La complejidad de los sistemas de infoentretenimiento pone en aprietos a los conductores

Es la realidad de la conectividad. No se ha inventado del todo y su uso es más complejo de lo que parece, especialmente cuando median comandos de voz.

Redacción Motor

08:52 p.m. 15 de febrero del 2013

Revistas especializadas de Estados Unidos o Alemania coinciden en que el gran lunar de los vehículos actuales no tiene que ver con sus prestaciones o la calidad de su mecánica sino con los sistemas de conectividad, algo que aun está por descubrir el usuario colombiano pero que en los países más avanzados es 'cuento viejo'.

Las pruebas de ruta hechas por los expertos de la revista Consumer Reports, por ejemplo, ponen en tela de juicio MyFord Touch, no por su calidad, sino por su complejidad. "Es innecesariamente complicado y exigente (para el usuario)", dicen, mientras que un estudio de J.D. Powers concluye que los sistemas de conectividad instalados de fábrica en los vehículos actuales son "cada día más difíciles de utilizar".
 
¿Por qué? "Por el lenguaje", concluye David Sedgwick, de Automotive News. "Los sistemas que incorporen un lenguaje natural, capaz no solo de entender comandos precisos y puntuales sino de reconocer lo que el usuario quiere dentro de un contexto específico, le permitirán al conductor activar los apps, utilizando palabras comunes, como lo hace en su teléfono inteligente".

Tal como funcionan hoy, los sistemas de conectividad reciben órdenes con frases telegrafiadas, como por ejemplo, "activar radio, buscar 99.9" o "llamar a Camila". Tanto la construcción de la frase, como la modulación y hasta el volumen no concuerdan nunca con la manera como un ser humano se expresa comúnmente y eso desemboca en un mal funcionamiento del sistema cuando el computador 'no entiende'.

Lo malo del asunto es que los conductores jóvenes están exigiendo más y más aplicaciones de conectividad y los constructores 'se ven a gatas' para cubrir esa demanda porque van rezagados respecto a los teléfonos inteligentes. En otras palabras, le instalan de todo al carro, pero sin que el usuario pueda hacer uso de esos sistemas con todas las de la ley.
Con información de 'Automotive News'

El sistema 'Dragon drive'
La empresa de tecnología Nuance Communicationes Inc. diseñó una base de datos llamada 'Dragon drive', que permite hablar 'naturalmente' con los sistemas de conectividad y acceder rápidamente a los contenidos de los teléfonos móviles, gracias a una interfase intuitiva.

De hecho, marcas como BMW y Chrysler ya están incorporando este invento y Hyundai anunció su implementación en la próxima generación de vehículos. Lo malo de esta interfaz es que aun requiere una cabina silenciosa, un muy buen micrófono y, por supuesto, gran capacidad de almacenamiento de datos.
Por su parte, Ford continúa perfeccionando su sistema Sync, al punto que hoy reconoce más de 10 mil comandos, muchos más que los 100 que reconocía cuando incorporó la solución en el 2007.

Teléfonos vs. vehículos
El lenguaje natural en los teléfonos inteligentes es posible gracias a la capacidad de almacenamiento que logran, pues están conectados a 'la nube', unos centros de datos remotos que son accesibles a través de Internet. De hecho, Siri (Apple) o Google Voice no pueden funcionar sin estar conectados a ella.

Para los vehículos, una conectividad así implica unos costos muy altos, de ahí que muchos sistemas a bordo recurren al teléfono del conductor para poder ingresar a Internet... Y si el teléfono no funciona, la conectividad del carro tampoco.

Mucho descontento, pero...
La firma encuestadora Agoura Hills de California (Estados Unidos) encuestó a 20.704 propietarios de modelos de vehículos 2012 de varias marcas y descubrió que seis de cada 10 considera que las mayores fallas están en los sistemas de registro y control.

Sin embargo, a pesar de que la mayoría considera que la activación por voz es mala, el 80 por ciento dijo estar interesado en que los vehículos la sigan incorporando.
Fuente: Automotive News

¿Cuestión de edad?
Pagando un dinero extra, marcas como Infiniti y Lexus tienen un servicio al que llaman 'conserje' parecido al Chevystar de Chevrolet en Colombia, que consiste en acceder a un 'call center', en donde una persona soluciona los requerimientos del conductor.

Esta solución es ideal para conductores mayores, pero también para aquellos que se resisten a conversar con una máquina y prefieren recibir 'masticado'.

Lo malo de este sistema es que se presta para largas charlas y hasta para reclamos del usuario, cuando su fin último es mejorar la seguridad al volante.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.