Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

10:01 p.m. 04 de octubre del 2013

Circular por la Autonorte es imposible

“Con referencia a su artículo sobre el estado de las vías en Bogotá a la entrada y salida de la ciudad en el norte, quiero contarles que yo vivo en las afueras y hago esa ruta ida y vuelta todos los días, lo que requiere de una concentración absoluta para poder esquivar los huecos y evitar el daño de los vehículos.

Tengo un Seat León FR que, como ustedes saben, viene con llantas de alta velocidad y muy bajo perfil. Después de dañar las llantas a punta de huecos, decidí comprar las cuatro nuevas y tres días después de estrenarlas, en la Autopista Norte (carril sur-norte frente a los cementerios) me metí en un hueco y rompí dos llantas, que quedaron inservibles. Lo llamativo es que, cuando me detuve, había por lo menos cuatro carros con el mismo problema y durante el tiempo que tuve que esperar la grúa, otros cuatro rompieron las llantas.

Es increíble que, pagando impuestos, en una ciudad medianamente desarrollada como pretende ser Bogotá y bajo una alcaldía que se supone democrática y participativa, la ciudad no responda por estos daños.
¿Podemos los ciudadanos reclamar de alguna manera y demostrar que pagamos impuestos (muy altos entre otras) y que la ciudad y sus gerentes deben responder por esto?

Jorge Mor Dale
Cardiólogo Intervencionista
Fundación Santa Fe de Bogotá
Clínica Universitaria Colombia

 

Así atracan los montallantas en Soacha

“Quiero, a través de ustedes, denunciar un hecho que me sucedió el pasado viernes 27 de septiembre en la entrada al Municipio de Soacha, con la camioneta Prado que adquirí hace un par de meses.

En el primer semáforo a la entrada de Soacha, un par de vendedores ambulantes me indicaron que mi llanta delantera derecha estaba desinflada y que apurara a un montallantas lo más rápido posible, el cual ‘gracias a Dios’, encontré unos 100 metros más adelante.

Al llegar me indicaron que la presión de la rueda estaba muy baja, lo cual me sorprendió porque el carro se notaba estable, pero me demostraron que tenía un pinchazo y regaron sobre la rueda agua con jabón. Efectivamente, las burbujas aparecieron.

Después me he venido enterando y he comprobado personalmente que esto se logra con un poco de Alka Seltzer, el cual introducen dentro del ranurado de la llanta o bien si uno es más descuidado, realmente pinchan la llanta con una punta acerada bien fina.

Una vez se aprueba el desmonte de la llanta, viene el atraco ‘a parche armado’. Mientras realiza el desmonte, el hombre se interpone entre la llanta y cliente. Dentro de sus dedos llevando un punzón, realiza interiormente entre cinco y seis rayones, desprendiendo caucho de manera perpendicular a la llanta. Una vez ha efectuado este ‘procedimiento’, desmonta toda la llanta y le muestra al cliente el efecto de llevar una rueda muy baja por mucho tiempo, y le dice que ‘se desprende el vulcanizado por andar con una rueda muy desinflada’. Luego le dicen a uno que la llanta se puede salvar pero que hay que ponerle parches a los daños con lo cual la cuenta puede salir entre 100.000 y 140.000 pesos, ya que se trata de parches en frío que valen 20.000 pesos cada uno.

Mientras ocurría lo anterior, llamé al ejecutivo de ventas de la Toyota, ya que suponía que podría tratarse de una mala calidad de la llanta y me dice que me están robando y que tenga cuidado. En ese momento no tenía ninguna opción sino de dejarme robar, ya que me encontraba en una calle paralela a la vía que de Bogotá lleva a Girardot, poco transitada.
Tuve que desembolsar y no dejar que tocaran la otra llanta ya que también tenía otro pinchazo, y que horas más tarde, una vez regresé a Bogotá, se encontraba desinflada. La hice desmontar en un montallantas cercano a mi casa, y se encontraba pinchada sin presencia de puntilla, tachuela o tornillo. Es decir, sospecho que mientras revisaba el desmonte de la llanta, un segundo hombre del montallantas pinchaba la otra sin que yo me diera cuenta”.

Humberto Mesa

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.