Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Redacción Motor

05:00 a.m. 12 de marzo del 2010

SIM, Runt y demás acrónimos, un verdadero desastre 
Este no parece ser el medio, pero no encuentro otro para desahogarme, distinto a una carta de opinión para Motor y el periódico en general. ¿Qué pasa que no han vuelto a tratar el tema del Runt y el SIM (en el caso de Bogotá) en el periódico, ni en Vehículos, ni en Motor?
Mi hija de 16 años está sacando por primera vez su pase. Ha tenido que ir cuatro veces al SIM (sin contar con las demás vueltas que ha tenido que hacer, como clases, exámenes, etcétera), y no ha sido posible que pueda obtenerlo.
La primera vez fue a registrarse ante el Runt. Duró dos horas en el proceso.
La segunda vez, el CRC no le dio la documentación que era (parece que la tumbaron) y se demoró una hora en el SIM para que le dijeran eso.
La tercera vez en el SIM le dijeron que no había sistema, y después de esperar una hora, que "más bien vuelva en otro horario" porque el sistema estaba caído. Que "a esa hora (5 p.m.), se congestiona mucho y se cae". 
La cuarta vez (hoy) esperó tres horas para ver si regresaba el sistema y no regresó. Llegó a las 11 a.m. y parece que había gente desde las 9 de la mañana esperando a que volviera. Esperó hasta las 2 p.m. Le repitieron que regresara de 7 a 8 de la mañana... ¡porque a esa hora es la única en que funciona el sistema!
Me parece que pasamos de un servicio medianamente eficiente con el Sett (así se llamaba) a uno desastroso con el SIM. Y ahora todo está peor con el Runt. Esto es un abuso total del ciudadano común y corriente que está totalmente desprotegido.
¿Qué imagen se lleva una niña de 16 años que está hasta ahora empezando a entrar en contacto con las oficinas públicas? Fácil: que ninguna sirve y que para todo hay que recortar esquinas porque si no, nada funciona (tramitadores, mordidas, etc.). Qué desastre.
Jorge Segovia

--------------------------------------------------------------
El Ministerio de Transporte nos engañó a todos
En cuanto al anuncio de que en Colombia no hay vías para andar a 120 kph, el señor que hizo el estudio parece que sacó una conclusiones diferentes de las encomendadas, porque una cosa es andar en vías superseguras a 120 kph sostenidos, a realizar esporádicos avances a esa velocidad, que es el caso de Colombia, pues por su geografía no da para más.
Esa es una parte de mi comentario, y la otra es que si se acepta el resultado del estudio para tumbar el decreto de los 120 kph y se decreta que los 80 kph son más que suficientes, ¿para qué se hicieron las dobles calzadas? Mejor dicho, ¿para qué se bota la plata en supercarreteras que no van a agilizar para nada la movilidad y el desarrollo?
Porque quien ande a más de 80 kph le aparece el policía agazapado y le pone un comparendo. ¿Por qué no mejor se gastaron la plata arreglando caminos de herradura como el de Quibdó y muchos más que hay en Colombia?
El Ministerio de Transporte nos engañó a todos con obras que no dan ningún resultado positivo como el que anuncia, aparte de que muchos contratistas no van a hacer nada, como en la doble calzada a Girardot y en las demás. No hay necesidad de gastar más saliva.
Gustavo Díaz

--------------------------------------------------------------
Comparendos nacionales, sentencia de por vida
El 8 de enero de 2010 fui a solicitar un duplicado de mi licencia de conducir que había sido robada en el transporte público. Consultado el sistema Simit, apareció que yo tenía un comparendo impuesto a mi nombre, el 17 de Julio de 2008, motivo por el cual no me podían expedir la licencia.
Al día siguiente acudí nuevamente a la Secretaría de Tránsito con el recibo original de pago del comparendo, impuesto en Zipaquirá el 18 de julio de 2008, tal como allí se ordenaba.
La persona encargada me dijo que ya este asunto había sido enviado a 'Cobros coactivos' y que por lo tanto debía ir a la Secretaría de Transporte y Movilidad de Cundinamarca, Siett.
Así lo hice. Solicité por escrito, radicado el 15 de enero de 2010, que descargaran del sistema el mencionado comparendo por haber sido cancelado oportunamente. Anexé fotocopia del comparendo y del recibo de pago, que fue debidamente constatada con los originales por la persona que recibió el oficio.
Pasaron los días sin respuesta. Puse una queja ante la Defensoría del Pueblo y ante la Secretaría de Tránsito y Transportes de Cundinamarca, alrededor del 9 de febrero, a través de Internet. No obtuve respuesta.
Al intentar insistir sobre el asunto, la Secretaría de Tránsito y Transporte de Cundinamarca ya no aparecía en el portal de la Gobernación, la página web del Siett estaba caída y para poner un derecho de petición, el sistema me exigió llenar un formulario e inventar una clave: "Esa no, tiene que tener por lo menos ocho letras". Nuevo intento. "Esa tampoco, tiene que tener por lo menos algún número". Nada.
Finalmente me recibió la clave. Me pidió repetirla una y otra vez, de forma inmediata. Cuando finalmente fui a redactar el derecho de petición, "clave incorrecta". No hubo manera de comunicarse.
Hoy 9 de marzo recibí vía Servientrega una comunicación enviada el 8 de marzo, fechada el 5 de febrero, en la que dice que, "verificado el archivo físico de la Oficina de Cobro Coactivo de la Secretaría de Tránsito y Transporte de Cundinamarca (corazón de Colombia) se pudo establecer que la orden de comparendo nacional número 'tal' no reposa en nuestros archivos físicos".
Acto seguido dice que remitieron la solicitud, el 5 de febrero de 2010, a la sede operativa de Zipaquirá. Hoy 9 de marzo sigo sin respuesta y sin licencia. ¿Cuántos meses o años de castigo deberé soportar por un exceso de velocidad respecto del cual no hay forma de recurrir? 
Mariana
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.