Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

09:11 p.m. 11 de octubre del 2013

Los carros no paran en las esquinas

“Amigos: ¿cómo hacemos para educar a los conductores que ingresan a una avenida cuando su semáforo está en verde y no atropellen a los peatones que pasan por la cebra?

Yo camino mucho por la ciudad y me he dado cuenta de que los semáforos peatonales les tienen sin cuidado a quienes manejan carro, como fue el caso, el pasado fin de semana, cuando una familia cruzaba por la carrera 11 en verde, a la altura del centro Andino y un carro que también estaba en verde, arrancó para tomar la 11 y se les fue encima, a Dios gracias sin consecuencias para los caminantes.

¿Será que ese torpe no sabe que los peatones siempre tienen la vía o no le explicaron en una escuela que un carro es un arma letal?”

José L. González

 

Varios CRC siguen haciendo de las suyas

“Como no he visto en sus publicaciones ningún caso parecido al que me sucedió a mí, les cuento lo siguiente.

Solicité cita en un CRC para realizarme el examen médico el 20 de septiembre pasado a la 1 p.m. con el fin de cumplir con el nuevo reglamento de cambio de categoría. Al llegar puntualmente, me hicieron esperar hasta las 5 p.m., después de ver desfilar personas que misteriosamente iban apareciendo y a quienes les daban entrada a los exámenes de inmediato.

Me entregaron, entonces, un formulario para diligenciar, en general muy sencillo, pero al llegar a la casilla donde se detallaba el cambio de categoría, traté de peguntar cuál era la que me correspondía y recibí como respuesta que ellos no eran asesores, sino una entidad que prestaba servicios de salud y que si requería una asesoría, la pidiera en un SIM.

En vista de ello, me trasladé a una de esas oficinas y allí, de muy mala gana, me indicaron que la categoría que me correspondía era la B2, así lo consigné en el formulario y procedí a entregarlo al funcionario del CRC, sin recibir objeción alguna.

Una vez finalizados los exámenes, me llamaron para la transmisión al Runt sin que el inefable señor, a quién le decían Jefe Administrativo, me hubiera manifestado ningún problema en el contenido de los datos, hasta el punto de que me expresó su satisfacción porque después de tanta demora hubiéramos terminado el trámite allí, con lo cual podía de inmediato pasar al SIM para que me expidieran la licencia.

Sin embargo, los datos fueron transmitidos con varios errores entre ellos el de la categoría y no era posible el otorgamiento de la licencia. Solución: volver a iniciar todo el trámite y naturalmente pagar de nuevo los 110 mil pesos y pedir un nuevo turno.

Naturalmente reclamé porque no había duda de que la culpa era y es totalmente de ellos por ineptitud o malicia.

Como tengo las pruebas, les informo que estas oficinas son: El CRC Grupomedicas S.A.S., situado en el centro comercial Bima de la Autopista Norte y el respectivo SIM de allí también.

Ahora estoy a la espera del nuevo turno, confiado en que me vaya mejor y que, si es posible, se haga mención de este hecho censurable, para que más gente no caiga en manos de estos vividores”.

Vicente Quintero Prada

 

En la ‘Cali’ nos ‘rajan’ las llantas

“En el periódico el día sábado 5 de octubre de 2013 publicaron un artículo con título “Así atracan los montallantas de Soacha”. A mí me sucedió algo parecido, pero en un montallantas ubicado sobre la avenida Cali, sentido norte-sur, entre calles 89 y 88. Me topé con algo similar a una punta de flecha, hueca, muy bien pulida y elaborada, la cual se incrustó en una llanta de mi camioneta y por ‘suerte’ a escasos 50 metros se encontraba el único montallantas en ese sector.

Bajaron la llanta y tuve la inocencia de seguirle la charla a un muchacho ayudante de éste establecimiento dándole la espalda a la llanta.

Al final me informaron que aparte de la punta de flecha, la llanta se había ‘rajado’ en tres segmentos para lo cual me dieron la solución con unos parches especiales, cada uno a 20 mil pesos y como eran las 8 de la noche, tuve que aceptar”.

Carlos Guerrero

 

La Policía de Carreteras elige a quién multa

“El pasado 9 de septiembre venía por la carretera de Pescadero a Bogotá en la región de Aratoca (Santander). Luego de andar por más de 20 minutos en doble línea, vi la posibilidad de adelantar con seguridad, cosa que hicimos dos camiones y mi vehículo particular. Al terminar de adelantar, fuimos detenidos por la policía de carreteras y se nos dijo que tenían que imponer un parte por dicha infracción.

Ante las circunstancias y aceptando mi culpabilidad, le dije al funcionario que lo impusiera luego de presentar todos mis documentos en regla.

Él ingreso a la patrulla y allí se quedó mientras que el otro agente de tránsito se fue a dialogar en la parte de atrás con los conductores de los camiones que cometieron la misma infracción.

Para sorpresa mía, los camiones se fueron, no se aún por qué motivo, sin comparendo. Le solicité a los dos policías que me indicaran por qué si los tres habíamos cometido la misma infracción, solo me la imponían a mí, a lo cual se me respondieron con grosería y sin argumento alguno.

Por este motivo, remití mi queja a la Policía de Carreteras sin tener aún repuesta alguna.

Los ciudadanos honestos que pagamos impuestos todos los días y que no negociamos la ley no obtenemos respuestas claras ni vemos medidas disciplinarias en contra de quienes infringen y a su vez representan la autoridad”.

César Augusto Díaz

 

Bogotá de noche es un peligro

“Hace poco circulaba hacia mi casa por la carrera 5 hacia el sur, a eso de la 1:30 de la mañana, cuando de repente salió un taxi en contravía por esa vía porque seguramente estaba tratando de llegar a recoger un servicio.

Ante el reclamo, el conductor me insultó y siguió tan campante, sin el más mínimo remordimiento sobre el mega accidente que podía provocar. Definitivamente, Bogotá de noche es anarquía total, especialmente por parte de los señores taxistas, que se parquean en doble y triple fila, no paran en los semáforos, se meten en contravía. ¿Quién controla ese caos?”

María Antonia Duarte

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.