Continúa confusión en pago de multas

Un total de 25.218 comparendos nacionales se impusieron en diciembre del 2008, es decir, un promedio de 821 diarios. Pocos saben en dónde cancelarlos.

Redacción Motor

05:00 a.m. 16 de enero del 2009

Supongamos que el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt) entra en funcionamiento durante el primer semestre del 2009, como lo prometió el Ministerio de Transporte. 

Digamos que esa base electrónica contiene los datos de los millones (nadie sabe cuántos) de vehículos que circulan por el país y los de otros cientos de miles que están pudriéndose en los patios de las secretarías de tránsito de los diferentes municipios, del Das, la Dijin y la Sijin, por nombrar algunos.

Que tal cual se prometió cuando fue 'lanzado' hace más de seis años, contiene la hoja de vida del camión que quiere comprar, la legalidad del CDA vecino a su casa, la vigencia de la licencia de operación de la empresa de transporte escolar de sus hijos o el resumen del pago de los impuestos del vehículo que está próximo a vender. 

Aún si el Runt funcionara como un reloj, hay una alta... altísima... probabilidad de que un juicioso bogotano esté reportado como 'moroso' en Chinauta, por ejemplo, por culpa de un comparendo que le impusieron allí en el 2003, así lo haya pagado dentro de los tres días hábiles siguientes, como mandan los cánones. ¿Por qué? Porque consignó en la cuenta equivocada.

Es la confusión a la que se enfrentan los conductores que vuelven de sus vacaciones con un comparendo guardado en la guantera: pagan en donde acostumbran hacerlo, sin saber que el Simit y las secretarías de tránsito de Bogotá, Medellín o Cali, por nombrar algunas, tienen, cada una, sus propios convenios con entidades financieras distintas.

Lo grave del asunto es que, al menos en el caso de Bogotá, y a través de pago electrónico, los bancos registran el pago en las cuentas del distrito, pero el municipio en donde queda radicado no recibe ni un peso. Resultado: el conductor juicioso aparecerá como 'moroso' ante el Simit, sin jamás saberlo.

Aún reina el despelote
Hasta hace cuatro años, el conductor infractor en vías nacionales tan solo tenía la opción de cancelar u objetar el comparendo en el municipio en donde el agente de tránsito lo radicaba, pero con la aparición del Sistema Integrado de Información de Multas y Sanciones (Simit) se le empezaron a facilitar las cosas.

Sin embargo, y a pesar de que la entidad tiene oficinas en las secretarías de tránsito de los municipios, los conductores no tienen claro aún que primero deben dirigirse allí primero, pedir una liquidación con código de barras y pagar en AV Villas o Bancafé, únicas entidades en donde el sistema tiene convenio. 

Puede suceder también que, aún en la oficina del Simit, su comparendo no aparezca en el sistema porque el policía que se lo impuso se demoró en reportar la novedad en el municipio respectivo, es decir, no lo hizo dentro de las 24 horas siguientes, como manda la ley.

De ser así, el Simit está obligado a cotejar de inmediato con la Policía de Carreteras que -efectivamente- existe el parte, que fue levantado por la infracción que muestra la copia y remitido al municipio que aparece allí escrito. Acto seguido debe ingresarlo al sistema y liquidarlo para no perjudicar al infractor.

La ausencia del comparendo en el sistema, entonces, no es disculpa para no liquidarlo ni cancelarlo dentro de los tiempos límite, entre otras cosas gracias a que el Simit dividió el país en nueve zonas, con igual número de operadores, que se encargan de recibir los reportes de los diferentes municipios y adjuntarlos al sistema (ver recuadro).

No es justo, entones, que, aún con el pago del usuario registrado, Simit y municipios no se pongan de acuerdo para cruzar los dineros 'mal habidos', pues el directamente perjudicado será siempre quien se preocupó por cancelar a tiempo, y lo hizo ingenuamente, 'ayudado' por el cajero automático.

HUBO MÁS INFRACCIONES

Más de 4.500 millones de pesos, equivalentes a 25.218 comparendos, registró la Policía de Carreteras durante todo el mes de diciembre, una cifra muy por encima de lo reportado en el mismo periodo del 2007, cuando se impusieron 17.752 multas por un valor de 2.900 millones de pesos.

Este repunte tiene dos explicaciones: por un lado la Dirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional realizó jornadas pedagógicas en las fiestas de fin de año del 2007, lo que redujo el número de amonestaciones 'menores', que no quedaron registradas.

Por otro lado, y gracias a que, a la fecha, todos los vehículos que circulan en Colombia ya deben tener la revisión técnico-mecánica al día, los agentes de tránsito hicieron especial énfasis en el cumplimiento de esa norma, lo que desembocó en 5.667 comparendos, equivalentes a 1.603'289.473 pesos.

