Consejos para mantener la capota de los convertibles en buen estado

Por ser la parte más visible del vehículo, requiere una atención especial para su conservación. Paso a paso para evitar daños irreversibles.

Redacción Motor

07:40 p.m. 05 de julio del 2013

La capota de lona en un auto convertible requiere una atención especial, pues es muy exigente en cuanto a sus cuidados. La limpieza se debe hacer de forma periódica ya que, estéticamente, es una de las piezas más visibles del vehículo, junto con el interior, del cual hablamos recientemente.

Por lo general, los materiales de las capotas vienen de dos tipos: poliéster o vinilo. El primero es repelente al agua, mientras que el segundo es impermeable. Sin embargo, el cuidado que hay que tenerles es el mismo para ambos casos.

La capota se debe lavar con abundante agua y utilizando un champú especial. No se deben utilizar detergentes comunes y productos de limpieza que tengan contenidos de alcohol, ya que pueden deteriorar el material de la lona y, en el peor de los casos, mancharla o decolorarla.

El primer paso, antes de lavar, es aspirar la capota para retirar el polvo que tenga acumulado. Luego, humedecerla con solo agua, sin utilizar manguera a presión, pues así se pueden generar daños en los cauchos y las uniones de la capota con la carrocería del auto.

La aplicación del champú, diluido en agua, se debe hacer preferiblemente con una toalla, realizando movimientos circulares y apoyado eventualmente con un cepillo de cerdas suaves, pues las duras causan daños irreparables en las fibras.

Si su capota tiene zonas trasparentes en vinilo, utilice solo agua y toalla de microfibra para evitar rayaduras, y por ningún motivo eche mano de limpiadores de vidrios, pues estos deterioran el material de forma irreversible.

Para el secado, lo mejor es dejar el vehículo al aire libre; sin embargo, puede usar una toalla limpia y seca para retirar los excesos de agua, ejerciendo presión en las zonas que se necesite. Nunca frote la capota para secarla.

Mantenga la permeabilidad

Cuando salen de fábrica, las capotas vienen con una película que se encarga de impermeabilizar y protegerla de los rayos ultravioleta. Con el tiempo -y por causa de la luz solar, la lluvia y los lavados-, esta película se pierde y el agua empieza a ser absorbida por la lona. Para solucionarlo, se debe realizar un mantenimiento anual para devolverle esas propiedades mediante la aplicación del producto especial para capotas. Este trabajo se debe realizar en un sitio especializado.

Recomendaciones extra

*No deje que laven la capota con máquinas de lavado a presión.
*Procure estacionar el vehículo bajo techo para evitar la acción del sol.
*Elimine tan pronto como le sea posible los excrementos dejados por los pájaros para evitar manchas.
*Evite plegar la capota cuando esté mojada para evitar la acumulación de agua y la aparición de moho.
*No deje recogida la capota por largos periodos de tiempo, esto evita la aparición de pliegues en la tela.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.