Cesvi Colombia: "los croquis de los accidentes de tránsito no son confiables"

Este documento, clave para la definición de trayectorias, velocidades y responsables, a veces es diligenciado con ligereza y no cumple con su objetivo: ser instrumento de formalización de la evidencia

Redacción Motor

09:47 p.m. 18 de enero del 2011

Cuando dos automóviles se ven incolucrados en un accidente de tránsito, los agentes de policía tienen a su alcance una herramienta que pareciera eliminar cualquier duda sobre la culpabilidad: el croquis que realizan con ayuda de una cinta métrica.

Lamentablemente ese instrumento de registro, demasiado básico, es el único que deja constancia formal de la escena de accidente y no siempre es confiable o sirve a cabalidad como prueba de inocencia o culpa.

Su imperfección nace de que este documento no es más que un dibujo a mano alzada de cómo quedaron los autos luego del accidente.

A pesar de ello, tiene la utilidad de servir de base para la construcción de hipótesis que confirmen o desvirtúen las versiones de los implicados (o los testigos) con miras a un fallo judicial que establezca, a su vez, la responsabilidad del accidente.

Es de tal importancia que, valga la reiteración, el sistema judicial y las aseguradoras se basan en él para su proceder y es por esta razón que los agentes de tránsito deben tener los suficientes conocimientos para no distorsionar, por errores de apreciación, la realidad de los hechos.

El departamento de Seguridad Vial de Cesvi Colombia, luego de la experiencia adquirida a través de la prestación del servicio de Reconstrucción de Accidentes de Tránsito, ha encontrado cómo en muchas ocasiones los croquis son elaborados con poca precisión y detalle, razón por la cual es imposible establecer una sólida hipótesis.

Con espíritu constructivo, Cesvi hizo una relación de los errores más comunes en el diligenciamiento de los croquis e invita a las autoridades de tránsito a invertir más y mejores recursos en la capacitación de su equipo así como en la adquisición de tecnología para hacer más confiable su elaboración.


Tipos de errores
Un error es aquella diferencia entre el valor real y el valor medido u observado por una persona, en este caso el perito encargado de la
medición y levantamiento de la información. Epistemológicamente existen tres tipos de errores: de ajuste, metodológicos y errores groseros.

En general, los errores de ajuste se refieren a las imperfecciones en el diseño y construcción de los instrumentos de medición; los errores en la metodología son generados por la mala aplicación de métodos en la medición o por la mala estructuración de los procedimientos; por último, los errores groseros son equivocaciones en la lectura y registro de datos. Los olvidos humanos pueden estar clasificados dentro de estos errores. Son de magnitud elevada y constituyen la mayor dificultad en la etapa de análisis y esclarecimiento de causas que originaron el insuceso.

Errores de ajuste
Los ingenieros de Cesvi han detectado que en los croquis se encuentran errores en la ubicación topográfica y dimensionamiento de posiciones finales de vehículos, huellas de frenada y vestigios de un accidente.

Son errores de magnitud baja que en la mayoría de casos no afectan los resultados de una reconstrucción de accidentes y que pueden ser corregidos con el uso de tecnologías avanzadas de medición como estaciones topográficas o distanciómetros con tecnología láser, en lugar de las cintas métricas.

Errores en la metodología
Así mismo, en los croquis se evidencia el uso de técnicas de medición inadecuadas para la geometría de la vía, pues se utiliza la misma metodología para medir una curva que una recta, las intersecciones y las siempre complicadas glorietas.

La falta de estandarización de los procedimientos, así como de las convenciones y el uso de formatos de registro de datos desactualizados, o mal estructurados, dificultan la toma de medidas y la consignación de declaraciones e información.

Errores groseros
Dice el estudio del departamento de Seguridad Vial de Cesvi que los errores más frecuentes en el levantamiento de la escena de un accidente en Colombia ocurren en la ubicación geográfica porque, aunque algunas veces puede ser involuntaria dada las características de la vía, generalmente se da por descuido del investigador.

Es decir: la ubicación del accidente se da por sentada, pero para un tercero le es imposible acceder con la sola información del croquis, pues tampoco se ubican de puntos de referencia sobre la vía (como el número de poste, etcétera).

De otra parte, en los croquis aparece mezcla de unidades de medida o indeterminación de las magnitudes, además que los planos no se realizan a escala para ayudar a confirmar las dimensiones acotadas.

También se ha encontrado que no se diferencian las huellas de llanta encontradas en la escena o se toman todas por huella de frenada.

Infortunadamente, solo se toma su longitud pero no se acotan al punto de referencia. Llama la atención que no se diagraman exactamente las posiciones finales de los vehículos (volcamientos totales, de costado, etc.), que es lo mínimo que se puede pedir en un croquis, así como tampoco se señala, de manera precisa, la ubicación y magnitud del daño de los vehículos, ni la ubicación de lesiones de un peatón, ciclista o motociclista.

Tampoco se registra la señalización existente en el sitio de los hechos o, sencillamente, no se tiene en cuenta, y cuando el accidente ocurre en horas de la noche, generalmente no se toma
evidencia que no es visible en esas condiciones, en lugar de utilizar iluminación artificial o volver a la escena inmediatamente haya luz día.

Por último, no se toman datos de visibilidad o de obstáculos que hayan eliminado la misma para los conductores.

Con Cesvi Colombia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.