Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

08:58 p.m. 05 de abril del 2013

TRANCONES
Propuestas para mejorar movilidad en el norte

"Siempre, en mi vida, me ha gustado buscar soluciones a los problemas. Últimamente, analizando el caótico tráfico de Bogotá, veo que muchas veces los trancones se pueden solucionar poniéndoles un poco de voluntad y, lo más importante, ganas de hacerlo.
Veamos: todos los sábados y domingos se forma un gran atasco en la carrera 7, a la altura de la calle 170. Sus causas son dos, claramente detectables. La primera, un gran hueco que hay en la calzada norte-sur, delante de los semáforos de la calle 170. Este hueco hace que los vehículos, especialmente busetas y volquetas -que vienen circulando de norte a sur- invadan el carril sur-norte para evitarlo, represando el tráfico. Una tapadita a ese hueco, que lleva más de un año abierto, ayudaría muchísimo.
Luego sigue un semáforo que regula el tránsito que sube a El Codito. En ese semáforo se forman largas filas y uno puede observar que muchas veces se termina el flujo de los carros que bajan de ese barrio y el semáforo sigue en rojo para la carrera 7. Un auxiliar de policía bien entrenado podría ayudar a dar prelación cuando se haga necesario.
Segundo: calle 134, a partir de la carrera 10, hasta la autopista Norte. El trancón es desesperante, pero si buscamos cuál es la causa, se trata de que, en el puente, sobre la Autopista, los carros hacen doble y triple fila para tomar la paralela hacia el sur. Una vez superado el puente de la 134, sigue fluyendo normalmente. Un policía impidiendo que los conductores hagan la doble fila mejoraría mucho.
Tercero: autopista Norte, en las mañanas. Se represa completamente porque los carros que hacen el retorno hacia el sur, adelante del portal (por estar represada la vía norte-sur) hacen doble y triple fila. Lo mismo que lo anterior: alguien regulando el tráfico, sin dejar que los conductores hagan la doble fila, mejoraría mucho la situación.
Cuarto: calle 170, en La Conejera. A pesar de las bonitas obras, el trancón a la altura de la vía Suba-Cota sigue imposible. Un auxiliar o un aviso de 'Gire a la derecha en rojo con precaución', aligerarían el tránsito.
En fin, y como estos hay infinidad de casos que ayudarían con la movilidad, sin necesidad de tanto pico y placa o sin tener que hacer muchas obras. Saludos".
Catalina Rueda

LICENCIAS
El descaro de las escuelas de conducción

"El año pasado inscribí a mis dos hijos en dos escuelas de conducción para efectos del trámite del pase; realizaron el curso y lo pasaron.
Sin embargo, por cosas del destino, no pude continuar el trámite inmediatamente. Este año retomé el tema y encontré con que lo que les enseñaron ya se venció pues tenían seis meses para sacar el pase. Me dijeron que me pueden ayudar 'pagando una platica adicional' y que 'con 20 minutos de manejo' pueden volver a subir el certificado (en un sitio me cobraron 50 mil y en el otro 180 mil pesos).

Quedé confundido pues me dicen que el Ministerio (de Transporte) ya dijo que los cursos no tienen vencimiento, cosa lógica, pero las academias le subieron al doble por el curso.
Y -además- se enojan porque no les realicé el examen médico en la misma escuela". Edgar Mauricio Castiblanco

SERVICIO
Montar en bus es indignante

"Es muy frustrante ver cómo muchos conductores de vehículos de servicio público no tienen claro que su función frente al timón es transportar a la gente de una manera lo más digna y segura posible, o al menos no lo es para el que manejaba la buseta amarilla de Sistema Express, de placas SIS 174, el martes 19 de marzo, hacia las 10:00/10:30 de la mañana.
Cuando me subí, en la carrera 11 con calle 67, hablaba por celular, y así duró un buen rato, andando a no más de 30 kilómetros por hora, en busca de pasajeros.
Ya en la carrera 13 con calle 63, paró descaradamente con el semáforo en verde y, armando tremendo trancón, se compró un emparedado en una cafetería esquinera. Luego siguió su camino, comiendo y hablando por celular.
En la esquina de la calle 57, volvió a parar con semáforo en verde, esperando a uno de los señores que les dicen a cuánto tiempo van de la buseta que circula adelante. Y armó otro trancón.
En la esquina de la Caracas con 57, recogió a un vendedor ambulante, previa charla, que se subió, nos enrostró sus angustias económicas, ¡como si los que tenemos que padecer todos los días en una buseta fuéramos millonarios! Lo único que sí somos, es trabajadores. 
Ya en Galerías, cuando había recogido a varios pasajeros, al chofer le dio la 'chiripiolca' y empezó a arrancar, frenar y meter los cambios de manera tal que hizo tropezar a más de uno. Obviamente, de nada valieron los reclamos de la gente, y así siguió hasta que me bajé, en la avenida 68 con Esperanza. Como dato adicional, la buseta estaba en un estado de porquería tal, que daba asco hasta apretar el timbre para bajarse.
Definitivamente, montar en bus en Bogotá es indignante por culpa de conductores como este. Y, la 'Bogotá Humana', ni por las curvas".
Carolina Blanco

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.