Comunicación entre vehículos es casi una realidad

Esta tecnología, basada en los pilares 'seguridad' y eficiencia', estaría disponible en el 2015. Audi, Volvo, Ford, Honda, BMW y Mercedes están a la cabeza.

Redacción Motor

08:03 p.m. 07 de marzo del 2014

La comunicación V2V (vehículo a vehículo) y V2I (vehículo a infraestructura), denominada en Europa Car2Car, podría ser obligatoria para todos los vehículos del mundo más pronto de lo que se cree.

Esta idea que no es nueva en Estados Unidos, pues está impulsada por la agencia nacional de seguridad vial de ese país (NHTSA) como recurso para reducir drásticamente el número de accidentes en carretera.

De acuerdo con la entidad, el protocolo V2V se instalaría de serie en todos los vehículos de nueva factura para establecer una comunicación permanente entre vehículos y permitirles ‘hablar’ con semáforos y señales de tránsito, en tiempo real.

El objetivo de esta tecnología es también introducir un filtro de seguridad que trabaja en segundo plano, capaz de actuar una vez se detecte un posible riesgo de colisión o atropello por causas como la distracción o la falta de visibilidad.

Firmas como Audi, Volvo, Ford, Honda, BMW y Mercedes-Benz se encuentran a la cabeza en el desarrollo y experimentación de estas tecnologías de comunicación, enfocadas especialmente en el mejoramiento de los sistemas de frenada autónoma de emergencia.

Según voceros de la NHTSA y de la Comisión Europea de Seguridad Vial, gracias a los grandes avances y la creación de un mismo protocolo de funcionamiento, los sistemas de comunicación V2V y V2I podrían ser una realidad en el 2015.

Tecnología efectiva

El potencial de la implementación de un protocolo de comunicación a gran escala es muy alto. Según diferentes informes internacionales, la comunicación V2V, conseguiría reducir en un 80 por ciento los accidentes en carreteras y autopistas.

Una misma plataforma

Mediante el programa AdaptIVe, lanzado a comienzos de este mes, fabricantes de vehículos e institutos de investigación tienen ya un estándar global de comunicación, regulación y la aplicación de esta tecnología que, a su vez, sirve de base para la conducción autónoma.

Falta plata e infraestructura

El dinero es, sin duda, uno de los principales escollos para la implementación de esta tecnología, además de la adaptación de las infraestructuras viales. Los costos de la implantación de estos sistemas de comunicación en los vehículos supondría un sobrecosto de entre 74 y 150 euros por cada unidad nueva.

Tecnología en desarrollo

El asistente para semáforos de Audi, el freno de emergencia electrónico de Ford o la alerta para peatones de Honda son ejemplos claros de cómo esta tecnología es capaz de intercambiar información con vehículos, infraestructuras y peatones en pro del mejoramiento de la seguridad.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.