Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

07:09 p.m. 15 de agosto del 2014

Los absurdos de la doble calzada y la Autopista del Sur

“El domingo pasado –después de varios intentos fallidos de estrenarla, como la vez del derrumbe que ocurrió este año en la variante de Melgar por la época de Semana Santa, cuando recién habían inaugurado la vía–, decidí utilizar la ‘nueva’ doble calzada Bogotá-Girardot.

Hay que admitir que después de diez años, un tiempo de ejecución insólito para una vía de tan solo 110 kilómetros, ahora rinde más. En una hora y 40 minutos o máximo dos es posible llegar a Bogotá... bueno, hasta el peaje de Chusacá. De ahí en adelante, por ese esperpento que las autoridades distritales y nacionales insisten en llamar de manera pomposa ‘Autopista del Sur’, se pierde todo lo ganado en tiempo por la doble calzada, porque son otras dos horas para llegar hasta la avenida Boyacá, la 68 o la NQS.

A esa trocha le podrán poner 10 mil policías para controlar el tráfico pero mientras no se construyan puentes peatonales y vehiculares que permitan a la gente y a los vehículos de Soacha pasar de un lado al otro del municipio, partido en dos por la ‘Autopista’, ni se diseñe una vía moderna, esta entrada a Bogotá no cambiará su aspecto tercermundista.

Volviendo a la doble calzada, es absurdo que una vía supuestamente nueva tenga los baches que se ven en el tramo de San Raimundo (subiendo hacia Bogotá) que incluso obligan a frenar en seco. ¿Qué hace el concesionario con el dinero de los tres peajes? ¿Esa plata no es para el mantenimiento de la vía? La otra falla es la falta de señalización. Nadie sabe cuál es la velocidad máxima permitida. Y más cuando hay avisos de 80 km/h y a los pocos metros (unos 10) hay otro aviso de máximo 50 km/h. Prácticamente hay que pararse en el freno con el riesgo de ocasionar un accidente para no exceder ese límite. ¿No se supone que esos cambios de velocidad deben hacerse de forma gradual a través de varias señales?

Como si esto no fuera poco, los policías de carreteras, cuando no están atentos con sus radares, están concentrados en sus celulares. Y entre tanto, algunos conductores que al parecer no saben leer, circulan a todo momento por el carril izquierdo a muy baja velocidad, cuando este es únicamente para adelantar. Señores policías, por si no lo saben, esa también es una infracción”.

Gustavo de Jesús Gómez.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.