Conducción autónoma se maneja en 5 niveles

Hay cinco niveles tecnológicos que van desde la casi completa responsabilidad del manejo del conductor hasta la eliminación total de su intervención. 

Por: Giovanni avendaño

05:19 p.m. 17 de mayo del 2017
BMW iNEXT, conducción autónoma

BMW iNEXT, conducción autónoma

Ante el caudal tecnológico que en la última década ha inundado, afortunadamente para bien, a la industria automotriz en materia de ayudas a la conducción y segudirdad que cada vez más se encaminan a dejar en manos de los sistemas automáticos la conducción, la Sociedad de Ingenieros Automotrices (SAE por sus siglas en inglés) decidió en 2014 dividir en 5 escalones la que hoy conocemos como conducción autónoma. 

Consumers Report quiere que Tesla desactive el Autopilot

Consumers Report quiere que Tesla desactive el Autopilot

Así, lo primero que hay que decir es que la conducción autónoma ya está en nuestras calles, y aunque no en la forma automatizada que nos imaginamos, presente en muchos carros que cuentan con sistemas que han relevado del volante a los conductores.

En el país podemos encontrar múltiples ejemplos de variadas marcas con automóviles que ofrecen entre otras la opción de un control de crucero adaptativo, o un asistente de parqueo, que ayudan a descender o tomar una pendiente, que mantienen el carril, así la infraestructura no esté al día, o que alertan desde objetos en puntos ciegos y hasta intervienen en los frenos ante un riesgo de colisión inminente por alcance.

Todo eso ya está acá en Colombia, principalmente en el segmento Premium. Pero aún estamos en un nivel muy bajo de conducción autónoma.

Autopilot de Tesla

Autopilot de Tesla

Y es que cada una de estas tecnologías fueron clasificadas por la SAE, según su nivel de complejidad, en cinco grupos que a medida que avanzan le van restando participación al conductor y que se escogieron de acuerdo a sus posibilidades, también en cinco claves:

1. Acelerar y frenar de manera automática
2. Intervención en la dirección
3. Detección de obstáculos y respuesta
4. Condiciones específicas (se refieren a que no funcionan en todo momento)
5. El papel del conductor. Si este debe intervenir la mayor parte del tiempo o si puede incluso eliminarse hasta que el humano sea un pasajero.

assitente de parqueo

Asistente de parqueo

Niveles de conducción autónoma
Entonces, según las normas de la SAE cuya última revisión se hizo en septiembre del año pasado, la conducción autónoma se divide en:

1. Asistencia al conductor
Todo carro que tiene algún sistema de automatización de la conducción, ya sea un control de crucero adaptativo, acelerar y frenar, o también para intervenir en la dirección, sin que ambos sistemas actúen al mismo tiempo. No hay sistemas de detección de objetos

Asistente de parqueo

Asistente de parqueo

2. Automatización parcial
Aquí se encuentran en acción los sistemas de freno, acelerador y dirección al mismo tiempo, por lo que el conductor debe estar atento a eventualidades pero, en un tráfico constante de ciudad, puede olvidarse de conducir sin abandonar su puesto de conducción, pues aún no hay sistemas de detección y respuesta ante objetos y las ayudas funcionan bajo ciertas circunstancias como clima, geografía y terrenos (hay sistemas que si el carro no viaja en carriles delimitados, no funcionan).

El conductor debe seguir en su puesto de mando. En este grupo entraría el sistema de asistente de parqueo automático que conlleva sensores, cámaras y hasta GPS.

Toyota y su conducción semi autónoma

Toyota y su conducción semi autónoma

3. Automatización condicionada
Es un peldaño más hacia la automatización pues además de la tecnología con que viene el vehículo anterior, este ya cuenta con un sistema de detección y respuesta de cualquier clase de objetos que estén en la vía y bajo cualquier circunstancia. El nivel de alerta del conductor en este punto solo se limita a verificar que no haya un fallo de los sistemas.

En este caso debe estar preparado para asumir el mando, con un previo aviso del sistema, por ello el conductor debe seguir en su puesto.

Toyota y su conducción semi autónoma

Toyota y su conducción semi autónoma

4. Automatización elevada
En este punto el conductor puede dejar su puesto pues ya no es necesario para la conducción, ni siquiera si el sistema de automatización falla pues este ya tiene cómo resolver sus propios inconvenientes y detener el vehículo de forma segura en caso de ser necesario. El único obstáculo que tienen los sistemas en este caso son las condiciones externas, en términos de una infraestructura inacabada (como la nuestra), una navegación GPS que no esté actualizada, un terreno que no sea propicio para la conducción y otras condiciones similares.

Carro autonomo de Google

Carro autonomo de Google

5. Automatización completa
Este último nivel es la suma de todos los anteriores y además ya no existirían condiciones externas que limiten la conducción, así que puede seguir bajo cualquier circunstancia o terreno y evadir cualquier situación en cualquier lugar. En este caso el conductor se convierte en un pasajero y se omitirían todos los elementos que hacen posible la conducción humana como volantes, palancas o pedales. Para que esta funcione se requiere una comunicación permanente del carro con la infraestructura (señales de tránsito, alertas en la vía, sensores en las calles, etc) e incluso, la comunicación entre vehículos, que serviría para los sistemas de anticipación.

DATOS
- Los sistemas de frenado autónomo de emergencia o mantenimiento del carril se consideran por debajo del primer nivel de conducción autónoma, pues hacen parte de la seguridad activa.

- Los sistemas de parqueo automático que requieren del conductor para frenar están considerados en el nivel 1 de la conducción autónoma.

- En la actualidad los fabricantes más avanzados han logrado probar hasta el tercer nivel de conducción autónoma. En Colombia llegamos a un nivel 2 básico.

Noticias recomendadas

Más noticias

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.