Para algunos compradores el tiempo de un carro en el mercado es su principal virtud

Tal vez por esto es que algunos vehículos concebidos en el siglo pasado, con los avances y desarrollos de su momento, siguen teniendo demanda por dichos compradores.

Redacción Motor

05:13 a.m. 10 de abril del 2015

2 Como si equipara la más potente y eficiente motorización actual, el mundo de los autos no se detiene y en cambio sigue hacia adelante a un ritmo desenfrenado que no tarda en dejar atrás lo que hasta hacía poco era lo más reciente y deseado por todos.

La ventaja de esto reside en que los sistemas y tecnologías que comenzaron siendo propias de los segmentos superiores y de los carros más exclusivos, lentamente pasan a hacer parte de los demás. Esto sucede en motores, tecnología, entretenimiento y por supuesto seguridad.

Sin embargo, es cierto que la implementación de cada vez más sistemas y tecnologías podría convertirse, como lo considera mucha gente, en más piezas y elementos propensos a fallos.

Al igual que el uso como taxi pone a prueba la durabilidad y robustez de un vehículo, el tiempo que dure en el mercado también da cuenta de ello. A esto hay que sumar el hecho que la consecución de repuestos será más sencilla y económica en razón de la mayor demanda de los mismos.

Otra de las ventajas es que al estar debidamente establecidas y no requerir actualizaciones, las líneas de ensamblaje no requieren mayor intervención para mantenerlas en funcionamiento. Es decir, la producción de dichos vehículos será más económica y por lo tanto el precio de venta al público también podrá mantenerse bajo.

Tampoco hay que obviar lo más evidente: si un modelo ha podido continuar en el mercado con cierta vigencia y sin mayores cambios, quiere decir que su conjunto motriz sigue siendo más que capaz para copar con las necesidades básicas de transporte de las personas.

Adicionalmente, cualquier tipo de fallo que hubiera podido presentar seguramente habrá sido corregido tiempo atrás, el personal capacitado para “meterle mano” con conocimiento será mucho mayor y por lo tanto podrá reducir los costos de mantenimiento. En suma, ventajas que el bolsillo de muchos agradecerán.

La verdad es que el tiempo ha probado que la calidad y durabilidad de estos vehículos es indiscutible, aunque tampoco se puede negar el hecho que contar con motores y plataformas desactualizadas los ponen en desventaja con productos muchos más modernos en términos de eficiencia (consumo), resistencia estructural, tecnología, comodidad y seguridad general.

Puede que en algunos casos estos aspectos no sean tan notorios, que en aspectos como tecnología y “juguetes” los compradores no los consideren como desventaja por cuestiones de gusto o necesidades, pero lo cierto es que ese ritmo desenfrenado al que avanza este mundo de los autos se dirige a paisajes cada vez más seguros, eficientes y cómodos.

Así como transitar por la anticuada malla vial capitalina sigue siendo viable y atravesar sus incontables huecos, baches y obstáculos sea todavía posible, muchos no tienen problema en seguir adquiriendo esos vehículos que a pesar de años y décadas en el mercado siguen ‘vigentes’. Sin embargo, la posibilidad de poder actualizar, mejorar y optimizar esto en todo sentido sería algo que indudablemente una gran mayoría agradecería y querría poder aprovechar al máximo.


Los más ‘veteranos’

Con su respectivo año de presentación, estos son algunos de los vehículos que han permanecido por más tiempo en nuestro mercado sin mayores cambios sustanciales en su motorización y/o su construcción.

*Nissan Sentra - 1992
*Fiat Palio / Siena / Strada / Weekend - 1996
*Chevrolet Spark Life -1997
*Renault Clio - 1998
*Suzuki Alto 800 - 1998
*Volkswagen Jetta Clásico - 1999
*Kia Rio Stylus - 2000

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.