Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de enero del 2010

Abrieron las bahías, pero no se pueden usar
Les anexo tres fotos de la bahía de estacionamiento frente a mi oficina, carrera 16A bis con calle 46, en donde se observa que la Secretaria de Movilidad 'habilitó' el parqueo, pero sólo para discapacitados.

Ya son varias las que he visto con el mismo dibujo y pintura en la ciudad. Frente a la Clínica Reina Sofía, por ejemplo.
Creo que es la mejor forma de burlarse de las órdenes que recibió el Alcalde para abrirlas, pero que no quiere cumplir. ¡Ahora las abre pero para que no las podamos usar!
Jaime Enrique Varela

-----------------------
Más abusos de la Policía: ¿hasta cuándo?
Les estoy escribiendo para que vean por qué uno no puede respetar a la Policía de Tránsito.
Vengo por la Autopista Sur con mi familia, esposa e hijas, con todas las normas de tránsito -o sea cinturones-, la niña chiquita atrás con cinturón, etcétera, pero nos para un patrullero y me pide los papeles del carro.
Le muestro todo al día y me dice que me tiene que "colocar un comparendo" por exceso de velocidad y le digo que tanto mi esposa como yo vimos que veníamos a 80. "Si quiere puede elevar una queja en la dirección que aparece en el comparendo", me contesta, y le pregunto a qué velocidad cree que yo venía. "Según el aparato que mide la velocidad, usted venia  82 kilómetros por hora". Le respondo que como asÍ que me va a colocar un comparendo por ir a 82 kilómetros por hora.
Me voy inmediatamente a la calle 13 y me atiende una persona que me dice que tengo que esperar 48 horas para que llegue la foto y ver qué pasó; así lo hago.
Después de las 48 horas, efectivamente llega la foto y en ella marca 82 kph. El funcionario me dice que hable con el capitán porque eso "sí es muy raro", y el capitán de tránsito lo único que me dice, sin dejarme hablar, es que "aquí dice que usted iba a 82 kph y la ley permite 80, así que pague la multa y no lo puedo atender más".
Le digo que no me parece justo y que quiero poner la queja de todos modos y me contesta que él no está ahí para alegar conmigo y no me recibe ninguna queja. "Evítese problemas, pague el comparendo y deje así las cosas, me perdona pero tengo cosas que hacer y no estoy para perder el tiempo", me advierte.
¿Cómo quieren que las personas respeten la Policía con estos comportamientos? ¿No hay ninguna entidad que pueda ayudar a los conductores? ¿Hay algún chance de que un reclamo salga a favor del ciudadano, cuando son los mismos personajes quienes castigan y juzgan?
Manuel Ponce de León

------------------------
Ojo, no se detenga en cualquier montallantas
Acudo a ustedes para alertar a los lectores acerca de un ataque que sufrí por parte de delincuentes disfrazados de mecánicos, en las pasadas vacaciones.
Por un hueco que no vi en la Autopista Sur, tuve que parar a revisar una llanta en un montallantas frente al cementerio Campos de Cristo. Me abordaron cuatro personas que perforaron, sin que yo me diera cuenta, tres de las cuatro llantas en el perfil interno, cosa que las desgarra por dentro si están infladas.
Asegurando que tenían poca presión de aire, procedieron a quitar las llantas y a mostrarme las grietas hechas por ellos mismos. Me aseguraron que con unos siete parches internos se solucionaría el problema.
Accedí, pagué como 370 mil pesos por los parches y al final tuve que cambiar las llantas en Ibagué, y lo peor, puse en riesgo a mi familia.
Los operarios de la serviteca donde compré las nuevas llantas me aseguran que es una manera muy común de estafar a los viajeros por parte de estos delincuentes, no solo en Bogotá.
Por experiencia propia, como funciona este país, ni me atreví a hacer el reclamo ni avisar a la Policía. Pienso que alertar a los conductores por este medio puede ser más efectivo.
Jairo Gómez

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.