Consejos para realizar una buena 'prueba de manejo' a los carros que ofrecen los concesionarios

Las vitrinas de autos ofrecen 'test drive' o pruebas para que personas interesadas puedan ver, oler, oír y sentir los carros. Les contamos los aspectos se deben tener en cuenta al realizarlas.

Redacción Motor

07:49 p.m. 05 de octubre del 2012

Una vuelta a la manzana no es suficiente para probar las bondades de los vehículos. Menos aun si la manzana resulta ser un circuito alrededor del concesionario, en línea recta, con dos personas a bordo, a ritmo de trancón y acompañado de un funcionario que -a veces- poco sabe de lo que está vendiendo.

En otras palabras, 500 metros no es una prueba indicativa de cómo puede funcionarle un carro que va a tener por miles de kilómetros.

Pero es lo que muchos distribuidores le ofrecen a su comprador potencial para 'enamorarlo' rápidamente de la marca y el modelo específico, una oportunidad que no se tenía hasta hace pocos años pero que hoy puede ser aprovechada al máximo si se conduce el vehículo con los cinco sentidos.

Para empezar, lo recomendable es no subirse al carro que sabe con certeza que jamás comprará. Lo mejor es escoger justo el 'demo' del modelo que busca, o al menos el de uno similar (si es compacto, que sea compacto; si es SUV, que lo sea también), y circular por las avenidas y calles que utiliza a diario para saber si se siente cómodo al timón: al correr por rutas conocidas, puede percibir cómo funcionan las suspensiones, los ruidos de marcha, los espacios de parqueo y demás detalles del potencial vehículo, en su vida diaria.

Invite a la familia
Esa prueba debe hacerse idealmente con quienes se beneficiarán del carro (la familia, los amigos) y a través de diferentes tipos de vías (pavimentadas, destapadas, con huecos, con rizados). La gran ventaja es que éstas no son nada difíciles de encontrar en este suelo lunar por el que circulamos a diario.

Otro 'test' obligado: condúzcalo por subidas pronunciadas y con el cupo lleno. Pruebe los frenos y la aceleración sin pudor y esté atento al comportamiento de la suspensión cuando pase por ondulaciones, pavimento maltratado o en las curvas pronunciadas. No olvide que allí recae gran parte de la seguridad.

Y una recomendación final: además de manejar, viaje un rato en los asientos traseros mientras otro conduce. Eso le da una idea de la vida a bordo, como el aire que se respira atrás, la comodidad de esos asientos o el comportamiento de la suspensión trasera.

RECUADROS:
Lo que debe oír

Ruidos excesivos en el tablero y las puertas.
'Topeteos' de la suspensión cuando pase por huecos.
Sonidos de la lámina o los tapizados al cerrar las puertas.
Chirridos al frenar.
Desajustes en la barra de cambios.
Aire acondicionado demasiado ruidoso.
Chirridos de los asientos o traqueteo de los espaldares.
Traqueteo de la puerta trasera del 'hatchback'.
Funcionamiento disparejo del motor.
Ruido excesivo de la máquina (delata mal aislamiento de la cabina).

Lo que debe oler
El típico 'aroma a nuevo'.
Si hay filtraciones del dióxido de carbono o si se cuela el 'huevo duro' del catalizador.
Olores provenientes del aire acondicionado.

Lo que debe preguntar
Absolutamente todo. Usted va a gastar una suma considerable y tiene derecho a saber desde los términos de la garantía y el funcionamiento del carro hasta los costos de mantenimiento.

Lo que debe ver
La apertura y el cierre de puertas, capó y baúl debe ser suave, y la 'luz' que queda al ajustar, pareja.
Los vidrios de ventanas, espejos y panorámicos no deben presentar ondulaciones ni defectos de montaje en los empaques.
Visibilidad adecuada y espejos exteriores precisos.
Tablero, botones, puertas de las guanteras, espaldares de los asientos, terminaciones en los tapizados de puertas, pisos, techo y parales no tienen por qué presentar descuadres de algún tipo.
Las ventanas deben subir y bajar sin problema, y ajustar perfectamente arriba y abajo.
Las molduras exteriores, como faldones, estribos, 'spoilers' o parachoques no pueden verse caídos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.