El caso de la buseta 'descuadernada': lo barato siempre saldrá caro - Respuesta a la queja

El caso de la buseta 'descuadernada': lo barato siempre saldrá caro - Respuesta a la queja

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El del microbús JAC SOO 079 es un buen ejemplo de cómo, por tratar de alargar la vida de un vehículo a través de repuestos y mano de obra baratos, se atenta directamente contra su vida. 

Juego de llantas desigual en el mismo conjunto de ejes; tuercas de Mazda soportando el cardan; campanas rayadas; paños de la silletería en estado lamentable de limpieza y con cortadas en sus cojines; filtros de aire ¿negros¿ y sellos colocados al revés son algunas de las pruebas enviadas por Autocom a esta sección, en respuesta a la queja del señor José Arley Bermúdez publicada el sábado pasado.

Además de la carta que se anexa a continuación, Vehículos recibió un completo testimonio fílmico y fotográfico con el que se pudo corroborar que esta empresa cumplió a cabalidad con lo demandado por el quejoso y, de paso, puso de manifiesto que ningún automotor, por fino que sea, resiste manos inexpertas y repuestos no originales. 

A continuación publicamos la carta que acompaña los folios y el material fílmico enviado por Autocom a EL TIEMPO.

Respetado señores:
El día 3 de Noviembre del año en vigencia, el diario EL TIEMPO publicó en la pagina 4-10 de la sección de vehículos un artículo, cuyo título reza ¿Una buseta nueva que se descuadernó¿, exponiendo los comentarios del propietario del microbús marca JAC, con placas SOO 079 de propiedad del señor José Arley Bermúdez.

Antes de entrar en detalles respecto al tema del artículo, es necesario dejar claro que la Sociedad Automotores Comerciales, Autocom S.A., es una empresa colombiana, debidamente constituida que representa y distribuye vehículos comerciales, fabricados por Anhui Jianghuai Automobile Co. Ltda. (JAC), los cuales cumplen con las normas técnicas internacionales requeridas para su adecuada operación y funcionamiento.

Frente a la situación que se ha presentado con el vehículo JAC SOO 079, debemos manifestar que hemos cumplido con las obligaciones respecto de la calidad y las garantías exigidas. Se entregó un vehículo nuevo en las condiciones y bajo los estándares y especificaciones técnicas del fabricante. Ante los inconvenientes que tuvo el automotor, por los que el señor José Arley Bermúdez y Óscar Castillo requirieron  asistencia y garantía, se les suministró el servicio oportuna y cumplidamente dando solución acorde a lo requerido, cumpliendo con los términos de garantía ofrecidos en la venta de la unidad.

Aunque es cierto que el vehículo ingresó al taller de la empresa para corregir algunas situaciones, también lo es que se han corregido fallas técnicas causadas por una operación inadecuada y un deficiente mantenimiento preventivo diario que requiere el vehículo.

Lo que no menciona ni manifiesta el señor José Arley Bermúdez es que la gran mayoría de los inconvenientes presentados se dieron como consecuencia de la mala operación del vehículo, así: 

¿ Con respecto a la falla presentada en la caja de cambios y el embrague se pudo establecer que el embrague patinaba, no por su calidad, sino por que al no drenar el tanque de expansión se ocasionan daños severos en el  servo-embrague quemando el conjunto de prensa y disco. 

¿ En cuanto al sistema de inyección, se presentaron dos problemas: uno de ellos atribuible a una falla en el conjunto de pesas del variador de avance y el segundo fue originado por una fuga de combustible por el sello del acelerador de dicha bomba. Estos servicios fueron suministrados bajo cobertura de garantía, siendo instaladas partes nuevas y originales sin detrimento de la vida útil del conjunto de bomba de inyección. Si embargo, hemos encontrado en varias ocasiones  el combustible contaminado y los filtros del aire tapados, que también causaron daños en el turbo. Es preciso anotar que fueron entregadas dos cartas (una en junio 29 y otra el 10 de septiembre del presente) donde fue manifestado que los filtros del aire estaban tapados y que el servo embrague estaba contaminado de agua. 

¿ En cuanto a la prueba de gases, se requiere llevar el vehículo al laboratorio para ajustar el nivel de opacidad. La bomba de inyección sí es susceptible de ser calibrada en un banco. El quejoso no menciona el consumo de combustible registrado en la operación del vehículo. Le solicitamos nos suministre el control diario histórico al respecto para compararlo con los parámetros especificados por la fábrica.

