Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de octubre del 2010

  Multas a 30 kph son un abuso

En Barranquilla y Puerto de Colombia se están colocando multas electrónicas de forma atrevida, con valores de velocidad máxima increíbles de 30 kph (mi Audi arranca más rápido), incluyendo la vía alterna al mar y corredor universitario, la cual es calzada doble (basado en velocidad por colegios).

Cabe destacar que la imponen a cualquier hora y día. Lo curioso es que las entradas de los colegios no quedan sobre la vía y las universidades tienen puentes peatonales.
¿Cómo detener el abuso del alcalde y la concesión otorgada para tales propósitos?

Carlos Saad

------------------------------- 

Falta más control del tránsito

Muy respetuosamente me permito no estar de acuerdo con el artículo publicado en la revista Motor del día 13 de Octubre de 2010, que dice que "los comparendos hay que aplicarlos con todo rigor" y que "la Policía de Tránsito sea más estricta en exigir cumplimiento de las normas es de la única manera que lograremos conductores responsables".

Creer solamente en las campañas de 'concientización' y la zanahoria para que cambien todos los actos de irresponsabilidad que se ven a diario es seguir peor cada día. Tomemos el caso de los conductores embriagados: todos los días hay accidentes escalofriantes por esa irresponsabilidad, sin embargo, todos los días multan en promedio 1.500 conductores ebrios.

En lo que sí estoy de acuerdo es en que la Policía de Tránsito debe hacer más presencia y colaborar en agilizar las vías, sobre todo en los cruces críticos y vías principales, ejemplo avenida La Esperanza con carrera 60: se arman unos trancones de la madona y  uno no encuentra ni un uniformado ni para un remedio.

En algunos casos, si no fuera por los policías bachilleres, la situación sería peor. Ellos colaboran muchísimo. En caso de un choque o accidente, la Policía debería reaccionar en un tiempo máximo determinado, como sucede con el grupo de ambulancias. Falta más compromiso.

Jairo M.

 

-----------------------------------

 

¿Hasta cuándo los conductores borrachos?

A través de estas breves líneas quiero expresar mi dolor por los policías que fueron arrollados por un conductor borracho, acto que dejó como saldo uno de los uniformados muerto.  

Si a uno le conmueve ver cómo la vida de los peatones no vale nada para estos irresponsables, los de los policías es mucho más doloroso porque ellos están en el cumplimiento de su deber y aun estando entrenados para enfrentar a calle a diario, son las grandes víctimas de estos salvajes.

Sé que las páginas de los medios han sido muy críticas con la Policía (muchas veces con razón, otras no tanto), pero en este caso sí hay que decir a voz en cuello que no hay derecho a que estos servidores públicos, cuya única función es coordinar esta anarquía en que vive Bogotá, reciban como respuesta la muerte. ¡No hay derecho!

Jaime Alberto Duarte E.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.