Fue -de lejos- la mayor infracción cometida en diciembre del 2008, seguida por Adelantamiento por sitios no regulados (2.578), Exceso de velocidad (2.547), Conducir motocicleta sin observar las normas establecidas (2.507) y Viajar si licencia de conducción (2.047).

En el 2007 los comparendos se repartieron entre Exceso de velocidad (2.676), Adelantamiento por sitios no regulados (2.263), Conducir motocicleta sin observar las normas establecidas (2.144), Viajar sin licencia de conducción (1.730) y Exceso de capacidad de carga (1.185).

Fuente: Policía de Carreteras

UTILICE LA BASE DE DATOS

Un accidente en especial llamó la atención de los funcionarios del Simit: el de la buseta de Rápido Tolima que rodó a un abismo a la altura de Fresno con cinco jugadoras y el entrenador del equipo de fútbol sala de Bogotá, que se dirigía a Manizales para participar en un torneo.

Ante las versiones de que el conductor se había quedado dormido, recurrieron a la base de datos Simit para verificar la hoja de vida del supuesto responsable, quien murió junto con una de las jugadoras y otro pasajero. Encontraron un historial de cinco páginas de comparendos, eso sí, casi todos cancelados, que sumaban más de cinco millones de pesos.

Esto habla del juicio para pagar del conductor, pero también de su irrespeto por las normas de tránsito, lo que seguramente habría incidido en su contratación si la empresa transportadora hubiera tenido en cuenta su hoja de vida frente al volante.

Esa hoja de vida no está disponible en la página del Simit www.simit.org.co, pero si se puede obtener cuando una empresa como la que se vio involucrada en el siniestro recurre a la entidad para solicitar su concepto sobre la idoneidad de quien va a contratar.

Quizá esta se habría dado cuenta a tiempo que un conductor con más de 50 comparendos a cuestas no debe estar al volante de un vehículo de servicio público.

¿SABE CÓMO PAGAR?

Buscar los puntos del Simit, ubicados en todos los Organismos de Tránsito del  país.  En Bogotá existe una oficina del  Sistema en cada una de las SIM de la Secretaría de Movilidad y otra en la Terminal de Transporte -módulo amarillo- local 123, en donde se puede encontrar un Centro de Atención Nacional que brinda asesoría personalizada.

Una vez ubicado el punto de atención, solicite un estado de cuenta, informando únicamente el número de documento de identidad.
En caso de tener multas sin cancelar, el operador de ventanilla le expedirá una liquidación (válida sólo por ese día) por cada una.
Con esta liquidación, se puede acercar a los bancos autorizados en todo el país  (Av Villas  y  Bancafé)  para realizar el pago. Dicha liquidación no tiene ningún costo. (Absténgase de pagar en cajeros automáticos).

Una vez realizado el pago, éste se verá reflejado en la base de datos Simit en -aproximadamente- dos horas, por lo que no se requiere certificar la cancelación, ni llevar el recibo a la sede del organismo de tránsito.

Si su comparendo no aparece registrado en el Simit, se debe entregar copia del mismo al operador de la ventanilla, quien se encargará de verificar los datos con la autoridad que impuso el comparendo y posteriormente le entregará la liquidación para su pago.

Es importante  saber que cuando un ciudadano desea realizar algún tipo de trámite de los que son competencia los organismos de tránsito, es obligatorio estar a  Paz y Salvo por concepto de multas por infracciones de tránsito, en todo el país.

El Paz y Salvo es expedido en los organismos de tránsito conectados al sistema, en la ventanilla Simit y su generación es gratuita.

Fuente: Simit

SIMIT EN EL PAÍS

Para lograr eficiencia en el recaudo de los comparendos, la oficina central del Simit dividió el país en nueve zonas con igual número de operadores.

Costa Atlántica: Bolívar, Atlántico, Magdalena, Guajira y San Andrés. Teléfono.: (4) 3126400.
Noroccidente: Antioquia, Chocó, Córdoba y Sucre. Teléfono: (4) 3126400.
Centro Sur: Tolima, Huila, Meta, Caquetá y Putumayo. Teléfono: (4) 3126400.
Suroccidente: Valle del Cauca, Cauca y Nariño. Teléfono: (2) 6603163.
Centro Oriente: Cundinamarca, Boyacá, Casanare y Amazonas. Teléfono: (1) 4281710/22.
Nororiente: Santander, Norte de Santander, Cesar y Arauca. Teléfono: (4) 3126400.
Eje Cafetero: Caldas, Quindío y Risaralda. Teléfono: (2) 6603163.
Suroriente: Guaviare, Vichada, Guainía y Vaupés. Teléfono: (1) 5934020.
Bogotá. Teléfono: (1) 2954333 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.