Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Correo de los lectores sobre quejas, trámites y denuncias

Redacción Motor

05:00 a.m. 09 de octubre del 2009

La revisión empieza a regir desde la matrícula
Violando el artículo 52 de la Ley  769/2002,  con ostensible abuso de autoridad y  además mala fe o ignorancia de la  "Tarjeta de Propiedad"  que le fue exhibida,  el  24 de Agosto el agente Jairo Padilla Sánchez (10737) me detuvo para una "revisión de documentos", según dijo, y resolvió imponer el Comparendo No. 14440164 porque el suscrito conductor "no porta la revisión técnico-mecánica", interpretando equivocada o maliciosamente que la fecha  a partir de la cual se cuentan los dos años para la primera revisión de mi vehículo particular matriculado el 8 de Agosto del 2008, no es la de matrícula inicial sino la fecha de la declaración de importación, o sea, el 14-05-07, como escribió en el Numeral 13 del Comparendo.

Por la falta de respuesta al derecho de petición que presenté al respecto en la Oficina de Atención al Ciudadano de la Estación Metropolitana de Tránsito el 25 de Agosto,  ignoro si la interpretación que de la norma hace el agente Padilla es de su propia y exclusiva inspiración o es interpretación Institucional de la Policía de Tránsito de Bogotá.

Si el agente procedió por ignorancia de la norma aplicable, entonces resulta muy  deficiente la capacitación que recibió antes de salir a las calles a hacer terrorismo,  inventándose infracciones armado de una libreta de comparendos.

Dudo ahora si ese plazo se cuenta a partir de la fecha de matrícula inicial o a partir de la fecha de los documentos de importación, pues desconozco si las autoridades de Tránsito de Bogotá manejan norma distinta al Código Nacional de Tránsito que arriba cito.

Confieso que hasta el momento no he hecho la revisión y continúo siendo infractor, pues en los centros a donde he acudido para acatar al agente Padilla dicen que no estoy obligado a ella sino después de dos años de la matrícula inicial, es decir hasta después del 8 de Agosto del 2.010. 
Jaime Álvarez Vargas

El Código Nacional de Tránsito dice lo siguiente:
Artículo 50. Condiciones mecánicas y de seguridad. Por razones de seguridad vial y de protección al ambiente, el propietario o tenedor del vehículo de placas nacionales o extranjeras que transite por el territorio nacional, tendrá la obligación de mantenerlo en óptimas condiciones mecánicas y de seguridad.
Artículo 52. Periodicidad y cobertura de la revisión de gases. La revisión de gases de vehículos automotores de servicio público se realizará anualmente y los de servicio diferente a éste, cada dos años. Los vehículos nuevos se someterán a la primera revisión de gases al cumplir dos (2) años contados a partir de su año de matrícula.
Artículo 53. Centros de diagnóstico automotor. La revisión técnico mecánica y de gases se realizará en centros de diagnóstico automotor, legalmente constituidos, que posean las condiciones mínimas que determinen los reglamentos emitidos por el Ministerio de Transporte y el Ministerio del Medio Ambiente en lo de sus competencias.


No se está discutiendo el problema de fondo
Con todo respeto, los invito a reflexionar sobre el verdadero problema de los parqueaderos en Bogotá y de la misma manera que intervengan para que la solución sea salomónica y un poco a favor del consumidor. 
Sin extenderme mucho, les voy a contar un caso real, en el que se evidencia la intención de la Alcaldía de Bogotá, lástima que a ellos no se les pueda escribir, pues igualmente no paran bolas con respecto a los parqueaderos.
El viernes 11 de septiembre estuve en la Cruz Roja (avenida 68) y el parqueadero tenía una tarifa de 5.000 pesos todo el día. Cuando llegué el sábado 12 al mismo lugar, la tarifa era de 48 mil pesos todo el día, por el dichoso cobro por minutos.
Ellos aplicaron la norma, ¿pero a quién beneficia? ¿No tenían razón los dueños cuando esbozaron la situación en contra? ¿Qué faltó? Estudio, investigación, o cuál es la intención real, yo todavía no lo sé, lo único es que se volvieron imposibles de utilizar.
El asunto de fondo es que se centraron en la pregunta sobre si los minutos tenían o no IVA, cuando el problema real es el cobro por minutos. Si es por cuartos de hora, súper, pero si es por horas o días, imposible.
Martha Sastre


El Cune y la carretera a Útica
La carretera que, saliendo por la calle 80 hacia el occidente, se denomina 'Autopista a Medellín', presenta una alternativa excelente para los pasajeros de bus o para quienes viajan en sus vehículos particulares hacia el Tolima, el Viejo Caldas, Antioquia o La Costa: es de doble calzada hasta terminar la planicie sabanera y a partir de allí es una vía ancha, bien señalizada, con curvas amplias y de buena visibilidad, que pasa por una bella región, habitada por gente amable, rica en clima, vegetación y ríos.
Pero cuando faltan pocos kilómetros para llegar a la meca de la panela -la agradable población de Villeta- se topa el viajero con una muy visible y definitiva señal de desvío obligado hacia una carreterita de especificaciones de los años 30 o anteriores.
Todo debido a que desde antes del 2002, en el sitio denominado 'El Cune', se presentó un derrumbe de grandes proporciones. En aquella época, todavía del gobierno de Andrés Pastrana, se habilitó 'provisionalmente' un desvío, haciendo que los viajeros tomaran la ruta que de Villeta conduce a Útica para completar su recorrido hasta la primera de estas poblaciones y a partir de allí poder continuar el viaje por la tortuosa ruta hacia Guaduas, Honda, etc.
Sucede que durante los últimos seis meses, este trayecto provisional ha venido sufriendo un deterioro muy pronunciado, en parte debido al tráfico que soporta y para el cual no fue diseñado, pero fundamentalmente por la falta absoluta de mantenimiento.
El verano ha tenido un compás de espera y por ello la carreterita no ha colapsado totalmente, pero es cuestión de esperar tan solo una o dos semanas a que empiecen las lluvias y veremos como la única alternativa decente con la que contaban los viajeros hacia el norte y occidente de Colombia se cierra completamente.
No se aprecia en kilómetros a la redonda una cuadrilla de trabajadores, una motoniveladora ni un buldózer, nada, solamente la vía con hundimientos de un metro de profundidad y con las casas que están a su lado, derrumbadas.
¿Será que el flamante ministro Andrés Uriel Gallego no tiene quién lo informe del estado de la vía que une la capital con Antioquia? ¿Será que durante los siete años que ha tardado en su cartera no le ha parecido que esta vía es una prioridad nacional en materia de infraestructura vial?
Esta información no tiene nada de profética. Es totalmente predecible que la vía colapse al presentarse la primera lluvia que con ansiedad esperan todos los paneleros de Villeta. ¿Por qué tener que esperar a que se llegue a la crisis? ¿Por qué tanta desidia?
Y esto sin volver sobre el problema de fondo: ¿cuándo estará resuelto el paso de la 'Autopista a Medellín' por El Cune? Y el más definitivo de todos: ¿cuándo tendremos una vía decente que una la capital con La Costa?
Josué Granada

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.