Demasiada contaminación de CO2 en Suecia: comodidad o ecología, he ahí el dilema sueco

Saab y Volvo están enfocando sus esfuerzos para bajar los niveles de contaminación en Suecia, su país de origen, pero la gente busca carros grandes.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

IVAR ERMAN
The New York Times News Service

Daderyd, Suecia.- Tal vez ningún otro europeo como el sueco conserva un amor tan fiel por los autos grandes y cómodos.
Y por una buena razón: Volvo y Saab, dos de las marcas más reconocidas del mundo por su comodidad y seguridad, provienen de su propio patio.

"Somos los verdaderos Svensson", dijo Victora Klintber, una maestra que conduce una espaciosa Saab con capacidad suficiente para trastear por toda la ciudad a sus dos hijos, un perro labrador y su esposo Matti. Para ella, esa Saab es parte de su esencia, de su ¿ser sueca¿. "Debemos tener una camioneta", anota.

Mientras la preocupación por el calentamiento global tiene gran resonancia en este país, la relación del sueco promedio con los autos cómodos y altamente contaminantes se vuelve mayor.

Estadísticas recientes de la Unión Europea demuestran que por Suecia ruedan los vehículos más contaminantes de Europa Occidental. Muchos de ellos son Volvo y Saab, cuyos modelos espaciosos y con muchos caballos de potencia, emiten un alto nivel de bióxido de carbono, gran culpable del ¿efecto invernadero¿.
Cifras del 2004 indican que, mientras un vehículo nuevo promedio de la Unión Europea lanzaba al aire 163 gramos de ese gas por cada kilómetro, el equivalente sueco emitía 196.

Otro estudio realizado por la Agencia de Protección Ambiental de Suecia concluyó que los vehículos más contaminantes de este país se encuentran precisamente en Danderyd, un adinerado municipio que recibe emisiones promedio de 211 gramos por kilómetro.

La ¿Unión¿ hace la fuerza
En la actualidad hay un debate en Suecia con el que se buscan fórmulas para reducir las emisiones de bióxido de carbono de los vehículos que ruedan por Danderyd, una ciudad que ya se asemeja a las de otros países europeos, especialmente las alemanas, cuyos ciudadanos aman los grandes autos de lujo.

Pero fue en febrero pasado cuando esta iniciativa adquirió relevancia, toda vez que la Comisión Europea propuso reducir las emisiones de bióxido de carbono de los nuevos vehículos de pasajeros a 120 gramos por cada kilómetro para el 2012.

Así mismo, la Unión Europea está obligando a los suecos a cambiar paulatinamente el apoyo desinteresado hacia sus preciados fabricantes y fomentando una mentalidad más verde, acorde con una nación que, en el año 2003, obtuvo una cuarta parte de su energía de fuentes renovables.  

"En los años 50, cuando Volvo y Saab decidieron construir autos más pequeños y populares, redefinieron al ¿sueco típico¿ -afirmó Gunnar Falkemark, experto en ciencias políticas que ha escrito extensamente acerca de la industria automotriz sueca-. Ese sentimiento se arraigó y gracias a ello las personas siguen comprándolos".

En la década de los 90, Volvo y Saab fueron adquiridos por Ford y General Motors, respectivamente y, en el 2005, las marcas ya ocupaban el 40 por ciento del mercado automotor de Suecia. La totalidad de los modelos más vendidos el año pasado en este país fueron construidos por esos dos fabricantes.

La más reciente versión del auto número dos en esta lista, la camioneta Saab 9-5, produce emisiones promedio de 218 gramos de bióxido de carbono por kilómetro, mientras que la Volvo V70, que ocupó el primer lugar en ventas en el 2006 con un 10 por ciento de penetración en el mercado, emite 231 gramos, más de 100 gramos por encima de las metas fijadas por la Unión Europea.

BAJARLE AL ORGULLO
La popularidad de estas dos marcas es el principal factor por el cual Suecia ocupa el primer lugar de la lista de emisiones europeas, debido a su gran penetración en el mercado nacional, según analistas.

Debido a que Saab y Volvo constituyen una parte crucial de la economía de su país de origen, el gobierno les da un apoyo indirecto: el código fiscal fue diseñado para que los empleados de las compañías suecas reciban los máximos beneficios por conducir vehículos grandes y nuevos de esas dos marcas.

En el Reino Unido, los vehículos corporativos son mucho más eficientes en el uso de combustible que los particulares, debido a que el sistema fiscal alienta el uso eficiente del combustible, en lugar del tamaño".

DEL NEGRO AL VERDE
La industria automotriz sueca, que representa solamente a Volvo y Saab, sostiene que avanza hacia la reducción de emisiones, y que no es necesario un nuevo reglamento para lograrlo. Ese avance técnico, especialmente aquel dirigido al desarrollo de motores de combustibles no fósiles (como etanol y bio-diesel), les permitirán a los consumidores disfrutar de la comodidad a la que están acostumbrados y hacerlo con su conciencia limpia.

El número de vehículos con biocombustibles en ese país ha aumentado en los últimos años: alrededor del 16 por ciento de los que se vendieron en mayo pasado fueron clasificados por el gobierno como ¿amigables con la ecología¿, es decir, un 13 por ciento más de los vendidos durante el mismo periodo del año anterior, según BIL Suecia.

RECUADRO 3HAY QUE HACER MÁS
En cuanto a Saab, más del 80 por ciento de sus vehículos comercializados recientemente son conocidos como de ¿bioenergía¿, lo que significa que pueden utilizar etanol y gasolina, señaló Christer Nilsson, vocero de la compañía.

Niklas Gustavsson, portavoz de asuntos ecológicos de Volvo, dijo que la nueva tecnología está avanzando aceleradamente en su compañía y que su objetivo es ampliar su portafolio de autos pequeños.

Sin embargo, los ecologistas afirman que el planeta no puede esperar tanto tiempo y que los suecos necesitan aprender a conducir con menos comodidad.

Magnus Nilsson, analista de transporte de la Sociedad Sueca para la Conservación de la Naturaleza, indicó que el constante crecimiento en el tamaño y la fuerza de los autos debe detenerse y que el desarrollo tecnológico deberá dirigirse hacia la eficiencia en el uso de combustible, no solamente hacia la creación de combustibles substitutos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.