Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Correo de los lectores sobre quejas, denuncias y trámites

Redacción Motor

07:47 p.m. 09 de septiembre del 2011

Los vehículos no conservan la distancia entre sí
Aquí hay algo que no funciona: o los conductores de todos los vehículos son incompetentes, o el grado de descuido ha llegado a dimensiones desconocidas, o peor, es la combinación de ambas.
Cuando obtuve mi licencia hace más de 28 años -de manera legal, por supuesto-dictaban conferencias sobre cómo conservar la distancia de carro a carro. Hablaban en el video (por cierto, de origen americano), que hay que guardar dos segundos de distancia entre auto y auto, sin importar la velocidad.
Decía el narrador que hay que contar '1.101, 1.102', y que ahí estaban los dichosos dos segundos. Lo que mostraba era que, el primer segundo, es el tiempo de reacción para oprimir el freno, y el otro segundo, el recorrido del auto hasta su detención.
¿Pueden ustedes imaginar cuántos metros se recorren en ese transcurso de tiempo y cuánto más a velocidades mayores de 50 kph?
Es hora de dejar esa mentalidad de gregarios al volante, o sea, todos pegados, y olvidarse de que conducir en Bogotá es lo mismo que hacerlo en Nascar.
Personalmente, creo que ninguna de las academias actuales tiene la menor idea de esto de los dos segundos, y por supuesto menos de lo que deben saber los aspirantes a conductores, quienes carecen de experiencia y kilómetros de recorrido.
Señores, esto no se improvisa sino que, por el contrario, se perfecciona con el pasar de los años y la madurez mental como práctica... y se le sumamos que por las noches hay algunos que circulan sin luces, ¡por el amor de Dios!
Guillermo A Jiménez C.

--------------------------------------
¿En qué país vive el que propuso sacar a los 'viejitos'?
Pareciera que el reportaje del día 29 de agosto de EL TIEMPO sobre la amenaza de (sacar de circulación) los vehículos mayores a 20 años hubiera sido hecho por alguien que vive en otro país o que sencillamente desconoce la realidad del nuestro.
Y como siempre en Colombia, queda uno sorprendido por las posibles regulaciones que amañadamente se le vienen a la cabeza a cuanto funcionario, congresista o persona que sólo piensa en el beneficio propio (mejor llamados corruptos), los cuales tratan de imponer normas en contra del pueblo y, sobre todo, de la clase menos favorecida.
El problema no son los carros viejos con más de 20 años; el problema es el estado del vehículo y los organismos que controlan y giran alrededor de este, quienes en pro de su bolsillo se inventan campañas contra del pueblo y la clase menos favorecida, que es la gran mayoría en este país.
¿Habrán tenido en cuenta que el gran deterioro de los vehículos, incluso con menos de 20 años de uso, es por culpa de mismo Estado? ¿O es que los que tenemos carros así, no pagamos impuestos, multas, sobrecostos amañados y el combustible más caro de América, para que nos entreguen unas vías en pésimo estado (...)?
¿Sabrán que, en Colombia, aun teniendo un parque automotor relativamente nuevo, (los conductores colombianos) somos, en el mundo, quienes les dedicamos más tiempo y dinero a nuestros vehículos? ¿Habrán hecho un estudio sobre cuánto nos cuesta rodar, ya sea en ciudad o carretera, a sabiendas de que estamos asechados por policías a la caza de la más mínima infracción, cuando saben que (muchas veces) se cometen por el atraso y deterioro de las vías?
Señores organismos de tránsito: la verdad, no estamos es contra de un buen mantenimiento de todo el parque automotor; estamos en contra de regulaciones y generalidades tan amañadas como las que nos mostró el artículo de EL TIEMPO del 29 de agosto.
Julián Gil

