vuelto a pronunciar sobre el asunto.

La exigencia de airbags (mínimo dos) y sistemas ABS para todos los vehículos ‘cero kilómetros’ fue aprobada hace años en países del vecindario como Brasil, Argentina, Ecuador y es obligatoria en Europa, Asia y Estados Unidos.

Este no es un problema menor. El año pasado el auto particular representó el 50,8 por ciento del total de las ventas que ascendieron a 165.278 unidades en este grupo. Del total de autos particulares, un poco más del 60 por ciento (99.424) son autos de menos de 33 millones de pesos, es decir significan el grueso de los carros que más compran los colombianos.

Más grave aún es que algunos vehículos, ni siquiera dotándolos de estos dos elementos serían seguros. Prueba de ello es que uno de los autos populares más vendido en Colombia el año pasado no superó las pruebas de Latin NCAP, no obtuvo ni una estrella al evaluar su seguridad. Esto porque su carrocería no cuenta con un sistema de deformación programada para que en caso de accidente absorba la energía del choque.

A esto hay que sumarle que este y otros vehículos de similares características son destinados también para el servicio público (taxis) poniendo en riesgo la vida de sus ocupantes. Vehículos indagó con el Ministerio de Transporte por qué sigue homologando o autorizando el ingreso y comercialización de estos carros pero no obtuvo respuesta.

Metodología de evaluación

Para que un vehículo pudiera ser considerado para los premios, CESVI Colombia y Fasecolda establecieron algunos parámetros básicos. Por ejemplo, debían ser modelos asegurados entre junio de 2013 y junio de 2014, con una participación de al menos 5 por ciento del mercado asegurado. Esto dio un total de más de un millón de vehículos, por lo cual se dividieron en tres categorías: pick-up, automóviles y utilitarios, esta última agrupando vehículos 4x4, crossover y SUV.

Cada una de estas fue dividida en rangos de precios. En el caso de las pick-up fueron modelos de hasta 52 millones de pesos y desde ese valor en adelante. Los utilitarios se dividieron en modelos de hasta 57 millones, entre 57 y 74 millones, entre 74 y 118, y 118 en adelante. Finalmente, la categoría de automóviles se dividió en modelos de hasta 33 millones, entre 33 y 44, entre 44 y 70, y 70 en adelante.


Vía 2014, una apuesta por mejores vehículos

A través de esta premiación, CESVI y Fasecolda buscan incentivar la comercialización de autos más seguros y un mejor servicio al cliente.

Además de brindar una herramienta útil a los compradores para hacer una compra más fundamentada, uno de los objetivos del Premio Vía 2014, que en los próximos años espera aumentar el número de categorías, es incentivar a las marcas a dotar sus vehículos con más y mejores elementos de seguridad activa y pasiva para reducir las consecuencias en accidentes de tránsito, tanto humanas como económicas.

Por tal razón, una de las categorías es ‘Mejor equipamiento de seguridad’, encargada de reconocer dicho apartado de los vehículos que son vendidos actualmente en Colombia.

Y para abarcar más equitativamente los diferentes tipos de autos comercializados, esta categoría se dividió en automóviles, utilitarios y pick-up, cada una segmentada también en diferentes rangos de precios.

Los primeros vehículos en ganar la mención en seguridad esperan convertirse en ejemplo e incentivo para que sus competidores mejoren en este apartado, buscando, por un lado, ganar dicho reconocimiento en una próxima edición, y por otro, pasar a ser una opción de compra inteligente que las personas realmente valoren y a la que puedan confiar su vida.

Pero tampoco hay que restar importancia a las otras dos categorías premiadas, pues también resaltan partes fundamentales en lo que respecta a la vida del automóvil.

El premio al ‘Mejor costo de reparabilidad’, como su nombre lo dice, resalta a aquellos vehículos que ofrezcan los precios más competitivos al momento de hacer una reparación, tanto en repuestos como en servicio, promoviendo también el uso de partes originales y el empleo formal de operarios en talleres y concesionarios.

Finalmente, la categoría de la ‘Mejor experiencia de servicio posventa en reparación’, ganada por Nissan, se estableció al analizar los índices de satisfacción de los clientes a través de encuestas realizadas por las aseguradoras, clasificaciones de talleres según sus estructuras físicas, conocimientos de los técnicos, entre otros, y las tasas promedio de suministro de los repuestos.

En términos generales, los Premios Vía 2014 se convierten en una iniciativa de aplaudir, pues es la primera vez que en Colombia se busca analizar y premiar de forma independiente la seguridad en los vehículos, un tema que muchos compradores siguen sin considerar y en el que muchas marcas prefieren no interferir para evitar un golpe a sus ventas, impulsadas en su mayor parte por modelos y versiones ‘peladas’.

Ganadores en seguridad

Los vehículos ganadores en la categoría de ‘Mejor equipamiento de seguridad’ fueron los siguientes.

Automóviles de hasta 33 millones: desierto
Automóviles entre 33 y 44 millones: Nissan New Versa
Automóviles entre 44 y 70 millones: Mazda3 All New
Automóviles de más de 70 millones: Mercedes-Benz C 180
Utilitarios hasta 57 millones: desierto
Utilitarios entre 57 y 74 millones: Ford Escape
Utilitarios entre 74 y 118 millones: Ford Explorer
Utilitarios de más de 118 millones: BMW X3
Pick-up hasta 52 millones: Mazda BT-50
Pick-up de más de 52 millones: Volkswagen Amarok

Los más económicos

En la categoría ‘Mejor costo de reparabilidad’, los ganadores fueron:
Autos hasta 33 millones de pesos: Chevrolet Sail Sedán. Entre 33 y 44 millones: Nissan Versa. Entre 44 y 70 millones: Chevrolet Sonic HB. Más de 70 millones: Mercedes-Benz C 180.
Utilitarios hasta 57 millones: Chevrolet Tracker. Entre 57 y 74 millones: Ford Escape.
Utilitarios entre 74 y 118 millones: Toyota Fortuner.
Utilitarios de más de 118 millones de pesos: BMW X3.
Pick-up hasta 52 millones de pesos: Mazda BT-50.
Pick-up de más de 52 millones de pesos: Ford Ranger XL.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.