Así nos comportamos en la calle según estudio del Fondo de Prevención Vial

Así nos comportamos en la calle según estudio del Fondo de Prevención Vial

Redacción Motor

04:14 p.m. 11 de marzo del 2011

Si fuera por la opinión que tienen de sí mismos conductores, peatones y motociclistas, transitar o caminar por las calles colombianas sería todo un placer. De acuerdo con el estudio del Fondo de Prevención Vial (FPV), el 67 por ciento de los encuestados se dio una calificación de 8 o más al evaluar su comportamiento en las vías.
 
Los colombianos califican 'muy bien' su comportamiento aunque lo observado sobre el terreno es bastante contradictorio, pues el estudio no solamente consultó a la gente sino que le hizo seguimiento a los peatones en varias ciudades del país. Solo un 16 por ciento se mostró más autocrítico al darse una calificación por debajo de seis.
 
Sin embargo, al indagar más a fondo, el 38 por ciento aceptó que tiene un comportamiento descuidado en las calles, y 40 por ciento comete infracciones en las vías.
 
En el trabajo de campo se determinó que la mayoría de los comportamientos peatonales son incorrectos. Estos obedecen a errores, lapsus y transgresiones.
 
En el caso de los errores, estos están relacionados con el entorno, falta de andenes, obstruidos o en  mal estado, confusa o deficiente señalización. Los lapsus están asociados a la falta de atención o costumbre. Por ejemplo, curzar sin mirar  a los lados, bajarse del andén involuntariamente y no buscar un paso peatonal seguro.
 
Por último, las transgresiones, que son los casos de mayor riesgo, casos en los que la gente argumenta falta de tiempo, o se pone en duda la idoneidad de la norma, pero además se justifica el mal comportamiento. El no uso de los puentes peatonales, las cebras y los semáforos son los casos más comunes.
 
¿Qué dicen los peatones?
 
Al evaluar las razones del mal comportamiento en las calles, los peatones sienten que la infraestructura no es adecuada para caminar y que no tienen suficiente espacio.
 
La infraestructura y la señalización mandan mensajes confusos o contradictorios, pero algo muy grave es que la mayoría siente que las normas son sólo para los conductores y son sólo estos quienes son sujetos de control.
 
En este punto el estudio determinó que hay un alto nivel de desinformación y se reporta la no existencia de control frente al cumplimiento de las normas peatonales, sumados a una falta de interés de la sociedad de premiar y censurar los comportamientos adecuados e inadecuados.
 
 
Principales conclusiones del estudio

-         No parece ser claro que todos somos peatones. Esto indica que no se tiene tan consciente el caminar o no se considera como un medio de transporte.
-         La gente se considera buen peatón a pesar de no serlo. Al no ser conscientes del rol que se juega, tampoco hay conciencia sobre derechos y deberes en las formas de actuar. Se crean infracciones y posibilidades de accidentes.
-         Actuar mal como peatón no tiene consecuencias. No hay castigos para quienes actúan de forma incorrecta como peatones.
-         Caminar tiene ventajas y desventajas      

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.