Chevrolet sorprendió con cuatro lanzamientos

GM Colmotores presentó los modelos 2008 del automóvil Épica, una remozada Captiva, el nuevo Grand Vitara con logo de Suzuki, y la imponente Tahoe, nunca antes vista en el país.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

General Motors tiene en Detroit, E.U., un departamento especializado en estudiar las impresiones que una persona se lleva al ver un carro por primera vez. Es un grupo de personas especializado en detectar la ¿química¿ entre persona y máquina, esa relación que se podría presentar al momento de subirse al carro cuando se va a comprar, la cual se espera que sea de amor a primera vista.

Pues ese departamento que opera en Estados Unidos logró extender su magia hasta el mercado colombiano para traer cuatro modelos de lujo que van a dar mucho que hablar y que seguramente establecerán una relación duradera con los usuarios colombianos, quienes desde hace décadas han ayudado a Chevrolet a mantenerse como la marca más vendida del mercado local.

Al mejor estilo de un desfile de modas, los cuatro vehículos recorrieron la pasarela para mostrar sus curvas, sus ángulos, su presencia y su nueva ropa: la colección del 2008.

El Épica, en las vitrinas
Desde hacía rato se extrañaba un nuevo modelo de berlina de gama alta de la marca Chevrolet. Aunque tya estaba el Épica, el nuevo llena ese espacio con un vehículo completamente renovado en sus líneas exteriores pero que conserva la misma motorización, aunque con cambios estéticos también en la planta motriz de 2.5 litros, seis cilindros en línea y 24 válvulas, que despliega 156 caballos de potencia.

Se destacan la belleza de la cola, la presencia del conjunto y la comodidad del interior. El lujo y los elementos tecnológicos de este auto de competitivos 68 millones de pesos hacen sentir al usuario en una nave de más precio. Los tapizados y las sillas en cuero, de fábrica, los detalles, la palanca de cambios, los espejos y el ¿feeling¿ en general son dignos de un automóvil de sus características. El carro es ensamblado en Corea.

En la parte mecánica, exhibe una caja automática de cinco velocidades, cuenta con frenos de disco en las cuatro ruedas y sistema antibloqueo ABS, control electrónico de la distribución de la fuerza de frenado (EBD) y sistema de control de tracción delantero.

Por el lado de la seguridad, el vehículo ofrece dos airbags frontales y dos laterales, para el conductor y el copiloto, y una carrocería con óptima deformación, para absorber la fuerza del golpe en caso de choque y así proteger a los ocupantes.

Otras ¿delicadezas¿ incluyen techo corredizo; sistema de asistencia para estacionar; rines de lujo deportivos de 17 pulgadas; radio con memoria antishock con cargador para seis CD ¿que lee formatos MP3 y WMA¿ y mandos en el timón, que además incorpora cuatro parlantes y cuatro reproductores de sonidos altos (tweeters); y vidrios eléctricos en las cuatro puertas.

Las demás ¿vedettes¿
Probablemente, la más ovacionada durante el desfile fue la Captiva, una camioneta utilitaria con tracción en las cuatro ruedas y un diseño robusto y compacto a la vez, que viene muy bien equipada. Tiene motor V6 de 3.2 litros y 24 válvulas que produce 223 caballos de potencia. Sorprende que aunque desde afuera no se ve tan voluminosa, incluye tres filas de asientos. Costará 95 millones de pesos cuando llegue, en agosto.

Otra de las sorpresas es la nueva Grand Vitara, que estará disponible a finales de julio y ahora tiene un aspecto más moderno y compacto. Una curiosidad es que en lugar del corbatín de Chevrolet, este modelo incluye el logo de Suzuki, marca asociada a la alta calidad del producto japonés. La Grand Vitara actual se mantendrá en el mercado.

Finalmente, el invitado más sorpresa de la noche fue la voluminosa Tahoe, una camioneta con todas las características para arrastrar un bote y llevar a siete pasajeros con comodidad. Es todo lujo, estará en Colombia en septiembre y costará alrededor de 130 millones de pesos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.