Las ciudades colombianas 'sitiadas' por los peajes

Para salir de cualquier ciudad del país hay que pagar costosos peajes para transitar por carreteras que casi siempre están en regular o mal estado.

Redacción Motor

04:50 p.m. 17 de junio del 2011

El pasado puente festivo los viajeros que retornaban a Bogotá por la vía a La Mesa tardaron entre 4 y 5 horas entre este municipio y la capital, en un tramo de 69 kilómetros. La inundación de la carretera, en cercanías al Club Serrezuela, fue el causante de la larga congestión. 

El problema en ese sector lleva varios meses y aunque el pasado martes se logró drenar parte del agua, según el gobernador de Cundinamarca, Andrés González, tomará entre 4 y 5 meses encontrarle una solución definitiva. Las autoridades calculan que por esa vía transitarán entre 15 mil y 20 mil vehículos durante los próximos puentes festivos. 

Lo cierto del caso es que en todo este tiempo la Corporación Autónoma Regional, (CAR), el concesionario de la vía y las autoridades de Mosquera poco hicieron para subsanar el daño, y solo por los reclamos de los viajeros se logró una 'solución temporal'. A pesar de eso, cada automóvil que va desde Bogotá a Girardot o viceversa, por esa carretera, debe pagar 27.600 pesos en peajes.  

Son cuatro peajes en un tramo de tan solo 120 kilómetros. Y entre el del río Bogotá y Nuevo Mondoñedo, zona en dónde se forma la inundación hay 20 kilómetros. Esto indica que hay una alta concentración de peajes, que está muy lejos de la media del resto de países del vecindario que cuentan con mejores carreteras. (Ver nota anexa). 

El caso de la vía a Villavicencio no es distinto. A pocos kilómetros de la capital un daño en la calzada impide el paso de los vehículos, pero como se tiene la opción de pasar por la población de Chipaque, "pareciera que los concesionarios de la vía no tienen afán de repararla", dijo una fuente de la Policía de Carreteras. 

Esto ocasiona demoras para los viajeros al atravesar el pueblo, que además corre el riesgo de que sus calles queden destruidas por el paso de vehículos pesados que son los que más utilizan esa carretera, y que en materia de peajes es la más costosa de Suramérica. 

Por esa vía un automóvil debe pagar en peajes 28.500 pesos por recorrer tan solo 95 kilómetros. Y los vehículos pesados, camiones de 5 y 6 ejes, 130 mil y 156 mil pesos, respectivamente. 

Estos casos reflejan una triste realidad. Mientras Colombia es el segundo país con los peajes más costosos de Suramérica y el tercero de Latinoamérica, es a la vez el país con una de las infraestructuras viales más deficientes de la región. 

Peajes caros, carreteras malas 
El problema de los peajes costosos y las malas carreteras es nacional. Según la Encuesta de Opinión Empresarial del Sector Agropecuario, el 44 por ciento de las carreteras de todo el país está en mal estado. Claro, la temporada invernal tiene mucho que ver, pero el atraso en infraestructura es de décadas. 

Pese a que se ha iniciado la construcción de dobles calzadas, esos proyectos no han estado exentos de atrasos por incumplimiento de algunos contratistas y un sinnúmero de problemas, sin embargo, los peajes se cobran como si la obra  estuviera terminada y en total funcionamiento. 

Por ejemplo, para cubrir la ruta Bogotá - Armenia - Pereira - Manizales hay que pagar 10 peajes por 340 kilómetros que cuestan en un automóvil 69.800 pesos. Y hay que pasar por vías 'en obra negra' como la doble calzada Bogotá-Girardot, el tramo de La Línea y la 'interminable' Autopista del Café. 

En la ruta  a Cali hay que pasar por 12 peajes en un recorrido de 440 kilómetros. Es decir, casi que un peaje cada 37 kilómetros. Y Bogotá - Medellín, 6 peajes por 414 kilómetros, o sea, un peaje cada 69 kilómetros, cuando el promedio en países vecinos es de un peaje cada 120 kilómetros y con mejores vías. 

En resumen, en Colombia se paga mucho más por usar las carreteras y con menos beneficios que en otros países. O algunos concesionarios no brindan los servicios que ofrecen como grúas o carro taller pues nadie responde en los números telefónicos que aparecen en los tiquetes de peaje. 

O terminan los usuarios de la vía pagando, como seguramente va a suceder con la nueva señalización de las carreteras nacionales obligatoria según la Resolución 1384 de 2010, que los concesionarios debieron instalar antes del 20 de octubre del año pasado, pero que no la han cumplido con el argumento de que eso no estaba en el contrato.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.