En Colombia, casi el 60 por ciento de los filtros son falsificados

La falta de control de calidad de esos elementos pone en riesgo la vida útil de los motores. Muchos de lso que hay en el mercado provienen de China.

Redacción Motor

02:30 p.m. 21 de marzo del 2014

Los filtros de aceite son más que una caja cilíndrica que se reemplaza cada vez que se cambia el lubricante del motor de un vehículo.

Este elemento, muchas veces desestimado, cumple una función importante en el cuidado del motor, pues evita la circulación de impurezas en su interior que –a futuro– terminan por dañarlo de forma prematura sin que el usuario se percate de que hay algo anormal en el comportamiento del vehículo.

“El corazón del filtro es el medio filtrante (papel fabricado en celulosa o materiales sintéticos), el cual retiene los agentes contaminantes. Debe tener ciertas características para que cumpla con su función”, comenta un vocero de la firma Icofil, fabricante de filtros en Colombia con más de 50 años en el mercado.

Al no ser visible el papel, como sí ocurre con los filtros de aire, la recomendación de los fabricantes es que “este tipo de elementos deben ser comprados en sitios de confianza, de marcas reconocidas, homologadas por las automotrices, que tenga un certificado de calidad y, lo más importante, de buena procedencia”.

Sin embargo, no es suficiente tomar estas precauciones. Según otras fuentes consultadas, en los últimos años están llegando al país filtros de origen chino que no cumplen con las especificaciones que exigen los fabricantes de motores, pues utilizan papeles que no filtran, carcazas en mal estado y pegamento que, al entrar en contacto con el aceite, desprende impurezas y lo taponan.

De acuerdo con cifras de Asopartes, en el 2013 se negociaron alrededor de 60 millones de dólares en filtros de todo tipo para vehículos y el 60 por ciento de estos son falsificados.

Lo más insólito y delicado es que algunas empresas inescrupulosas nacionales y extranjeras están comprando filtros manufacturados en China y los venden como si fueran de fabricación propia o con la marca de empresas reconocidas. Este problema se debe a que, en la actualidad, no existe en el país un control de calidad para estos accesorios.

Hasta 1992, la Superintendencia de Industria y Comercio hacía cumplir una norma técnica de calidad obligatoria y les exigía a las empresas nacionales una certificación para obtener una licencia de fabricación de los filtros.

Dicha norma fue anulada en virtud de un reglamento técnico que contemplaría las especificaciones de fabricación y calidad, pero a la fecha no se ha hecho nada al respecto.

Así funciona

Cuando se introduce aceite a un motor, este se va directo al depósito o cárter. Mediante una bomba hace que este llegue a todos los rincones de lubricación del motor, pero antes pasa por el filtro, de manera continua, el cual atrapa las impurezas mientras el motor está en funcionamiento.

Los de aire son los más importantes

Simples en su concepción y altamente eficaces en la práctica, los filtros de aire vienen a ser el pulmón del motor. Es el más importante y su duración es difícil de determinar, pues depende del ambiente en que trabajen.

Es importante tener en cuenta que este elemento evita que al interior del motor llegue polvo por lo que el tiempo promedio de vida no supera los 20 mil kilómetros. Un filtro de aire saturado, además de ahogar al motor, aumenta considerablemente el consumo de combustible y le da más trabajo al filtro de aceite.

Ojo con los diésel

Los filtros para ACPM requieren mayor atención, pues los motores diésel precisan una mayor perfección en el filtrado de su combustible. El cambio debe atenerse a las recomendaciones del constructor del vehículo (máximo 20 mil kilómetros) o incluso antes, dependiendo de la calidad del combustible, que no es el caso del de Colombia.

Los de gasolina

Últimamente se les viene prestando más atención a los filtros de gasolina debido a que los modernos sistemas de inyección son mucho más sensibles que los antiguos carburadores. Se deben cambiar entre los 40 y 50 mil kilómetros o por indicación del fabricante del vehículo.

Algunas recomendaciones

*Cuando compre un filtro de aceite, cerciórese de que la lámina no esté oxidada. Si lo está, imagínese como será el interior.

*Verifique o solicite que el filtro viejo de aceite sea destruido para evitar que vuelva a ser utilizado.

*Cambie el filtro de aire cada 20 mil kilómetros y no permita que lo laven o soplen. Esto hace que el papel se fracture en su interior.

*El gas vehicular deteriora más rápido el filtro de aire, por lo tanto requiere ser reemplazado con más frecuencia.

*Si no realiza el cambio oportuno de los filtros de combustible para motores a gasolina o diésel, provocará daños severos en el sistema de inyección del vehículo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.