Controlar el tránsito en Bogotá, un problema que se salio de las manos

Policía se declara impotente para controlar el tránsitoLa infraestructura vial y falta de cultura ciudadana son los dos problemas más graves que afronta la institución, según el coronel Omar González.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Si usted está desesperado con los ¿trancones¿ en Bogotá, por ahora solo le queda  armarse de paciencia mientras se encuentra una solución.

El manejo del tráfico en la capital del país desbordó la capacidad de las autoridades que hoy están prácticamente en un estado de impotencia frente a la crisis.

No son solamente los problemas asociados al mal estado de la malla vial, las obras, el aumento de vehículos y la falta de vías, los que tienen en jaque a la Policía de Tránsito, y a los bogotanos en un estado constante de desesperación.

Al trancón contribuyen los carros varados, los vendedores ambulantes, los maromeros... Además, hay un alto número de contravenciones que inciden en la movilidad de la ciudad. 

Por los carriles de alta velocidad de las calles bogotanas, por ejemplo, circulan tractocamiones y volquetas por los carriles de alta, los buses recogen y dejan pasajeros en sitios prohibidos, las motos van en zigzag, no se respetan los semáforos ni las filas en los cruces, y en fin, toda suerte de atropellos a las normas de tránsito. 

Balance preocupante

Por todas estas razones, el saliente comandante de la Policía de Tránsito, coronel Omar González, admite que la situación desbordó la capacidad de las autoridades.

¿Este es el reflejo de una ausencia total de cultura ciudadana en el cumplimiento de las normas. Cuando los contraventores son tantos, el esfuerzo de la autoridad palidece¿, dice.

Los trancones son pan de cada día a lo largo y ancho de la ciudad. Por ejemplo, recorrer en la mañana la carrera séptima, de norte a sur, entre las calles 134 y 116 puede tomarle a un conductor más de 25 minutos (ver ¿Otros puntos neurálgicos¿).

En medio del caos, los bogotanos se preguntan qué hace la Policía: ¿¿Por qué los agentes no aparecen cuando el tráfico se congestiona? ¿Por qué la demora en atender un simple choque de latas? ¿Por qué los cierres de vías por obras, o por otras razones no se informan con antelación para evitar los embotellamientos?¿

Según el coronel González, la ciudad tiene dos graves problemas: de infraestructura y de cultura ciudadana. En el primero, el oficial cita como factores determinantes  el bajo número de agentes para controlar el tránsito, y el aumento del número de vehículos que desbordó la capacidad de las vías.

El otro problema ¿agrega- es la falta de solidaridad de la ciudadanía con las autoridades. Y hay otros de más de fondo, como que la Secretaría de Movilidad es la que hace los cálculos de movimientos de tráfico y la que fija la política de movilidad, situación esta que redunda muchas veces en una falta de coordinación entre los diferentes departamentos del organismo distrital. 

¿QUÉ HACE LA POLICÍA?

El ex comandante de la Policía de Tránsito tiene una explicación para las inquietudes de los bogotanos.

Admite que puede haber casos de ¿inacción¿ de algunos agentes, ¿pero que no son todos¿, y que para una solución de fondo al problema de movilidad, Bogotá requiere una política coherente, que perdure y que no cambie con cada gobierno.

En Bogotá se expiden diariamente 2.500 comparendos por distintas contravenciones. Sin embargo, esa política tampoco ha funcionado: ¿Hay conductores de ¿teflón¿, los comparendos les resbalan¿, dice.

Añade que, ¿los comportamientos contravencionales son tantos y tan repetidos, que la única forma de lograr un resultado tangible sería que todos los policías tuvieran chalecos y expidieran comparendos¿, aseguró el oficial.

González también se queja de la falta de solidaridad de los bogotanos. Pone como ejemplo que cuando un policía hace orillar una volqueta cuando circula por un carril que no le corresponde, la misma gente le grita que no ayude a hacer trancón.

 ¿Si el policía de tránsito actúa de manera firme, la gente reacciona negativamente¿.

En cuanto a las quejas por la demora en la atención de los casos, González dice que solo hay 450 agentes por turno, y explica que atender  un choque con lesionados implica no solo hacer el croquis, sino asistir al hospital a pedir la historia clínica, luego a la Fiscalía a radicar el caso, acciones que pueden abarcar entre 3 y 4 horas.

¿Esto le resta una gran capacidad a la Policía de Tránsito para la actividad de regulación y el control del tránsito¿, concluye el coronel González.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.