Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Correo de los lectores sobre preguntas de trámites, denuncias y opiniones

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Más grave el remedio que la enfermedad
Sobre el sistema presentado por ustedes en la sección Vehículos de septiembre 15 para evitar o controlar evasores de los retenes militares, parece ser que el remedio será peor que la enfermedad.
Unas cuchillas filudas como las que proponen serán ¿frente a la teoría de la proporcionalidad de la fuerza¿ un despropósito aplicarles a los colombianos. Podría presentarse más de un volcado. Ya no serían las balas las que detendrían a los que se fugan de los retenes y puestos de control de las autoridades, sino que los accidentes múltiples serían la causal para su forzosa detención. Es poco el aporte.
Admirable el ingenio de los colombianos, pero esos dispositivos ya están inventados por los gringos hace muchos años. Los vemos con frecuencia en los programas de televisión sobre procedimientos policiales.
Inclusive, leyendo el Código de Tránsito, en su capítulo 1 se define muy bien la ¿barrera para control vehicular¿ aprobada por el gobierno para tal efecto.
Más bien valdría la pena investigar sobre los diferentes elementos de esta naturaleza y presentar todas las opciones a sus lectores. Sería más ilustrativo y útil, así las Fuerzas Armadas verían las diferentes opciones para implementar.
Alejandro Pérez Dávila


Es cuestión cultural
Todos los días en Citytv me entero de los accidentes de la noche, los cuales evidencian la total falta de responsabilidad de muchos conductores que manejan después de haber tomado licor. El problema debe ser cultural porque aunque por televisión, radio, periódicos, etc., se hacen propagandas para concientizar a la gente, esta no aprende sino con la experiencia, que por lo general es muy traumática.
Un día en televisión vi que funcionarios del Distrito aconsejaban que no deberían emborracharse pero sí tomar con prudencia, un mensaje contradictorio por cuanto se deja al lado la política que se venía difundiendo de no manejar con tragos.
Es algo parecido a la propaganda en la que unos jóvenes tenían un condón en la mano y el profesor los recrimina por tener las uñas pintadas. El resultado evidente es más niñas embarazadas. Parece que la propaganda funciono al revés, pues las estadísticas lo demuestran. Pasa igual con la del trago.
En vez de estas campañas que inducen a que la gente tome pero menos, se deberían modificar las leyes para hacer más severas las sanciones y campañas para difundir estas sanciones.
Lo del pase por puntos tal vez funcione muy bien en España pero aquí quién sabe. Ya se comprobó que afectando el bolsillo, pasando de multas de 20.000 a 200.000 pesos los resultados no se han visto porque esta sanción es burlada porque no hay métodos eficientes para obligar al cobro de los comparendos.
Un mejor método sería que todo conductor que cometa una infracción que ponga en peligro la vida suya o la de los demás (manejar embriagado, exceso de velocidad, no respetar el semáforo en rojo o naranja, etc.), además de la multa, debería hacer un curso de conducción en una academia y presentar un examen ante una entidad (¿) para volverle a habilitar el pase; si reincide en estas infracciones peligrosas, le deberían quitar el pase definitivamente (¿).
Para otras infracciones, como salir en pico y placa, parquear en sitios prohibidos, etc., el curso que hoy es opcional para bajar el precio del comparendo debe volverse obligatorio; y si la persona no lo toma, la multa se debe incrementar.
Además de la represión se debe continuar con las campañas de concientización, capacitación y prevención, tanto para peatones como para conductores. 
Nelson Barbosa


