Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

07:11 p.m. 17 de abril del 2015

La famosa doble línea amarilla

“Circulaba en mi moto por la vía Suba – Cota frente a las canchas de fútbol en la esquina donde confluye la vía de la Clínica Corpas, cuando fui detenido por uno de los policías que estaban allí tratando de dar vía en medio de un caos absoluto de tráfico.

El policía, a quien le entregué mis documentos, me acusa de haber hecho ‘algo’ malo. Por radio le avisa a su compañero, el agente 004189, que yo soy el sospechoso de la moto. Acto seguido llega presuroso el policía en moto y me dice que yo estoy conduciendo de manera temerosa por adelantar en esa vía.

Le digo que jamás he conducido como él me acusa, pero efectivamente yo siempre adelanto en esa vía como adelanta uno en cualquier otra cuando hay la oportunidad de hacerlo. Me dice que desconozco el Código de Tránsito y que es una infracción adelantar en vías de doble sentido.

Le digo que le aceptaría dicho argumento siempre y cuando hubiera una señalización que lo indique, tal como aviso, línea continua, doble línea continua, etc. En esa vía no se encuentra ni una sola señalización de este tipo como puede verse en la foto que acompaño.

Le argumento que es natural adelantar a los vehículos de adelante cuando no vienen carros en sentido contrario, habiendo espacio para adelantar. Me dice que no y que ni siquiera se necesita la línea para indicar esta prohibición, cosa que me sorprende sobremanera, pues esto significa que no se puede adelantar entonces en ninguna vía.

No hay poder humano que lo haga cambiar de opinión. Me dice que reclame, que haga lo que yo quiera, pero la moto se va a patios, como sucede con casi todas las infracciones en moto.

Lo más triste es que si quiero reclamar ante las autoridades competentes, me toca dejar la moto en patios hasta tanto haya un veredicto de la justicia de tránsito, que seguramente no me darán la razón y tendré que pagar varios días de patios y perder más horas de mi tiempo.

Por lo visto estoy condenado a pagar a regañadientes el comparendo junto con todas las demás arandelas y sacar de patios la moto a la mayor brevedad antes de que la desvalijen.

¿Ante quién puede uno reclamar en esta ciudad con su movilidad colapsada, con policías si no corruptos, resentidos porque este que me tocó vio que mi moto era una BMW y seguramente tendría una sustanciosa mordida que jamás apareció, una ciudad sin vías, con un Código de Tránsito obsoleto para las motos y que no da soluciones de movilidad sino que se limita a prohibir?”.

Jaime Dávila

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.