Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

08:29 p.m. 11 de abril del 2014

Recomendaciones para descongestionar el norte

“Con la medida del alcalde de realizar cobro (por movilidad), los primeros perjudicados seríamos los habitantes de La Calera, que bien nos veríamos obligados a pagar peaje todos los días para acceder a la ciudad o bien ingresar a esta por El Codito, por Yerbabuena o por Sopó, donde la inseguridad y la distancia nos obligarían a guardar el carro y así contribuiríamos con la movilidad de la ciudad. Tras realizar el recorrido todos los días, puedo concluir lo siguiente:

1. La subida a La Calera por la calle 84 siempre será un cuello de botella, ya que por la estrecha entrada, los que quieren acceder al pueblo y los que desean tomar la avenida Circunvalar hacen la congestión. En la noche, con el contraflujo, la subida debería realizarse tanto por el carril de subida como por el de bajada pues esto mejoraría en ese punto la movilidad.

2. El cruce de la calle 94 con carrera 7 es el segundo responsable del caos de movilidad del sector, pues no solo el segundo, sino el tercer carril que se forman para cruzar hacia el occidente hacen que la 7 se congestione. Esto se arreglaría fácilmente con la presencia de un agente que impidiera la formación de esos carriles, mientras algún día hacen un retorno en la calle 100, acompañado de una ampliación del puente.

3. Pasa lo mismo en los cruces de las calles 106, 116 y 127, donde cuatro agentes y un poco de cultura podrían solucionar estos inconvenientes.

4. Contraflujo: en la noche, en el trayecto desde la calle 83 con carrera 7 hasta la calle 92, el paso de carros es reducido.

Este segmento de contraflujo no debería existir y el tráfico que va a tomar la calle 92 debería ser desviado por la carrera 8.

Con esta medida, se podría descongestionar el sector, ya que, al llegar a la calle 92, sentido norte-sur, tenemos una única opción: tomar la Circunvalar. La carrera 11 es imposible, pues al convertirse en la única vía al sur se vuelve intransitable y desemboca en un cuello de botella al pasar de cuatro carriles a dos, para luego desaparecer.

Y allí en la calle 92 no existe otra salida: la carrera 7 cerrada, la octava con vía hacia el norte, las carreras 9 y 10 no existen, de la 11 ya hablamos, 12, 13 y 14 no existen, 15 hacia el norte, de la 16 a la 80 la única opción es tomar La Castellana y luego la avenida Caracas, o la 80 a la Caracas o la 30 al occidente.

Al dejar el contraflujo hasta la calle 83 y mejorar la subida La Calera, se habilitan las calles 86, 85 y 83 para buscar salida del sector al tráfico que viene del norte”.

Sergio Tovar

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.