Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Pasajeros enjaulados en un taxi
Me subí a un taxi (uno de esos denominados ¿zapaticos¿) y de inmediato me di cuenta que estaba en una jaula pues la cabina del conductor estaba separada del asiento trasero, el del pasajero, por un vidrio. Bueno, digamos que son cosas de la inseguridad, pero qué tal el avisito, muy notorio, en el vidrio: "¡Ojo, al frenar cuidado rompe el vidrio!

El otro día, en otro taxi, un señor le pegó por detrás al que yo ocupaba: el tipo se bajó presuroso a ver "el chichazo". Sobre qué le pasó al pasajero, si se desnucó o se murió, eso no tiene importancia.
Horacio Sánchez L.


No hay que ponerle trabas a lo que está bien
Me causa extrañeza que el periodista que escribe el artículo sobre las bicicletas con motor no haya realizado una investigación profunda sobre el tema. Él nunca probó un ciclomotor, ni habló con los usuarios actuales. Tampoco comprobó lo que dice nuestro material POP y cita textos inventados por él.

Su artículo tampoco registra el tiempo real de la aparición de las bicicletas con motor en el país. No es cierto que últimamente este tipo de vehículo haya aparecido. Ya antes, en los 70, e incluso hace cinco años, existían en Bogotá. 

¿Por qué ahora que nuestra empresa ¿luego de tres años de trabajo¿ crece y más personas ven en el ciclomotor una alternativa para movilizarse, se le ocurre a éste periodista escribir un artículo sin investigar a fondo?

El tema, más que la reglamentación, es la necesidad actual de un número significativo de personas en el país que buscan alternativas de transporte para movilizarse mejor y más seguros a través de las ciclorrutas. Actualmente tenemos 350 ciclomotoristas en Colombia y somos muy juiciosos con el seguimiento y atención técnica que brindamos.

Además, no son sólo las bicicletas con motor, son también las ¿scooters¿, las bicicletas eléctricas, y aquellas empresas que venden el motor. Este asunto de la movilidad alternativa debe trascender con su apoyo, no con la búsqueda de trabas para unos vehículos que sólo prestan un servicio a muchos.

Hay que entender cómo funciona cada alternativa para entrar a discutir sobre el tema; es decir que si el periodista sólo toma conceptos aislados, tiene una mirada sesgada del verdadero asunto.  

Si revisa todas las notas que han aparecido sobre nuestra marca  en varios medios impresos y en TV desde el 2004 (...) se daría cuenta de que todos reseñan al ¿ciclomotor retro¿ como una alternativa interesante, práctica y económica.

No es cierto tampoco que nuestra empresa contradiga el concepto del Ministerio de Transporte para  promocionarlo. Él afirma que nuestra publicidad dice: ¿Sin placa, sin Soat, sin pagar impuestos y puede rodar en las ciclorrutas¿. Esto no es cierto. Con gusto envío una imagen donde claramente sólo dice: "Sin pase, sin placa, paso por cicloruta", información actual en el Código de Tránsito sobre su uso por conservar la esencia de bicicleta.

Mi sugerencia  final es que sería de gran utilidad informar neutralmente a sus lectores sobre el origen y trayectoria de éste tipo de transporte alternativo en Colombia y brindar testimonios de usuarios auténticos de bicicletas con motor.

Patricia  Salazar M.
Directora Comercial del Ciclomotor Retro.

Gracias por sus puntos vista. Los tendremos en cuenta. La idea de la nota era la de precisamente comenzar a poner las cosas claras en materia de reglamentación, únicamente, y no la de mostrar las bondades innegables de este tipo de vehículo, que ya habíamos mencionado en una nota este año pero que estamos dispuestos a reiterar.
Redacción Vehículos.


Afectó el negocio de las bicicletas con motor
Escribo esta nota para manifestarles que el artículo que publicaron el pasado sábado en su sección acerca de los ciclomotores ha generado confusión entre nuestros clientes actuales y potenciales, impactando negativamente el desempeño de nuestra empresa.
Entendemos desde su punto de vista periodístico la búsqueda de la noticia para promover iniciativas que tengan un fin común positivo, pero en esta ocasión para nosotros como microempresa no ha sido bueno.
No sé con qué fin se presentó el artículo pero les agradeceríamos si pudiéramos hacer una nota en la que se muestren las bondades del ciclomotor, con testimonios de varios clientes en diferentes aplicaciones, sin importar la clase social, para poder compensar el artículo sobre la "controversia", ya que realmente ustedes tuvieron la iniciativa de crearla debido que hasta
ese momento ninguna autoridad ha visto la necesidad de restringir este tipo de vehículos. 
Los ciclomotoristas respetamos las normas y tenemos 0 por ciento de índice de accidentes fatales, ayudamos a descongestionar la ciudad, hacemos ejercicio, utilizamos vías que permanecen vacías (las ciclorrutas) y ahorramos dinero y tiempo en nuestra movilización.
Esperamos que sean conscientes del alcance que tiene un artículo en su sección y como les comenté, somos una microempresa que inició hace unos años en un garaje, haciendo el primer ciclomotor y construyendo una cadena productiva de la cual se benefician varias industrias en nuestro país, contrario a algunas empresas que se dedican a traer productos ¿Made in China¿, sin aportar a la productividad del país.
John Salazar M.
Gerente de www.ciclomotor.net


Entidades en la ¿edad de piedra¿
Hoy nos encontramos en la era de la modernidad, (los celulares, el computador, Internet, los servicios en línea, etc.). Sin embargo, en la Dirección de Transito Territorial Bogotá Cundinamarca, con sede en el mismo edificio del Ministerio de Transporte, parece que aún estuvieran en la edad de piedra (la máquina de escribir, el telegrama, y el kárdex).
Un trámite en esta seccional es todo un martirio burocrático y tramitológico, que enloquece a cualquier ciudadano, o que lo puede llevar al borde de volverse patrocinador de la corrupción.
Por ejemplo, un trámite para la solicitud de una tarjeta de operación, que normalmente se demoraba unos 10 días hábiles, hoy hay que esperar uno, dos y hasta seis meses.
Peor aún, el trámite de solicitar una capacidad transportadora, que consiste en verificar si una empresa tiene cupo para matricular un vehículo nuevo, se puede demorar un mes; pero con el agravante que después de darle la aprobación, pueden decirle "lo sentimos, nos equivocamos, pero es que la empresa no tiene el cupo¿. O ¿porque estamos cambiando de tecnología¿ y miles de excusas.
Entonces uno se pregunta, ¿¿Para qué existen los computadores, la informática, y sobre todo los enormes recursos tecnológicos que el Estado invierte en estas entidades con nuestros impuestos? (...)
Otra perla de esta burocracia: para pagar un trámite cualquiera hay que hacer una interminable fila, para que le digan cuánto y dónde tiene que pagar. Después debe caminar unas cinco cuadras para hacer otra interminable fila en el banco. Luego debe volver al Ministerio para hacer otra extensa fila para hacer el radicado.
Conclusión: se fue todo el día en una diligencia que podría tardar una hora. ¿Qué tal si solo pusieran una cartelera donde se le informe al usuario el número de la cuenta, el banco y el valor del tramite. Así el usuario puede ir directamente al banco a realizar el pago y luego presentar la consignación.
Para completar, colocan un aviso en la ventanilla que dice: ¿Debido a los altos niveles de estrés, los funcionarios  deben descansar de 10:00 a 10:30 a.m. (...).
Director Ejecutivo de www.transporteescolar.net

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.