Colombia se empieza a mover en doble vía: Doble calzada Bogotá-Girardot

La construcción del Túnel del Sumapaz, uno de los puntos más críticos de la obra, está en etapa de revestimiento y pavimentación. En diciembre habría cobro electrónico de peajes por sistema prepago.

Redacción Motor

05:00 a.m. 02 de octubre del 2009

En lo más profundo de la Cordillera Central, en los límites de los departamentos de Tolima y Cundinamarca, más de 300 personas entre ingenieros, técnicos y obreros, removieron más de 350 mil metros cúbicos de material para dar paso al Túnel del Sumapaz que tiene más de cuatro kilómetros de extensión. 

Esta es una de las obras que hacen parte del proyecto vial doble calzada Bogotá - Girardot que reducirá en cerca de 40 minutos o más el tiempo de viaje entre estas dos ciudades y que también es parte fundamental del corredor Bogotá - Buenaventura que constituye la vía más importante entre el centro,  occidente y sur del país.  

La vía Bogotá-Melgar-Girardot es una de las más transitadas del país. Son aproximadamente 120 kilómetros y por allí pasa gran parte  de la economía y el turismo colombiano que se mueve sobre ruedas.  

En esta segunda entrega sobre el estado actual de los proyectos de doble calzada que se construyen en el país, y teniendo como antesala el próximo puente festivo,  la Sección Vehículos recorrió la obra. Por ahora, hay un mayor avance entre Fusagasuga y Girardot en cuanto la puesta en servicio de la doble calzada.  

En cambio, la ruta entre Bogotá y Fusa no está tan avanzada como muchos quisieran. Pero hay que destacar que ya se iniciaron los trabajos en el sector de El Muña y hay varios frentes de trabajo desde allí, pasando por San Raimundo, Granada y Silvana,  hasta la variante de Fusa en donde prácticamente ya está en servicio la doble calzada.  

La obra 

La explicación que da el ingeniero Hugo Bracho, gerente de la Concesión es que el desarrollo de la obra obedece a una secuencia de programación, en la que se le dio prioridad a los sectores en donde no había tercer carril.   

Hay que tener en cuenta que había puntos críticos como el del Túnel del Sumapaz, que está en la etapa de pavimentación y revestimiento. (Ver Así es el túnel del Sumapaz). 

Y se superaron problemas de predios con Emgesa en el sector de El Muña y con el Ministerio de Defensa en cercanías a la base de Tolemaida. En ambos frentes ya se está trabajando, pues al igual que en la doble calzada Briceño-Tunja-Sogamoso, la compra de predios ha generado demoras y retrasos en algunos sectores. 

Con todo y los llamados de atención que ha recibido la concesión por parte del Gobierno sobre la lentitud de las obras, los constructores que tienen un plazo contractual para el año 2012, estiman que podrán entregarla completa en diciembre de 2011. 

"Estamos dentro del cronograma, a uno le gustaría ver que toda la doble calzada estuviera en servicio, pero hay que hacer más inversiones. Al finalizar este año deberíamos tener 49 kilómetros hoy tenemos 61, o sea que vamos por encima del cronograma", asegura Bracho.  

El proyecto comienza el límite entre Bogota y Soacha. Ahí ya se hizo la ampliación de unos tres kilómetros con carriles mixtos para el sistema Transmilenio. Soacha es el cuello de botella de la movilidad en la ruta Bogotá - Melgar - Girardot, pero allí ya se plantean soluciones con puentes peatonales y vehiculares (ver El paso por Soacha). 

Otro punto crítico de la obra está en el Alto de Canecas, una zona que se caracteriza por el desprendimiento de rocas. Allí se están haciendo los cortes por la parte alta y se construirá lo que los expertos llaman un falso túnel, que es una estructura para evitar que las rocas caigan sobre los vehículos. 

Si se usa esta vía, tenga en cuenta que hay frentes de trabajo desde El Muña, pasando por el Alto de Rosas y hasta Fusagasuga. Hay que transitar con precaución porque hay cierres o reducciones a un solo carril en varios tramos. 

Entre Melgar y El Paso, punto en el que está la 'Y' que desvía el tráfico hacia Espinal y Girardot hay unos sitios críticos pues se han presentado derrumbes del talud y hay paso restringido porque se están estabilizando con drenajes, concreto lanzado y pernos. 

Otro punto clave de esta doble calzada es el viaducto del Sumapaz que evitará el paso por el centro de Melgar. Este comienza unos 8 kilómetros antes de llegar ese municipio y pasará por el costado sur del actual puente sobre el río Sumapaz, frente a Tolemaida. El proceso de cimentación del puente está en un 100 por ciento y ahora está en el montaje de la estructura. 