----------------------------------------
No les gasten más tinta a los politiqueros
Como si no tuviéramos suficiente con el tenebroso atraso vial de Bogotá, con las peores carreteras de la región que nos dejó la corrupción rampante, con los impuestos que suben y suben mientras los carros se quedan parqueados en los garajes... ¡ahora resulta que el problema de todos los males de la movilidad es la presencia en las vías de carros con más de 20 años de uso! ¡Háganme el favor!
Una de dos: o les falta de creatividad a los 'genios' que se inventan leyes en nuestro país o es una muestra más de que los intereses de unos pocos priman sobre los de la mayoría de la población.
Sea cual sea la motivación, les pido un favor en nombre de los cientos de miles de colombianos que circulamos en autos 1992 o más viejos, aunque en perfecto estado: no les gasten más tinta a los politiqueros, cuyo interés tan solo radica en disimular su enorme mediocridad mientras les llenan los bolsillos a quienes les pagan por legislar a su favor.
Álvaro José Recio

--------------------------------------
Fue 'cercenada' la doble a Sogamoso
Sin justificación alguna, la doble calzada entre Briceño y Sogamoso fue cercenada a la altura de la ramificación que lleva a Punta Larga y Nobsa, por el costado izquierdo, y a Tibasosa, por el derecho, no obstante que la concesión inicial de la obra se hizo hasta la cabecera municipal de la capital  del acero.
Este intempestivo corte, además de desdibujar la magnificencia de la obra por concluir en un  punto muerto, desmerita el ganado prestigio de la pujante ciudad de Sogamoso,  que tiene merecido derecho a que la vía concluya en su jurisdicción.
Valdría la pena saber qué motivó este abrupto recorte del trazado inicial, pues ya se especulan rumores de corrupción al interior de la firma constructora.
Héctor Bruno Fernández G.

-----------------------------
Las orejas se convirtieron en parqueaderos privados
Pregunto sobre la legalidad de estacionar los automóviles, camiones y buses en las orejas de los puentes. Me permito citar dos ejemplos bien críticos: el puente de la Avenida 116 sobre la carrera 9, donde las paralelas Norte y Sur se han convertido en parqueadero de las oficinas y apartamentos aledaños.
Otra: la oreja que rodea el almacén Home Center de la calle 80 con Avenida 68. Hay terminales de busetas en el costado norte del almacén y, en el costado sur se estacionan los camiones que están esperando para descargar; un carril es para parqueadero de camiones cargados y el otro para la fila que se forma para ingresar al parqueadero del almacén. ¿Por dónde se circula?
Lo mejor es que frente al almacén, sobre la avenida 68, casi siempre hay policías, revisando gases y buscando infractores, pero 'ajenos' a lo que pasa a pocos metros.
Jaime Correa Venegas

-----------------------------
TransMilenio es sinónimo de irrespeto
¿Cuántos vehículos articulados y alimentadores han sido enviados a los patios de la Secretaría de Movilidad por los accidentes que han incluido muertos, daños a terceros y las consecuentes infracciones? 
Cuando el ciudadano se parquea 15 segundos a dejar un paciente al frente de una clínica, le llega la grúa y ustedes saben lo que significa en tiempo y costos recuperar el depreciado bien.
¿Cuánto han pagado los conductores de TransMilenio por concepto de comparendos durante la operación del sistema? ¿Será que para TrasMilenio opera el concepto de 'extraterritorialidad', es decir que las leyes que se les aplican a los demás vehículos no operan para estos?
Porque en horas pico, los buses articulados y alimentadores se mantienen guardados en los parqueaderos. Si no me creen, los invito a pasarse en hora pico por el garaje ubicado entre centro comercial Santa Fe y la sede Valmaría de la Universidad Pedagógica Nacional (...).
La ciudad le entregó (a TransMilenio) las vías en exclusividad; le paga el mantenimiento vial, la vigilancia de la policía y asume en general tantos costos, pero no recibe en contraprestación un servicio más diligente y cómodo, con el agravante de que la tarifa no es para nada económica (...). TransMilenio es la democratización del sobrecupo, el irrespeto por el usuario, la incomodidad y la privatización de las utilidades.
Finalmente, es mucha la alharaca con el cuento de autorizar  llevar mascotas en el sistema, cuando hace mucho que los usuarios soportamos pulgas, piojos, chinches y demás plagas en los buses.
Milton Posada

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.