Al comprar una moto nueva no olvide que esta requiere equipo adicional

Parte de su presupuesto se debe destinar a elementos de protección certificados y avalados y no sólo se trata de cascos. También existen botas, chaquetas, trajes para lluvia y hasta airbags.

Redacción Motor

02:27 p.m. 09 de diciembre del 2014

El pasado Salón del Automóvil dejó ver que la oferta de elementos de seguridad para motociclistas es amplia, y al mismo tiempo que crece la demanda de cascos y otras piezas de marcas reconocidas que además cuentan con certificaciones internacionales de protección. Un gran paso.

Pero los cascos, único elemento de seguridad exigido por el Código de Tránsito, son apenas la punta del iceberg, pues también existen chaquetas, pantalones, botas, trajes completos y accesorios con protecciones para las diferentes partes y articulaciones del cuerpo.

En el caso de las chaquetas también hay criterios de seguridad, como las certificaciones CE (Comunidad Europea) de vestimenta con protección para motociclistas, especificadas en los estándares EN1621-1 (para el cuerpo, a excepción de la espalda) y EN1621-2 (niveles 1 y 2, para protección de espalda).

Todos estos elementos, cuyos precios varían en el mercado según la marca y el nivel de protección que ofrecen, han sido diseñados con materiales de máxima calidad y cuentan con tecnologías y desarrollos, propios de cada marca o globales, que también están encaminados a proveer una buena dosis de comodidad.

Sin embargo, junto con la irresponsabilidad de quienes compran un casco solo por evitar la multa correspondiente por no utilizarlo, y peor aún, la de quienes venden modelos no certificados argumentando que lo son, hay una clara falta de difusión sobre la importancia de usar dichos elementos y más aún sobre las normas internacionales que los avalan.

Montarse en una moto ya supone un aumento en la vulnerabilidad al verse involucrado en un accidente de tránsito, pero de la misma forma el incremento en el riesgo y las lesiones recibidas dependen principalmente del conductor, sus decisiones al momento de elegir el equipo de protección y el uso de razón que aplique o no al conducir.

Hasta que no se dé un cambio cultural y de la mentalidad de “eso no importa”, “no pasa nada” y tantas más, efectivamente no pasará nada y seguirá pasando de todo, cada vez con más motociclistas lesionados y muertos por una vasta falta de cultura, respeto y responsabilidad al volante, y una ignorancia igual de grande frente a elementos de seguridad tan básicos como el casco y unos guantes.

Los cascos ‘se rajan’
La venta de motocicletas en Colombia no parece tener frenos, pero la importancia dada a los elementos de seguridad apenas va en primera.

Solo en cascos, el Fondo de Prevención Vial reveló hace un tiempo que el precio promedio de uno bueno es de 281.212 pesos, pero que el promedio de compra es de apenas 70.000 pesos.

Estos resultados hacen parte de unas pruebas realizadas en abril pasado en los laboratorios del Centro de Experimentación en Seguridad Vial (CESVI) con adecuaciones con tecnología canadiense específicamente para este fin, que también revelaron que en absorción de impactos, el 63.8 por ciento de los 216 cascos evaluados no aprobó el ensayo y que en las de penetración el 69.4 por ciento ‘se rajó’.

En la prueba de protección de barbilla no pasaron el 77.8 por ciento y en la de efectividad, que mide la capacidad del casco de permanecer en su lugar durante un choque, el 75 por ciento de los modelos no pudo cumplir con ese cometido. Y aún más preocupante, el 97.2 por ciento de las referencias no aprobó la prueba de resistencia del sistema de retención, encargado de mantener el casco en la cabeza.

¿Cuál es el casco más seguro?
Algunos estudios muestran que los cascos que cubren de las orejas hacia arriba (‘beanie helmet’ o ‘half helmet’) solo protegen la cabeza el 38.6 por ciento de las veces, y que los abiertos, que cubren la parte de atrás de la cabeza, harán lo propio en el 55.5 por ciento de los casos. Ambos requerirán, además, protección adicional para ojos y barbilla.

En cuanto a los cascos cerrados y modulares (abatibles) sigue habiendo mucha discusión respecto a si el segundo puede ofrecer el mismo nivel de protección que el primero, pero en cualquier caso sus certificaciones pueden dar un buen indicio de ello. Las más exigentes son la DOT (Department of Transportation, de Estados Unidos), ECE 22.05 (Comisión Económica para Europa) y Snell M2015 (Snell Memorial Foundation), las cuales proveen etiquetas en los cascos que cumplan con sus requerimientos.

Y claro, igual de importante es escoger un casco de la medida adecuada. Al ponérselo y abrocharlo, debe quedar firme pero sin hacer presión sobre la cabeza. En un sitio calificado lo ayudarán con sus medidas.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.