La conducción predictiva asesorará al conductor. El próximo gran paso

Está en capacidad de predecir cómo afectan variables como el tráfico, el clima, el estado de la vía y su diseño, entre otros factores, en cada recorrido que hace un conductor a bordo de su vehículo.

Redacción Motor

06:15 p.m. 20 de febrero del 2015

Desde hace varios años una nueva tecnología está cocinándose en los laboratorios y centros de tecnología de los fabricantes de autos, por medio de la cual los vehículos memorizan nuestros hábitos de manejo y rutinas, en beneficio de un menor consumo de combustible.

Según los fabricantes, dicha tecnología no sólo aporta un menor gasto energético, sino que añade seguridad en tiempo real al brindar mensajes de alerta sobre incidentes en la vía, cambios en el tráfico y posicionamiento de otros usuarios, en especial cuando nuestros sentidos no son capaces de advertir todo cuanto ocurre a nuestro alrededor.

Volvo, Honda, Audi, Rolls-Royce y Mercedes-Benz ya han anunciado tecnologías de conducción predictiva con la incorporación de mapas topográficos, posicionamiento GPS y conexión en tiempo real con el estado del tráfico, lo que le permite al sistema asesorar al conductor sobre la relación de cambio más adecuada de acuerdo a tipo de pendientes en el camino, velocidad promedio en la que debe transitar para evitar detenerse en un semáforo en rojo y/o tomar la ruta menos congestionada.

Aunque la principal y verdadera razón de ser de la conducción predictiva es el ahorrar combustible o energía en autos híbridos y 100 por ciento eléctricos, el sistema también mejora la seguridad de los conductores al poder integrarse con tecnologías como la comunicación entre vehículos (V2V o Car2Car) y conocer de antemano el estado de las vías, especialmente en época de invierno.

Esta tecnología es sin duda un paso previo a la conducción autónoma. La gran diferencia es que la predictiva asesora y en ningún caso toma decisiones, dejando en manos del conductor todo el protagonismo a la hora de ejecutar las recomendaciones o hacer caso omiso de las mismas.

Algunos sistemas en acción

Volvo I-See y Mercedes predictive powertrain control, son los primeros sistemas comercializados bajo la idea de conducción predictiva con mejoras en consumo de hasta un 10 por ciento. Estos se sirven de la información del GPS y de una base de datos de mapas para conseguir que el motor y la transmisión adapten su trabajo a las condiciones cambiantes del camino, para así conseguir la máxima eficiencia.

El i-acc de Honda

Este sistema de conducción predictiva del fabricante japonés utiliza una cámara y un radar para detectar la posición de otros vehículos en la vía, calcula la probabilidad de que los vehículos próximos se incorporen por delante del nuestro y reacciona automáticamente ante la incorporación de estos mediante una frenada ligera para mantener la distancia entre vehículos. La diferencia con el resto radica en que este sistema tiene un componente semi autónomo con los frenos. De acuerdo con Honda esta tecnología estará instalada este año en su modelo CR-V de venta en Europa.

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.