Conozca algunos detalles de cómo se fabrican las llantas

La rueda, un sencillo y antiguo invento que cambió la historia de la humanidad, es hoy un elemento automotor de alta tecnología.

Redacción Motor

02:30 p.m. 21 de marzo del 2014

Han pasado muchos años desde que alguien se inventó la rueda, por allá en el año 5500 a.C. Hoy la cosa es a otro precio y con mucha tecnología.

Para la manufactura de una llanta se usan materias primas, como pigmentos, químicos, 30 tipos diferentes de caucho, cuerdas de tela, alambres, etc. El proceso comienza con la mezcla de caucho básico con aceites de proceso, negro de humo, pigmentos, antioxidantes, aceleradores y otros aditivos, cada uno le da ciertas propiedades al compuesto.

Estos ingredientes se unen en una mezcladora gigante que opera bajo un intenso calor y presión. De allí sale un solo compuesto caliente, negro y pegajoso que será molido una y otra vez.

El caucho frío toma diferentes formas. Es procesado dentro de bandas que lo transportaran a molinos de interrupción. Estos molinos alimentan el hule dentro de pares de rollos masivos, una y otra vez, alimentando, revolviendo y mezclando para preparar diferentes compuestos para los molinos de alimentación, donde son cortados en tiras y después llevados por bandas transportadoras para hacer costados, bandas de rodamiento u otras partes de la llanta.

Otra clase de caucho se usa para hacer el cuerpo de la llanta. La tela viene en enormes rollos, y es tan especial y crítico como la mezcla de caucho. Muchas clases de tela son usadas, como el poliéster y el rayón. La mayoría de las llantas para pasajero tienen cuerdas de poliéster.

Hay otro componente, con forma de aro, llamado talón. Contiene cable de acero con alta tensión formando el esqueleto, el cual se ajustará al rin del vehículo. Los hilos se alinean a una cinta cubierta con caucho para pegarlo, luego se cortan en vueltas que después son unidas para asegurarlos hasta que sean ensamblados con el resto de la llanta. Las llantas radiales son construidas en una o dos máquinas. La llanta comienza con una doble capa de goma sintética llamada camada interna que sellará con el aire y permitirá que ésta no tenga cámara.

Enseguida vienen dos capas de tela, las cuerdas. Dos tiras llamadas ‘apex’ solidifican el área justo arriba del talón. Después, un par de tiras ‘chafer’ son añadidas, llamadas así porque resisten al roce de la llanta con el rin cuando es montado al vehículo.

Las máquinas de construcción ‘preforman’ las llantas radiales, en una forma muy cercana a su dimensión final para asegurarse de que todos los componentes estén en una posición adecuada, antes de que la llanta pase al molde.

Luego, la constructora de la llanta agrega los cinturones de acero que resisten pinchaduras y sostienen fuertemente a la banda de rodamiento contra el piso. Ésta es la última parte de la llanta. Después de que rodillos automáticos presionan todos las partes firmemente, la llanta radial ahora es llamada llanta verde y está lista para inspección y vulcanización.

La máquina de vulcanizado es donde la llanta adquiere su forma final y tipo de pisada. Moldes calientes, como una waflera gigante, le dan forma y vulcanizan la llanta. Los moldes están grabados con el modelo de pisada, las marcas del costado del fabricante y aquellas requeridas por la ley.

Las llantas son vulcanizadas a más de 300 grados durante 12 a 25 minutos, dependiendo de su tamaño. Al momento en el que la prensa se abre, las llantas son sacadas de sus moldes y llevadas por transportadores para ser terminadas e inspeccionadas.

Luego viene una inspección visual para detectar defectos e imperfectos. Si se encuentran, la llanta es rechazada. También se hace una inspección con Rayos X.

Con información de Goodyear Colombia

Los controles de calidad

“Si algo está mal con una llanta, hasta la más mínima imperfección, esta es rechazada. Algunos defectos son percibidos por inspectores visuales y manuales, otros son detectados por máquinas especiales de Rayos X.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.