Comparendos nacionales: aún reina el despelote para cancelarlos o protestarlos

Aunque el Simit ha avanzado notoriamente, las ciudades aún recaudan por su propia cuenta y tienen convenios con bancos diferentes a los del organismo.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

¿Qué pasa cuando un conductor bogotano recibe un comparendo en el departamento del Tolima, poco antes de ingresar al Huila para dirigirse a Neiva? ¿Cómo soluciona el problema si, para completar, recibe el parte el miércoles santo y no tiene más opción que cancelarlo el martes siguiente a Semana Santa, cuando ya estará en Bogotá de nuevo?

Hasta hace poco más de tres años, tan solo tenía tres opciones: prolongar el paseo un día más para cancelarlo u objetarlo en el municipio en donde el agente de tránsito lo radicaba; encargarle a un amigo neivano el pago del mismo, o ¿hacerse el gringo¿ y no cancelarlo.

Según el director de ejecutivo de la Federación Colombiana de Municipios (FCM), Gilberto Toro, hasta la creación del Sistema Integrado de Información de Multas y Sanciones por Infracciones de Tránsito (Simit), los conductores optaban por lo tercero.

¿Cuando arrancamos, en el 2004, tan solo el 25 por ciento de los comparendos nacionales eran cancelados ¿asegura el ejecutivo de la FCM-. Hoy se invirtió esa pirámide¿.

Según cifras del organismo, los municipios colombianos pasaron de recibir por ese concepto 7 millones de pesos anuales, en promedio, a recaudar 287 millones. Eso equivale, según la FCM, a un aumento del 1.270 por ciento, entre 1999 y el 2007.

¿Todos ganan?
Todas esas cifras se ven muy bien, si no fuera porque el sistema aún presenta fallas protuberantes: la primera tiene que ver con la propia Policía de Carreteras, algunos de cuyos agentes aún radican los comparendos ¿a la topa tolondra¿.

¿Supuestamente deben hacerlo en el municipio más cercano al área en donde imponen el parte ¿explica Haydeé Cañizares, directora del Simit-. Sin embargo, muchas veces lo hacen en uno u otro, porque les queda más cerca o porque se les hace tarde para llevar a cabo el trámite.¿

Esto se presta, naturalmente, para que se genere un tráfico de influencias entre el municipio y el agente de carreteras, más aún porque ambos, ciudad e institución, reciben cada uno el 45 por ciento de los recaudados por concepto de multas, mientras que el Simit recibe el 10 por ciento restante.

Según el brigadier general Luis Alberto Moore, director de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, sus agentes están en la obligación de radicar los comparendos durante las 24 horas siguientes a la imposición, en los respectivos municipios.

La idea es que queden registrados a tiempo ante el Simit y, así, los usuarios pueda cancelarlos en los tres días hábiles siguientes, como manda la ley, sin importar el rincón de la geografía en que se encuentren.

¿Esto no sucede siempre porque algunos de nuestros funcionarios esperan a tener varios comparendos para ¿meterlos¿ todos al tiempo ¿reconoce Moore-. Por eso les hacemos énfasis en que deben radicarlos en el municipio ubicado en su jurisdicción y dentro de los tiempos establecidos¿.

Un segundo vacío tiene que ver con aquellos pueblos más pequeños, cuyas oficinas no están sistematizadas y que llegan al extremo de guardar las copias de los talonarios en archivadores y hasta en cajas de cartón.

¿Cuando empezamos a implementar el Simit, encontramos casos extremos de desorden y corrupción: por ejemplo, funcionarios de las alcaldías salían a las plazas de sus pueblos con una caja de cartón llena de comparendos y los rompían a medida que los conductores pagaban por ello¿, recuerda la directora del organismo.

Por eso ha dirigido parte de sus recursos hacia la sistematización de las respectivas oficinas de tránsito y la adecuación de más Simit en el país, todo con el fin de agilizar la radicación de comparendos.

¿Lo que tratamos de decirles a los alcaldes es que, si organizan sus oficinas de tránsito, todos ganan ¿añade Toro, de la FCM-. Mientras en otras épocas el conductor tenía que averiguar, por su propia cuenta, en dónde estaba la liquidación de su comparendo, hoy la encuentra fácilmente con tan solo consultar la página electrónica del Simit y el municipio respectivo recibe su 45 por ciento más rápidamente¿. 

Las ciudades poco colaboran
Pero donde está el verdadero problema es en las ciudades más grandes, en las que -paradójicamente- tienen asiento las secretarías de tránsito más organizadas.

Bogotá, por ejemplo, es una de las que más obstáculos ha puesto en la inclusión de los comparendos, según el Simit. Esto significa para un turista bugueño, por ejemplo, tener que portarse muy bien en la capital, so pena de ser multado y no aparecer en el sistema cuando haya regresado a su ciudad.

Esta falta de diligencia puede tener su explicación en el monto de los recaudos: sin el Simit, Bogotá y los demás municipios del país recibían el 100 por ciento de los pagos por concepto de multas, mientras que con el Simit, están obligados a entregarle a ese organismo el 10 por ciento y quedarse con el 90. 

También tiene que ver con que cada ciudad tiene sus propias reglas de juego para el pago de los comparendos, y alianzas exclusivas con bancos diferentes.