Peajes electrónicos 

Una de las buenas noticias hacia el futuro en la doble calzada Bogotá - Girardot es la implementación de peajes electrónicos. Hoy está en estudio el proceso de poner telepeajes en carriles que faciliten el paso rápido y se espera que estén operando a final de este año. 

La opción más cercana es la de tarjetas prepago que funcionarán como lo hacen las de telefonía celular que tienen un saldo que se va descontando con cada pasada por las casetas. 

La opción de telepeaje, que funciona con un chip instalado en los vehículos y un lector que cuenta las pasadas por las casetas. Posteriormente, como ocurre en otros países, al usuario le llega una cuenta a su lugar de residencia. 

El problema, para este sistema pospago, explicó el ingeniero Bracho, es que en el país no existe una reglamentación. Hay que crear  una normatividad para este tipo de recaudo que le brinde al concesionario de la vía mecanismos efectivos de cobro. 

El valor actual de los peajes se mantendrá y solo se ajustará cada año de acuerdo con el Índice de Precios al Consumidor (IPC). De igual forma, seguirán en servicio las mismas casetas de peaje: Chusacá y Chinauta. 

El paso por Soacha

Atravesar el municipio de Soacha por la autopista ha sido el eterno dolor de cabeza de viajeros y transportadores y con la construcción de la doble calzada en algo mejorará la movilidad en este tramo que hoy puede tomar hasta dos horas en los puentes festivos.  

La solución más efectiva, dice el ingeniero Bracho, es la construcción de la Avenida Longitudinal de Occidente, ALO, pero esta sigue en pañales. 

Por ahora y en algo mejorará el tráfico es la construcción de varios puentes peatonales y vehiculares. Para los primeros se están finalizando los diseños. Se espera que en estos días arranquen las obras del puente peatonal de La Despensa y posteriormente los de Terreros, San Mateo, San Humberto y se ampliará el de león XIII que existe actualmente. 

En las intersecciones de Terreros y San Mateo se construirán pasos elevados que les permitirá a los habitantes de Soacha  pasar de un lado al otro del municipio que está dividido por la autopista Sur.  

Para estas obras se está formalizando con el Instituto Nacional de Concesiones (Inco) un 'otro sí'  al contrato que puede quedar legalizado a más tardar en noviembre próximo. 

Así es el túnel del Sumapaz

El Túnel de Sumapaz  tiene una extensión de 4.189. Hoy está en etapa de revestimiento y pavimentación. Dentro del túnel la vía es de doble carril y unidireccional, es decir que por allí se transitará solamente en el sentido Girardot-Bogotá. Está prevista su operación en noviembre de 2010. 

Quienes se dirigen de Bogotá a Melgar y Girardot lo harán por la actual vía, pasando por el famoso punto de 'La Nariz del Diablo' que se conservará intacta. 

Hacia Bogotá, se entrará al túnel en el sector de Las Coloradas, a unos 8 kilómetros de Melgar, y tras recorrer los más de 4 kilómetros, se sale unos metros antes de Boquerón. 

También se construyó otro túnel llamado Ventanas, que sirvió para atacar la obra desde distintos frentes (4 en total)  y que servirá como vía de evacuación en caso de emergencia. El túnel Ventana tiene una extensión de 207 metros y está ubicado a 2.600 metros del frente de Boquerón y y a 1.00 del frente de Melgar. 

El túnel de Sumapaz tiene 3.65 metros, franjas de seguridad a cada lado de 0.50 metros y andenes peatonales de 1.25 metros. Y tiene una diferencia de altura de 70 metros entre la entrada por el frente de Melgar y la salida por Boquerón. 

En cuanto a los sistemas de seguridad, el túnel cuenta con un sistema de ventilación longitudinal, de iluminación y un sistema de Detección Automática de Incidencias (DAI). 

La iluminación, que estará integrada como todos los sistemas, al Centro de Control, contará con opacímetros, unos aparatos que miden la intensidad de la luz exterior y de forma automática, a través de esa lectura, ajustan las luces del túnel para evitar el encandilamiento a los conductores. 

El sistema contra incendios de información temprana funcionará con sensores a lo largo del túnel que detectan cualquier cambio de temperatura. Y además contará con hidrantes a lo largo del recorrido en el que hay 38 nichos y cuatro bahías. 

A todo esto hay que agregar los sistemas de comunicaciones dentro del túnel y un circuito cerrado de televisión que contará con cámaras cada 75 metros en los dos sentidos.  

El sistema de comunicaciones funcionará con un cable radiante que le permitirá a un operador, en cualquier momento, darles indicaciones a los usuarios a través de la banda FM (Frecuencia Modulada). Esto significa que si un conductor va escuchando una emisora en FM, en caso de emergencia, y de forma automática, recibirá información sobre cualquier incidente en el túnel.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.