Colombia lidera en autos blindados en Centro y Suramérica

Blindcorp, una de las compañías más grandes en este ramo acaba de inaugurar una planta de blindaje de 3.000 metros cuadrados. Supervigilancia regula las empresas que prestan este servicio.

Redacción Motor

05:00 a.m. 21 de agosto del 2009

Países de de Centro y Suramérica siguen siendo mercados objetivo de las diferentes empresas blindadoras nacionales que se han posicionado como las más profesionales de la región, gracias al extenso mercado que tienen que atender.

La industria del blindaje ha ido en aumento durante los últimos años, de acuerdo con cifras de la Asociación Nacional de Empresas de Seguridad Privada (Andevip). Es por ello que las empresas nacionales han ido creciendo, como Blindcorp, que acaba de inaugurar una planta de 3.000 metros cuadrados, con capacidad para 60 vehículos.

Según cifras de esta empresa, el sector creció 24 por ciento ente 2006 y 2007 y se espera que los blindajes del 2008 superen el 7 por ciento, más bajo porque el mercado local se ha estabilizado, según Andevip. Pero en el exterior, la cosa es diferente.

"La industria del blindaje en Colombia se lleva un 15 por ciento de los recursos que mueve el sector de la seguridad y tiene un enorme potencial de desarrollo en el exterior -asegura Germán Jiménez Mora, gerente comercial de Blindcorp-. La vasta experiencia de los ingenieros colombianos, el bajo costo y el desarrollo de nuevas técnicas de blindaje de vehículos ha disparado la demanda de trabajo incluso hacia países del Medio Oriente".

Autos 'delicados'
Hay que decir, sin embargo, que el vehículo blindado requiere un control estricto por la destinación que se le da y porque es considerado por la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada como un arma defensiva.

Es por ello que su comercio indiscriminado a través de avisos clasificados y compraventa de vehículos motivó a la Supervigilancia a actualizar, hace dos años, el decreto ley 356 de 1994, que se estaba quedando corto frente a la demanda creciente.

De esa iniciativa nacieron los artículos 40, 41, 42, 43 y 44 del decreto 2187 del 2007, que contemplan los requisitos para usuarios y compradores de vehículos blindados y le dan potestad discrecional a la Supervigilancia para conceder o negar permisos.

Se entendió que, por el simple hecho de subirse en un vehículo blindado, se cambia automáticamente la relación de fuerza entre los ciudadanos y, por ende, el grado de responsabilidad de quien lo maneja, de ahí que la regulación no se centre estrictamente en el bien (carro blindado), sino en el uso que se le da.

Una vez en la calle, el usuario debe mostrar la tarjeta de propiedad, en donde se especifique el nivel de blindaje y el permiso expedido por la Supervigilancia para su uso.

Sin embargo, son las autoridades de tránsito las que ejercen control sobre le vehículos blindados, de la mano de entidades como la Sijin y la Dijin y el Runt les permitirá una vigilancia más estricta sobre ellos.

Las empresas blindadoras orientan a compradores y quienes acondicionan su vehículo y, al igual que las secretarías de tránsito, deben anexar un formulario con todos los datos del comprador.
Esos datos y la solicitud formal de viajar en un blindado son evaluados por la Supervigilancia, que realiza una valoración del riesgo.

"El solicitante deberá justificar que se encuentra en peligro de muerte o grave daño personal por especiales circunstancias de su profesión, oficio o cargo que desempeña, o actividad económica que desarrolla, (...) para lo cual deberá aportar todos los elementos probatorios de que disponga", dice el formulario de revisión previa de documentos de la Supervigilancia.

Por qué la demanda
Según las empresas, los blindados se venden bien en la actualidad por tres razones primordiales:
1. La llegada de nuevas multinacionales, que requieren vehículos especiales para sus ejecutivos.
2. El traslado de algunas funciones de seguridad al sector privado, que demandan blindados para cumplir con sus funciones.
3. El ascenso social, que obliga a hombres de negocios a protegerse contra eventuales atentados.

Requisitos para el traspaso de un blindado

  • Formulario de solicitud debidamente diligenciado.
  • Nombre y dirección de la empresa en donde trabaja o actividad que desarrolla, así como la dirección del nuevo propietario y usuarios del vehículo blindado.
  • Soporte documental que acredite los requisitos de ley. El solicitante debe justificar que se encuentra en peligro y aportar los elementos probatorios a la Supervigilancia.
  • Fotocopia autenticada de la cédula de ciudadanía del actual propietario.
  • Fotocopia de la cédula de ciudadanía del comprador y de los usuarios del vehículo.
  • Fotocopia autenticada del certificado judicial nacional vigente para el comprador y los usuarios del vehículo.
  • Cuando el propietario o comprador sea persona jurídica, certificado de existencia y representación legal, autorización suscrita por el representante legal, fotocopia de la cédula de ciudadanía y certificado judicial vigente.
  • Carta del actual propietario, avalando la venta o transacción a realizar.
  • Si existe contrato de leasing, fotocopia del mismo debidamente numerado, autorización suscrita por el representante legal de la entidad financiera, certificado de existencia y representación legal y fotocopia de la cédula de ciudadanía.

    Fuente: Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada

Protección por horas

Otra modalidad para adquirir blindados es la del arrendamiento, actividad que también es regulada por la Supervigilancia.

En este caso, la responsabilidad del uso de los vehículos se la trasladó la entidad a las empresas arrendadoras, pues en la mayoría de los casos el servicio es contratado por multinacionales y embajadas que necesitan cuidar a algún personaje de visita fugaz a nuestro país.

Las empresas arrendadoras pueden ser las mismas blindadoras u otras legalmente constituidas que presten, exclusivamente, ese servicio. Ambas deben cumplir con estrictas normas de control frente a sus clientes y no pueden alquilar otro tipo de carros diferentes a los blindados.

Deben portarse bien

Los particulares con vehículos especiales como estos no pueden violar las normas de tránsito. Caso distinto es el Pico y Placa en Bogotá, que les permite circular sin restricción, lo que ha motivado su compra por parte de los conductores más pudientes.

Eso es preocupante para la Supervigilancia, toda vez que muchos incautos están comprando vehículos blindados de segunda, sin saber que, para moverse en ellos, deben contar con estrictos requisitos y la autorización de la superintendencia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.