Así las cosas, si un bogotano radica su pago en un banco diferente a Bancafé y AV Villas (los dos con los que el Simit tiene convenio), esa otra institución no tiene cómo conectarse con el sistema para registrarlo. A ojos de Bogotá, entonces, la multa queda pagada, pero a ojos del resto del país, ni siquiera existió.

Distinto es el caso del bugueño: ¿Si el comparendo de ese conductor no aparece en el sistema cuando llegue a su ciudad de origen es porque aún no lo han registrado. Basta con que presente la copia del mismo en nuestra oficina de su municipio y nosotros mismos lo incluimos y le damos el comprobante de pago¿, explica Cañizares.

Es importante aclarar que igual trámite deben seguir todos, sin importar si están registrados o no en el Simit:

Para poder cancelar la multa en una ciudad distinta a donde se cometió la infracción, es necesario ir primero al organismo de tránsito y solicitar en la respectiva oficina del Simit una liquidación del mismo.

El operario de turno ingresa al sistema, coteja que los datos del computador y del comparendo concuerden e imprime un recibo que incluye un código de barras. El infractor se dirige con ese recibo a cualquier banco AV Villas o Bancafé a realizar el pago.

Cumplido ese requisito, el código de barras registra el ingreso, que queda descargado automáticamente en el Simit, dentro de un proceso que no dura más de dos horas.

¿Y si no está de acuerdo?
No importa en donde cometa la infracción, es importante saber que, como su nombre lo indica, el comparendo es una orden a ¿comparecer¿ ante la autoridad de tránsito para aceptarlo o rechazarlo.

La pregunta es: ¿si la supuesta infracción se cometió el miércoles santo en la vía San Alberto-Santa Marta, ante quién reclamar en Bogotá?

Antes era prácticamente imposible hacerlo por fuera de la jurisdicción, de ahí que los infractores ¿rebeldes¿ resolvían no pagar por lo que, creían, no era justo hacerlo.

Instaurado el Simit, tampoco era posible ¿comparecer¿, pues para la autoridad de Bogotá era imposible verificar que la infracción cometida en cualquier carretera colombiana era justa o injusta.

De ahí que el organismo haya abierto una oficina de defensoría del usuario, a donde pueden acudir los infractores nacionales a rendir sus descargos.

Allí, el funcionario recibe la queja y la remite a la Policía respectiva, que está obligada a recibirla y pronunciarse. La idea es seguir el trámite vía ¿mail¿, como si estuviera ante el organismo, no importa el lugar del país en donde se encuentre.

Vale decir, finalmente, que el Simit tiene una cartera vigente de 1,5 billones de pesos, que se puede recuperar siempre y cuando se haga cumplir la ley.

¿Por eso no estamos de acuerdo con los comparendos pedagógicos ¿confiesa Gilberto Toro-. Las curvas estadísticas no han demostrado que cuando la Policía de Tránsito dedica sus esfuerzos a la prevención, bajan los comparendos y sube la accidentalidad¿.

Según el ejecutivo, esa cartera se puede recuperar si las ciudades grande si el Simit se convierte en una verdadera base de datos de multas y comparendos. ¿Eso permitiría un recaudo más rápido y representaría para los municipios ingresos muy superiores a los actuales¿, concluye Toro.


SIMIT EN EL PAÍS
Para lograr eficiencia en el recaudo de los comparendos, la oficina central del Simit dividió el país en nueve zonas con igual número de operadores.
1. Costa Atlántica: Bolívar, Atlántico, Magdalena, Guajira y San Andrés. Teléfono.: (4) 3126400.
2. Noroccidente: Antioquia, Chocó, Córdoba y Sucre. Teléfono: (4) 3126400.
3. Centro Sur: Tolima, Huila, Meta, Caquetá y Putumayo. Teléfono: (4) 3126400.
4. Suroccidente: Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Teléfono: (2) 6603163.
5. Centro Oriente: Cundinamarca, Boyacá, Casanare y Amazonas. Teléfono: (1) 4281710/22.
6. Nororiente: Santander, Norte de Santander, Cesar y Arauca. Teléfono: (4) 3126400.
7. Eje Cafetero: Caldas, Quindío y Risaralda. Teléfono: (2) 6603163.
8. Suroriente: Guaviare, Vichada, Guainía y Vaupés. Teléfono: (1) 5934020.
9. Bogotá, D.C. Teléfono: (1) 2954333 


CIFRAS QUE HABLAN
*Aunque la ley dio dos años para hacerlo, el Simit fue montado en 10 meses.
*Actualmente cuenta con 440 oficinas para el recaudo nacional y su meta es llegar a 600.
*Las oficinas les han transferido más de 63.000 millones de pesos a los municipios.
*A la Policía de Carreteras le ha transferido más de 29.000 millones de pesos.
*El sistema tiene más de 27 millones de registros.


TENGA EN CUENTA¿
*El paz y salvo es necesario para realizar cualquier trámite de tránsito.
*Para realizar cualquier reclamo ante el Simit o en defensorsimit@fcm.org.co., es necesario presentar la queja por escrito para que pueda gestionarlo ante el organismo correspondiente.
*La generación del Paz y Salvo y de la liquidación Simit no tienen ningún costo.
*Nunca se acerque a un AV Villas o un Bancafé, si previamente el Simit no le ha expedido una liquidación con código de barras.
*Verifique su estado de cuente en www.simit.org.co.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.