Consultorio de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Consultorio de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 30 de abril del 2010

Otra metida de mano al bolsillo de los automovilistas 

A raíz de las últimas protestas de estudiantes y ciudadanos en contra del Sistema Transmilenio, -los unos pidiendo la gratuidad del servicio como consecuencia de la trágica muerte de niños; y los otros, reclamando un mejor servicio pues se pasó de 'los racimos humanos' a la 'lata de sardinas', - viene haciendo carrera entre algunos dirigentes políticos de Bogotá y funcionarios de la administración Distrital la posibilidad de que sean los propietarios de vehículos particulares, quienes a través de un nuevo impuesto subsidien la prestación del transporte gratis para los muchachos. 

No me opongo a que haya una tarifa especial para los estudiantes, pues eso ocurre en otros países. Pero si quiero alertar por la forma como se nos quiere meter la mano al bolsillo a los automovilistas. 

Ya de por sí, nosotros contribuimos con una gran parte de la sobre tasa a la gasolina para la construcción de las vías exclusivas de Transmilenio, pagamos impuestos costosos de rodamiento y semaforización durante todo el año, y solamente podemos usar el carro durante nueve meses por el famoso pico y placa del alcalde Samuel Moreno. 

Les sugiero a esos genios que miren para otro lado. Según le escuché esta semana a un experto, por cada cien pesos que recibe Transmilenio, solamente el 4 por ciento va para las arcas del Distrito. El resto se lo reparten entre los propietarios de los buses articulados (nueve empresas), de los alimentadores y la empresa encargada del recaudo.   

Como si fuera poco, en esa 'repartición' injusta a los bogotanos nos toca que construirles las vías a los 'pobres' empresarios, la infraestructura (estaciones y puentes de acceso), y costear la seguridad que brindan los jóvenes policías. Y como decía, a Bogotá solamente le toca el cuatro por ciento de la torta. 

Por eso, pienso que es hora de revisar ese esquema, o de que los empresarios se metan la mano al 'dril'  porque no es posible que quieran sacarnos más plata de nuestros ya aporreados bolsillos, cuando nueve empresas se lucran diariamente con el transporte de más de un millón de pasajeros  que tiene que pagar 1.600 pesos en cada recorrido. Hagan las cuentas.

Gilberto Riaño 

Los señores congresistas nos metieron otro gol con la nueva reforma del Código Nacional de Tránsito, pues resulta que ahora la revisión técnico mecánica será anual para quienes tenemos carros con más de seis años de uso, cuando la veníamos haciendo cada dos años. 

Por lo menos me gustaría saber quién fue el autor de ese golazo que, en mi opinión, solo beneficia a los dueños de los centros de diagnóstico; y que de paso, nos explique cuáles fueron los criterios que tuvo en cuenta para hacer esa modificación, que no se me ocurren que sean otros distintos a llenar las arcas de los empresarios.  

Con esto, lo que tendremos a futuro es los señores del tránsito encima, mientras por su lado pasan como si nada cientos de cacharros de 'servicio público' echando humo, contaminando, sin luces, pero para ellos no hay ley que valga. 

Hernando Gómez 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.