La correcta posición de manejo: la comodidad es seguridad

Sentarse bien en el carro, ajustar adecuadamente el timón, los espejos y la distancia y posición del asiento puede salvarle la vida en un accidente, evita lesiones y promete una conducción más segura.

Redacción Motor

05:00 a.m. 15 de mayo del 2009

Es frecuente que los conductores, más lo que frecuentemente en el día utilizan el carro, tengan o adopten diferentes mañas, como girar el volante solo con la palma de la mano, tomarlo por la parte interna con una sola mano estirando al máximo el brazo, doblar mal el apoya-cabezas enderezar o acostar el asiento, acurrucando o estirando demasiado las piernas, que en caso de accidente pueden causarle graves lesione., etc.

El problema es que los conductores olvidan u omiten rápidamente la posición adecuada que les es ensañada durante el curso de manejo. ¿A qué se debe esto? Facilidad, necesidad de cambiar constantemente de posición para evitar el entumecimiento durante los largos trancones de la ciudad, 'primiparadas' que lo hacen sentirse más 'interesantes' en el puesto del piloto... las razones pueden ser muchas, pero ninguna científicamente y médicamente justificable.

El estar bien sentado y la ergonomía del diseño del puesto del conductor son una seguridad activa del vehículo. Asegurarse de tener una buena posición de manejo es una garantía de mayor seguridad, tanto para el conductor como para los pasajeros y peatones, pues una buena postura ayuda a hacer más rápido y efectivo un reflejo o movimiento en caso de accidente, evita lesiones físicas en la columna y espalda, hace más cómodo y confortable el conducir y ayuda a evitar el estrés del tráfico. Estudios demuestran que el estar bien sentado en el carro retrasa la aparición del cansancio, además de hacer más efectiva la respuesta del conductor ante un accidente.

Antes de arrancar
El conductor no debe olvidar que antes de encender el carro, después de haber revisado los niveles y las llantas, el siguiente paso no es encender el carro sino acomodarse. Y acomodarse significa: elevar o bajar el timón (si el carro tiene la opción), o alejar la distancia y ajustar adecuadamente la reclinación y distancia de la silla y verificar la buena posición de los espejos.

Esta es la primera regla fundamental para una conducción cómoda y segura, según los expertos en seguridad vehicular de la Revista Consumer. "La posición ideal es aquella en la que, al mismo tiempo que el conductor se siente cómodo, permite un manejo fácil de todos los mandos del vehículo. Cuando vaya a ponerse al volante de un carro que no sea el habitual o cuando lo comparta con otras personas de distintas características físicas y que puedan haber modificado los dispositivos que regulan la posición de conducción, se deben hacer unas mínimas comprobaciones".


LA DISTANCIA IDEAL
La altura depende de la silla y el diseño del carro, pero debe ser la suficiente para ver todo el panorámico sin que se le atraviese nada, de manera que pueda observar a las esquinas del carro sin tener que mover la cabeza. Para esto se requiere, según los expertos de la Fundación Eroski*, ajustar bien la inclinación del asiento. No debe ser más de 115 grados ni menos de 90.

Para saber cual es la distancia ideal a la que debe haber entre el cuerpo y el timón, y de paso acomodar el resto del asiento, el conductor debe sentarse bien sobre la silla ajustando la cadera hasta el fondo y acomodando la columna al espaldar. Luego, con los brazos estirados, debe revisar que la muñeca de la mano quede sobre el volante.

Esa es la distancia ideal, aunque no sobra asegurarse tomando el timón con ambas manos (en la posición que indica la imagen del recuadro 'Manos al volante') y moverlo hacia los lados. Así puede estar seguro que alcanza a hacer los giros completos sin tener que cruzar las manos ni mucho menos meterlas por dentro. Si el timón está muy abajo o muy arriba o muy alejado o muy pegado impide mover los brazos con agilidad y eficacia.

Las piernas deben quedar ligeramente flexionadas para que el conductor disponga de la fuerza y espacio suficiente en caso de necesitar presionar el freno o el embrague a fondo.

*Fuente: Fundación Eroski, es una organización dedicada a ofrecer a los consumidores soluciones y respuestas sobre los diferentes productos del mercado.


CUIDADO CON LA CABEZA Y CUELLO
Es básico no olvidar que el apoya-cabezas es un elemento de seguridad pasiva y no está puesto en el asiento para relajar el cuerpo, por el contrario está para sostener bien el cuello y la cabeza en los movimientos fuertes.

Por esto apoya-cabezas debe estar puesto de manera que la parte más elevada del cojín quede a la misma altura que la cabeza. La parte central del cojín debe quedar a la altura de sus ojos. En caso de accidente, si está demasiado alto o bajo puede incrementar la gravedad de las lesiones.

La cabeza no debe quedar apoyada sobre este, su inclinación debe darles un espacio de cinco centímetros de distancia. Y recuerde que la posición del apoya-cabezas debe quedar bloqueada, de manera que si hay un golpe fuerte cumpla con sus funciones.

*Fuente: Fundación Eroski.

TIPOS DE SEGURIDAD
Existen dos tipos de seguridad en los carros: la pasiva  y la activa, se diferencian por las funciones que cumplen. Asimismo, existen dos tipos de sistemas cuyas funciones de seguridad se determinan de acuerdo a la función que tienen. La ergonomía y la buena posición al manejar hacen parte de la seguridad activa.

SEGURIDAD PASIVA: es la que cuyo objetivo es  proteger al conductor y a los ocupantes en caso de accidente, como los cinturones de seguridad, airbag, asientos, cabeceras y sistemas de prevención de incendios.

SEGURIDAD ACTIVA: es la que evita los accidentes, como los frenos, luces, control de tracción, control de estabilidad y la ergonomía del diseño.

Fuente: Institute of Advanced Motorists

ERGONOMÍA BÁSICA PARA LA SEGURIDAD
Los expertos del Instituto Avanzado de Motristas (Institute of Advanced Motorists) organización especializada en el tema de seguridad de los conductores, dividen la ergonomía del conductor en tres niveles:

1. Es la que ofrece soluciones para el pilotaje directo, es decir el equilibrio en la colocación del asiento, pedales y volante.
2. Es la que se ocupa de de ofrecer un acceso rápido y controlado a los instrumentos de navegación, como los interruptores de las luces, la regulación de espejos o los ajustes de la temperatura.
3. Es la que procura intuición y sencillez en el manejo de otras funciones, ajenas a la conducción pero no al viaje, como la apertura y llenado del maletero o el uso del equipo de sonido.

Pero poco funciona la ergonomía del diseño del carro si el conductor no le da un buen uso. Esto varia de acuerdo con el tamaño, el peso y los hábitos de cada persona, pero la mayoría de los carros están diseñados con una ergonomía neutral a la que los conductores se pueden adecuar y algunos incorporan varias ayudas y mecanismos para ajustarse a diferentes conductores.

La mala posición de los conductores no solo puede ser una causa de accidentes sino también de lesiones patológicas como lumbalgias y discopatías. Más si el conductor es un usuario frecuente de su carro.

La posición ideal es aquella en la que, al mismo tiempo que el conductor se siente cómodo, permite un manejo fácil de todos los mandos y una rápida reacción en caso de accidente.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.