¿ Respecto al comentario de rotura de tubos de lubricación y de su no solución a este inconveniente, sin duda alguna se refiere a la tubería de suministro de combustible y no a tubos de lubricación, como se afirma. En los últimos ingresos a nuestro taller no existe  registro alguno de esta falla; por lo tanto, consideramos que después de la última intervención por este concepto ha quedado corregido este inconveniente.

¿ La falla que presentó la diferencial corresponde a la rotura de los dientes del piñón de mando (speed), como consecuencia de choques de carga repentinos que originan desprendimientos de material en la superficie de los dientes del piñón, resultando con el uso continuado en la rotura de los dientes. Los choques de cargas repentinos son producto de una inadecuada conducción mediante arranques bruscos del equipo siendo evidenciado en la orden de servicio del 10 de septiembre, ingresando al taller con los tornillos del cardan rotos y soldados, consecuencia de una desembragada fuerte. (Se adjunta acta de entrega fechada 10 de septiembre y fotografías correspondientes).
En esta misma inspección se encontró que las bandas del freno de mano fueron suspendidas dejando instalada únicamente la campana de freno donde operan, la cual mostraba fuertes ralladuras por inadecuada operación, situación no registrada por el propietario o conductor en el momento de la solicitud del servicio. 

¿ Las campanas están presentando severas ralladuras en la superficie de fricción, atribuibles a la operación de la unidad con las bandas desgastadas fuera del límite permisible. Igualmente, el señor propietario o conductor del microbús efectuó mantenimiento y calibró los frenos fuera del taller de Autocom, situación que produjo daños en las campanas por el no oportuno cambio del material de fricción (véanse  fotografías donde se aprecian las campanas en un estado de absoluto deterioro causado por la fricción entre metales y también las fotos donde se aprecian las llantas en muy mal estado, de diferente clase y altura.) Esto indica que no es cierto que el vehículo se haya estrellado por culpa de los frenos. Si algo así sucedió, es imputable a quien efectuó un mal mantenimiento.
Cabe reiterar que este sistema ha sido intervenido por el cliente en talleres diferentes a los de Autocom.

¿ En cuanto a la silletería, es normal algún pequeño desajuste debido al trabajo a que está siendo sometida; lo que no es normal es el aspecto que presenta este vehículo por el uso de manera continua y desmedida, sin tomar precauciones de mantenimiento, como evitar el exceso de peso encima de ellas o la mala utilización de las mismas. La silletería, como se aprecia en las fotos que remitimos, están deterioradas no solamente por el uso indebido y la falta de mantenimiento, sino por acción de quienes la rompieron dolosamente con elementos corto punzantes.

¿ En junio 9, después de dar la atención que solicitó el propietario, se le entregó en óptimas condiciones al conductor y para esa fecha firmó un acta de entrega, a satisfacción del hoy quejoso. En esa acta se le reconocen cincuenta mil pesos moneda corriente ($50.000) de combustible, en aras de satisfacer a nuestro cliente debido al combustible consumido durante las pruebas de ruta realizadas. Sin embargo manifiesta que no le respondieron por el combustible con el que llegó el automotor. 


Ahora, para demostrar irrefutablemente lo dicho, adjuntamos fotografías y video que corrobora el descuido e irresponsabilidad en el mantenimiento imputable única y necesariamente al señor  Arley Bermúdez, quien para cubrir sus propias faltas emite juicios de valor falsos, sin ningún soporte y solamente con el afán de desacreditar la marca y por ende nuestra empresa, muy a pesar del servicio prestado.

La empresa, finalmente, nunca ha amenazado o asustado al señor Arley Bermúdez  con la Superintendencia de Industria y Comercio; por el contrario, es el quejoso quien por su propia iniciativa radicó la queja. En su oportunidad, la contestamos con argumentos y pruebas, expresándole a su vez que esa entidad, que es imparcial e idónea, le dará curso a su reclamación.

Acudimos entonces al buen criterio y a la objetividad que caracteriza al diario EL TIEMPO para que una vez evalúen las consideraciones que hacemos y las pruebas que les presentamos, ofrezcan a los lectores una visión conforme a la verdad y a la realidad, para resarcir en algo la mala imagen que se pretende entregar por personas como el señor Bermúdez.

JORGE JIMENEZ GALAN
Gerente nacional de posventa
Autocom  

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.