Clubman, un grande de Mini

Puertitas, asientitos, baulito, plumillitas... todo parece de juguete... pero sólo es apariencia.

Redacción Motor

06:24 p.m. 24 de junio del 2011

No por ser más largo, práctico y hasta 'femenino' es menos agresivo que sus hermanos, los Cooper Works, Hardtop, Convertible y Countryman. Todo lo contrario, es el típico vehículo piel de oveja que esconde gran deportividad sin mayores aspavientos. 

No en vano lo apodaron Clubman, pues definitivamente es el más 'señorero' y 'diplomático' del portafolio, con un diseño que atrae a los profesionales que aman la velocidad pero necesitan un auto de fácil acceso para trastear el equipo de filmación, la bicicleta todoterreno o los planos arquitectónicos. 

Esa es, quizás, su mayor fortaleza: a pesar de ser un  coupé  en todo el sentido de la palabra, es una  station wagon  en toda su extensión. 

 Eso sí, muy al estilo innovador y práctico al que nos tiene acostumbrados Mini: una de las cinco puertas que posee está ubicada al lado izquierdo de la carrocería, dos al lado derecho para facilitar el ingreso de los 'patos' y dos atrás, tipo furgoneta, que se abren de par en par para un acceso óptimo hacia el baúl, pequeño pero versátil. Esa disposición le otorga un diseño único y permite una vida a bordo placentera en virtud de los 24 centímetros que le añadieron a la carrocería respecto a los Cooper de marras.

Al menos fue lo que comprobamos cuatro adultos que disfrutamos de un viaje cómodo, seguro y muy.... muy veloz por la carretera que conduce de Bogotá a Villeta, gracias a su motor 16V de 1,6 litros turbocargado que desarrolla 181 caballos de potencia a 5.500 rpm.

La versión que manejamos (Cooper S Clubman) posee una caja automática de seis velocidades con  paddle shifters  a lado y lado del timón para la conducción manual, frenos ABS con distribución electrónica de frenado EBD, tracción con control de estabilidad DSC, entre otros dispositivos, todos ellos de última generación que permiten rodar con tranquilidad a los 222 kph de velocidad tope que promete la ficha técnica.

Cómodo atrás
El interior del Clubman tampoco deja de sorprender. Ocho centímetros extra de espacio en la zona de piernas les permiten a los pasajeros de atrás sentarse 'como Dios manda', aunque los nuestros se quejaron del calor a la altura de La Vega (las ventanas son fijas), situación que se solucionó con el aire acondicionado, que circula libre por cada rincón de la cabina.

Seguridad pasiva 
Para el conductor, conectividad accionada desde el timón que incluye manos libres 'Mini Connected' y un buen sistema de audio, así como comandos y tablero 'tipo avión'. Para todos los ocupantes, seis airbag, cinturones de seguridad y anclaje para silla de bebé, entre varios otros dispositivos.

Baúl versátil 
Las dos puertas tipo furgoneta dejan al descubierto un baúl de 9,2 pies cúbicos que se convierten en 32,8 al plegar los espaldares de las sillas traseras y le dan espacio suficiente para llevar carga útil.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.