La chiva, el bus más popular de Colombia, llega a la colección Buses del Mundo

Este medio de transporte rural, conocido también como 'bus escalera', apareció hace unos 100 años y se convirtió con el tiempo en uno de los símbolos de la movilidad más importantes del país.

Redacción Motor

09:39 p.m. 28 de mayo del 2014

Se trata básicamente de una buseta construida artesanalmente sobre la carrocería de un camión, que puede ser de cualquier otra marca pero con suficiente potencia para recorrer los angostos y empinados caminos de la geografía nacional.

Las primeras chivas se construyeron a principios del siglo pasado en Antioquia. En un principio constaban únicamente de una plataforma de madera colocada sobre la carrocería de un camión, sobre la que se ponían tres o cuatro bancas, para los ocupantes sin ninguna protección lateral, para evitar las caídas, ni una superior para protegerse de la lluvia.

Una de las primeras mejoras fue colocar una cubierta de lona, que posteriormente fue sustituida por un techo fijo de madera o de metal. De esta manera, esta cubierta podía ser empleada para transportar objetos e incluso viajeros en caso de que el interior ya estuviera completo, por lo cual se añadió una escalera: de ahí el nombre bus escalera.

Las chivas se caracterizan por sus alegres colores, generalmente los nacionales –amarillo, azul y rojo– o decoraciones de paisajes y objetos típicos de la región por donde transitan. El interior suele decorarse con imágenes religiosas, como vírgenes y santos. Y son bautizadas con nombres csonoros, como “La Soñadora”, “La Andariega”, “Mi Consentida”, o “La Siempre fiel”.

En la actualidad, estos vehículos son utilizados especialmente para recorridos turísticos en diversas zonas del país.

Súbase a la escalera

Para obtener la chiva colombiana, recorte el cupón que saldrá mañana jueves 29 de mayo, más 14.900 pesos, y reclámelo en librerías, almacenes de cadena, expendios o en los centros de venta de EL TIEMPO.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.