¿Acaso no es una falla subsanable?
El 13 de septiembre me dirigía en mi taxi por la avenida Ciudad de Cali con Américas cuando me detuvo un agente de tránsito. ¿El motivo? ¿Lleva una luz sin servicio, por consiguiente le haré un comparendo¿. Le indiqué al agente que tenía la luz y que cargaba el bombillo de repuesto, para cambiarlo de inmediato. Igual me hizo el comparendo (por 15 salarios mínimos diarios). Y yo dije: ¿Es imposible pronosticar cuando un bombillo se daña (¿)¿. Incluso, el pasajero le indicó que cuando el taxi lo recogió traía las dos luces bajas encendidas. A eso el agente contestó: ¿En este momento lleva una luz apagada y por eso le hago el comparendo¿. Entonces, (¿) no fue posible que el agente sintiera que este daño no se pude predecir. Le sugerí un comparendo pedagógico, pero nada. Impugné el comparendo, con un video en mi celular, pero en la oficina de Movilidad la respuesta fue negativa.
Como puede observar, hay una absoluta negligencia, atropello en contra los propietarios de vehículos públicos y particulares. ¿Será que nos toca ponerle dos espejos delante de las farolas para poder observar la hora exacta en que un bombillo de estos deja de funcionar?
Jairo Granados

¿Los pases tienen vencimiento?
Me parece importante que dentro de la labor social de educar e informar a sus lectores, hay un tema importante que al parecer es de desconocimiento; según una norma, los pases no vencían y su vigencia era indefinida, pero al parecer con una norma reciente, los pases sí tienen vencimiento y se deben renovar. Por favor me confirman cuál es la realidad a hoy. 
Humberto Trujillo

Consulta efectuada por el señor Humberto Trujillo:

La vigencia de las licencias de conducción está señalada en el artículo 22 del Código Nacional de Tránsito Terrestre (Ley 769 de 2002) que dispone: "Las licencias de conducción para vehículos particulares tendrán una vigencia indefinida.
Las licencias de conducción para vehículos de servicio público tendrán una vigencia de 3 años, al cabo de los cuales se solicitará su renovación adjuntando un nuevo certificado de aptitud física y mental y el registro de información sobre infracciones de tránsito del período vencido.

Lo anterior significa que si un conductor maneja un vehículo de servicio particular la licencia de conducción que porte continúa vigente aunque tenga fecha de vencimiento.

Por el contrario, si se conduce vehículo de servicio público con fecha de vencimiento cumplida esta ya no es válida.
Oficina Jurídica SETT

Sobre chatarrización
No se si están enterados de todos los problemas que se presentan con la chatarrización de los camiones viejos para matricular uno nuevo. Llevo un año tratando de que el Ministerio del Transporte nos dé la cancelación del registro nacional de carga y nos expida el certificado para poder matricular otro vehículo nuevo. Como es tan engorroso el proceso, los clientes prefieren pagar una póliza de seguro y no catalizar. Este trámite me recuerda al negrito de Sábados Felices que quería sembrar un arbolito y le dieron tantas vueltas que cuando salió el permiso, el ¿arbolote¿ ya se había muerto. Vale la pena averiguar más al respecto.
Gonzalo Aristizábal K.


Le faltó galón y medio
Quiero manifestar públicamente una grave situación que se está viviendo en ciertas bombas de gasolina de la ciudad; nombres propios no creo conveniente mencionar, pues no sé hasta dónde llega la extensión del problema y cuántos serían los implicados: hace más de 25 años soy pescador; por esto, durante el mismo número de años he tenido un tanque de gasolina de seis galones para mi motor fuera de borda. He comprobado cientos de veces, literalmente, que este se llenaba con un poco menos de seis galones, pues ya tenía la mezcla incluida. Hace unos días, cuando fui a llenarlo en una bomba de gasolina de Bogotá, descubrí que el medidor del dispensador decía seis galones, el problema es que a mi viejo y fiel tanque le faltaba un galón y medio para llenarse. Llamé a todo el personal de la bomba, les mostré que el tanque decía ¿seis galones¿, les expliqué que durante décadas se ha llenado con esos 6 galones, y que ahora por arte de magia, le faltaba 1 galón y medio cuando el medidor decía que se le habían metido seis galones. Que si es un error técnico de esa bomba en particular lo aceptaría, de no ser por la inexplicable angustia y agresión que empecé a sentir en todo el personal de la bomba; que claramente sabía lo que pasaba. ¿Puede usted darse cuenta del tamaño del problema? Me parece importante poner a la ciudadanía al tanto de esto.
D. Caicedo

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.