Colombia es un país que devora motocicletas

Estos vehículos están en el ojo del huracán, pero su popularidad crece. Hay más de 6 millones de motos en todo el territorio nacional.

Redacción Motor

07:04 p.m. 06 de febrero del 2015

Carlos A. Camacho Marín
Subeditor Vehículos

A mediados del siglo pasado Colombia era conocida como la tierra del ‘Willys’, en alusión a la alta presencia de estos camperos; años más tarde, fue la tierra del Renault 4, del Chevrolet Sprint y del Mazda 323, los autos más populares que han rodado por nuestras calles y carreteras. Pero llegó el siglo XXI y Colombia ahora es territorio de motocicletas y todo indica que así continuará hacia el futuro.

Hasta el 31 de diciembre del 2014, según el Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, en el país había 6’022.451 motocicletas. Es probable que no todas ellas estén rodando debido a su alta ‘mortandad’ en patios de tránsito y talleres o sencillamente abandonadas, porque a veces es más fácil comprar una nueva que reparar una vieja moto.

Pero la cifra de más de seis millones no está ni en las cuentas del Gobierno. La semana pasada un informe del Departamento de Planeación Nacional (DNP), que era un soporte para discutir el Plan Nacional de Desarrollo, hablaba de cuatro millones. Pero las motos y sus ventas van más rápido. El año pasado se vendieron 75 motocicletas por hora para un total de 657.957, o sea, dos motos por cada carro nuevo (328.526 unidades).

Su versatilidad, economía, bajo costo de mantenimiento y los graves problemas y fallas del transporte público, más la pérdida de tiempo en los trancones, tienen a la moto como la preferida para superar esas dificultades. Y su aceptación crece a pesar de las múltiples restricciones que cada día imponen los alcaldes a sus usuarios, como el caso del día sin moto del pasado jueves en Bogotá.

Precisamente la capital del país, de acuerdo con los registros del Runt, sigue a la cabeza como la ciudad con más motocicletas. En Bogotá hay 425.284. Y pueden ser más porque muchas personas las matriculan en municipios vecinos. Por ejemplo, entre Funza y Zipaquirá suman 127.000 motos.

Este fenómeno se replica en varias zonas del país, es decir, las motos no necesariamente ruedan en donde están matriculadas. Por ejemplo, un municipio como Rivera (Huila), de no más de 20.000 habitantes, tiene en sus registros 109.925 motocicletas. Es el séptimo del país supuestamente con más motos, pero es sabido que la mayoría de ellas circulan por las calles de Neiva, que está a tan solo 15 kilómetros.

Envigado, que forma parte del área metropolitana del Valle de Aburrá, ocupa el segundo lugar con más motocicletas matriculadas, 324.315, pero Rionegro, Sabaneta e Itagüí aportan 309.328 motos. En cambio, en Medellín solo había matriculadas 24.127 motocicletas hasta el pasado 31 de diciembre.

Cali, después de Bogotá, es la segunda capital con más motos, 187.666, pero otros municipios del Valle del Cauca tienen amplios registros. Guacarí, Buga, Cartago, Pradera, Tuluá y Florida suman otras 395.937 motos.

Municipios en los cuales hay más motos que personas tenemos también en Santander. Girón (120.000 habitantes) es la cuarta población con más motos registradas, 176.867, y en Floridablanca ruedan 97.714. La gran mayoría andan por Bucaramanga, en donde solo hay matriculadas 30.510.

Este fenómeno se da porque algunos organismos de tránsito ofrecen más facilidades, son más ágiles en los trámites o los impuestos son más baratos en esos municipios, pero genera una distorsión que afecta la organización del tráfico, la planeación de obras, la seguridad vial e incluso las arcas de los municipios.

Una detallada revisión a los datos del Runt revalidan la popularidad de la moto como medio de trabajo o de transporte. De las más de seis millones de motos, 5’884.015 son aparatos de baja cilindrada, es decir, sus motores no superan los 200 cm3; 87.372 de media cilindrada (de 200 a 500 cm3) y 51.064 (más de 500 cm3) de alta cilindrada.

El mayor pedazo de la torta de la baja cilindrada se lo lleva Bajaj, que el año pasado vendió 178.203 motos; seguida por Yamaha, con 132.216. El tercer lugar fue para AKT, con 100.942; Honda, 98.443; Suzuki, 57.136; Kymco, 46.054 y TVS, con 21.865 motos vendidas. El líder de las ensambladoras es Auteco con sus marcas Bajaj y Kymco, seguido por por el Grupo Corbeta (AKT y TVS).

Estas motos están en un rango de precios que va de los 2,5 a los cuatro millones de pesos, con todas las facilidades de crédito y cuotas que son mucho más bajas de lo que le costaría a un usuario todo un mes de pasajes en el servicio público. No es un secreto. Usted se la puede llevar con el respaldo del recibo de la luz.

Así, mientras se dice que no habrá tanta plata para el metro de Bogotá, lo que sí ya es un hecho es que cada día más gente se subirá a la moto y los fabricantes lo saben. Este año empezarán a funcionar en Colombia al menos tres plantas de nuevos inversionistas.

Entre tanto, el Gobierno se hace el de la vista gorda con la regulación del mototaxismo, las licencias de conducción sin control y el mercado persa de los cascos, en un fenómeno como el de las motos, que se le salió de las manos y para el que las autoridades locales solo tienen un remedio: la prohibición.

Nota relacionada: Las motos viven a su manera

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.