'Se pueden hacer cascos que garanticen seguridad y sean económicos'

Inducascos, uno de los mayores fabricantes de cascos en Colombia, cuenta cuál es el secreto para producir elementos seguros, eficientes y de bajo costo.

Redacción Motor

04:25 p.m. 13 de junio del 2014

Un reciente estudio del Fondo de Prevención Vial (FPV) dejó al descubierto la mala calidad de los cascos para motociclistas que se venden en Colombia, así como la informalidad de este mercado, que cada año mueve miles de millones de pesos.

Esta situación prendió las alarmas en el sector, las autoridades de tránsito y los motociclistas. En este último grupo radica gran parte de la responsabilidad pues muchos motociclistas sacrifican su seguridad por un bajo precio al comprar cascos de dudosa fabricación y procedencia. En otras palabras, los usuarios compran cascos no tanto para protegerse en caso de accidentes, sino para evitar el pago de costosas multas por no utilizar este elemento de protección obligatorio de acuerdo con el Código Nacional de Tránsito.

Para despejar esta duda hablamos con Daniel Mesa, director de Investigación y Desarrollo de Inducascos, empresa colombiana radicada en Medellín, que produce mensualmente entre 35 mil y 40 mil unidades bajo la norma técnica NTC 4533. Adicionalmente comercializa otras 25 mil unidades de cascos importados, entre ellos la marca Shaft, que cumplen con las normas internacionales DOT y ECE2205R.

Según Mesa, sí es posible diseñar y fabricar un casco que brinde todas las garantías de seguridad y que al mismo tiempo no represente un alto costo para los motociclistas, que es el dolor de cabeza para un grueso número de usuarios. Inducascos produce piezas cuyo valor está entre los 60 y 70 mil pesos.

¿Cuál es el secreto?

Pero, cuál es la fórmula para diseñar y producir un casco de ese precio, más si se tienen en cuenta costos como mano de obra, salarios y materiales, que en su mayoría son importados.

La fórmula tiene varios compontes. El primero, dice Mesa “es que tenemos algo importante y es que contamos con el apoyo de las ensambladoras (Fanalca-Honda, Incolmotos-Yamaha, Suzuki de Colombia y Auteco). Así logramos una economía de escala. Cuando se hacen 40 mil cascos se puede negociar materiales en el exterior. Esto nos da la capacidad de reducir costos, y esa economía de escala la aplicamos para la venta. No ganamos un margen alto por producto pero vemos utilidad en el volumen”.

En el mercado se consiguen cascos de diferentes precios y dependiendo de la marca y sus características, su precio puede llegar a los dos millones de pesos o más.

¿Por qué son costosos? En términos de seguridad y protección los cascos que se fabrican y cumplen con las normas técnicas nacionales o internacionales son confiables y en este aspecto el precio no hace la diferencia. Pero, explica Mesa, “hay otros elementos que inciden en el costo como el confort, lujos internos, electrónica, calefacción, etc”.

Finalmente hay dos elementos que inciden en el precio final de un casco: el desarrollo tecnológico y el valor de marca. “Se pueden entregar, por ejemplo, elementos de diseño dinámico, de altas prestaciones para velocidades de más de 100 kph. Y muchas veces se gasta más dinero en publicidad y mercadeo para la marca que en el producto. Hacer marca cuesta, la publicidad y realizar eventos de promoción son costosos”, dice Mesa.

Más allá del valor del casco, cuya compra depende de la capacidad de su bolsillo y del colorido de su diseño, lo que los usuarios deben tener cuenta al comprar un casco es que cumplan con las normas técnicas y que su fabricante o la marca garantice que en caso de un accidente, este elemento le va a brindar la protección necesaria para evitar lesiones graves.

El auge de Inducascos

Esta compañía, radicada en Medellín, inició operaciones en 1998 en una sede de tan solo 100 m2 con cinco empleados. Hoy, después de 16 años cuenta con una planta de producción de 7.000 m2 en la que laboran 410 y un equipo de siete ingenieros especializados y dedicados exclusivamente al área de investigación y desarrollo. Pasó de producir en sus inicios 600 cascos al mes, a 40 mil unidades, que además de surtir a las ensambladoras nacionales son exportadas a Centro y Suramérica.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.