Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:49 a.m. 24 de octubre del 2014

Debemos pensar en grande
“En los últimos días se ha hablado de la necesidad o al menos de construir el metro en Bogotá y de las posibles alternativas de construcción.

Colombia se ha caracterizado por ser un país que no piensa en grande. La gran mayoría de las obras que se hacen, ya en el momento de su inauguración llegan a su capacidad máxima en el mejor de los casos, o en muchos otros casos el deterioro de las obras se evidencia antes de su inauguración.

No podemos seguir siendo cómplices de la corrupción que hay en el país y debemos pensar no solo en nosotros sino en las generaciones siguientes. El TransMilenio es un sistema de transporte que le cambió la cara a la ciudad, sin embargo no es la solución para los grandes problemas de movilidad que tiene.

El sistema no fue concebido para transportar las grandes cantidades de personas que a diario lo usan.

Las estaciones y puentes peatonales son demasiado estrechos, provocando gran congestión de personas en las horas pico. De la misma manera, no es viable seguir aumentando el número de vagones en las estaciones a medida que crece el número de pasajeros, porque el sistema no fue concebido para esto.

Aún más, ¿cómo es posible que en sus inicios el TransMilenio llegara solo hasta la calle 170? ¿Cómo es posible que TransMilenio no recorra toda la calle 80 hasta el límite de la ciudad? Bogotá no necesita una línea de metro, necesita tantas líneas como troncales que atraviesan la ciudad.

Las líneas de metro deberían ir a lo largo de las troncales y no deberíamos pensar en una, sino en muchas a la vez.

Tenemos que pensar en una ciudad para el futuro, en una ciudad amable, en una ciudad eficiente y que logre ofrecer calidad de vida a sus ciudadanos y a sus visitantes. Debemos luchar contra la corrupción, porque no podemos seguir haciendo propuestas según la conveniencia del momento y/o de las circunstancias”.

Daniel Vian

 

Paro y chantaje

“Una vez más las autoridades distritales ceden al chantaje del gremio transportador, quienes durante muchos años han tenido gran influencia en el Concejo y no han permitido que nuestra ciudad tenga un transporte digno para los bogotanos. ¿En dónde quedan los derechos de los usuarios?

Ahora se rasgan las vestiduras con las supuestas pérdidas por los ‘colados’ pero no informan de los miles de millones que ingresan por saturación del sistema, en el que la inversión de mantenimiento es mínima y la plata va directo para los transportadores.

Si el Distrito y TransMilenio se pasan por la faja incluso sentencias de la Corte (agosto de 2011) y no han trabajado eficazmente por mejorarlo, al igual que al SITP, no hay la más mínima esperanza que los usuarios de los vehículos particulares usen el transporte público”.

Juan Manuel Cuervo

 

Falta de gerencia

“TransMilenio tiene todos los defectos que uno quiera: sobreoferta en las horas pico; fallas en las losas del corredor del norte; continuos chalequeos; vandalismo en sus estaciones. Pero es el sistema de movilidad más decente que hemos tenido los bogotanos en toda nuestra historia. Infortundamente la mediocridad de las últimas administraciones distritales y los casi cinco gerentes que ha tenido, en los ultimos tres años, han hecho que el sistema colapse poco a poco.

Nadie se apersona de él y lo han dejado a la deriva, permitiendo la proliferación de vendedores y músicos en los articulados, sin que las autoridades impidan su acceso a las estaciones y ni qué decir de los ‘colados’ que en semanas anteriores armaron una campaña para fomentar una ‘Colatón’; eso es pura falta de civismo.

Bravo, señores de la Alcaldía, vean cómo la falta de gerencia acaba con las buenas ideas como TransMilenio”.

Carlos Arias

 

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.