Carta de una ciudadana discapacitada a las autoridades de tránsito

Hasta las cicatrices hay que mostrar. Los ciudadanos con discapacidad estamos a merced de la Policía de Tránsito, así la Corte Constitucional les ordene respetarnos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 31 de julio del 2009

Soy una ciudadana que, como muchos otros, han sido víctimas del abuso de la autoridad y que tienen que doblegarse a la voluntad de un agente de tránsito, simplemente porque es policía.

Soy operada de la espalda y tengo dos implantes de varilla en titanio de 30 centímetros, agarradas a cuatro vértebras, más un puente de soporte. Por tal motivo llevo en mi vehículo el decreto en donde la Corte sentenció que personas que tenemos incapacidad podemos utilizar nuestro vehículo en los días de restricción de pico y placa.

Igualmente, llevo conmigo siempre el dictamen médico correspondiente, en donde consta el hecho y la necesidad de utilizar una silla especial.

En días pasados me detuvo el agente Jáder Guerra Castillo, con chaleco 85861 y placa 379, quien con irreverencia y después de tener que mostrarle hasta las cicatrices, optó por colocarme un comparendo.

Naturalmente, después de esta injusticia fui al Supercade de la Calle 13 en Bogotá, y para sorpresa mía, encontré un lugar muy bien organizado y con profesionales que sí tienen sentido común y de pertenencia.

Me atendió el abogado Edgar Chaparro, quien solicitó una carta actualizada del doctor que practicó mi cirugía y quien después de constatar al día siguiente la veracidad del caso, anuló el famoso comparendo.

Lamentablemente, es triste y doloroso que cada día esté más desorganizada la autoridad de nuestra ciudad que solo se dedica a pescar infractores y hacer valer su posición dominante.

Estoy segura de que muchos de los lectores han sido victimas de este tipo de atropellos, pero aquí no pasa nada y siempre pierde el buen ciudadano. A esta hora, el agente Guerra debe estar tranquilo y muy campante dedicado a lo mismo en vez de estar educando y protegiendo al los ciudadanos.
Marcela Guzmán

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.